Buenos Aires se convirtió en un gran salón de baile