'Marcha Patriótica y Unión Patriótica suenan a lo mismo': Antonio Navarro

El exsecretario de Gobierno de Bogotá analiza el panorama electoral para 2014.

Un mes después de su retiro como secretario de Gobierno del alcalde Gustavo Petro, Antonio Navarro analiza las encuestas, plantea que para 2014 habría un nuevo escenario en las presidenciales y dice que espera que la Marcha Patriótica no sea una “combinación de todas las formas de lucha” y sí un movimiento para abrir un espacio a una organización legal con miras a una negociación de paz.

¿Vio el resultado de una reciente encuesta en la que el alcalde Petro alcanza un 63% de opinión desfavorable, de gente que dice su gestión está entre regular, mala y muy mala?

Bueno, no miré en detalle, pero vi que todo el mundo bajó, que el general Naranjo, por ejemplo, semejante personaje tan querido, había bajado 12 puntos.

¿Y a qué cree que se debe esa baja en la popularidad?

A que hay una baja del optimismo de los colombianos. No sé por qué, no tengo claro por qué, pero bajó Uribe, bajó Santos.

¿Y los bogotanos tendrían razón para disminuir el optimismo frente al alcalde con el que usted dejó de trabajar hace un mes?

Yo dejé de trabajar con Petro, pero no porque estuviera en desacuerdo con él o porque me hubiera peleado con él. Creo que está empezando; a veces siento que son muy exigentes. Ni en uno ni en tres meses se logran resultados, y él ya los tiene.

¿Como cuáles?

En el cumplimiento de algunas promesas de corto plazo, como las tarifas del agua para los estratos uno: ahora pagan una tarifa básica. Ha planteado sus puntos de vista sobre movilidad, que son distintos de los que había antes; no pueden esperar que hayan estudios del metro ligero por la Séptima, porque es una idea nueva que no puede tener estudios inmediatos. Y ese metro ligero por la Séptima es una buena idea, por dos razones fundamentales. Primero, porque la Séptima es muy estrecha y cualquier otro sistema de transporte masivo necesita más trocha, más ancha, y segundo, porque no contamina y no hace ruido, y la Séptima es al fin y al cabo la vía emblemática de Bogotá. Creo que la idea de adaptar a Bogotá al cambio climático es correcta.

Ya no es secretario de Gobierno, pero parece que está de publicista de Petro... Usted salió y él no lo ha reemplazado en la secretaría de Gobierno. ¿Eso no afecta el trabajo de la Alcaldía?

Supongo que está buscando una persona de perfil, debe estar esperando algo, yo no sé. La verdad es que no he hablado con ningún miembro de la Alcaldía en el último mes, por una decisión voluntaria, no porque no me reciban, sino porque tomé la decisión de desconectarme, y voy a estar así, desconectado, unas semanas más, porque de algún modo yo también tengo derechos humanos.

Hablemos de la izquierda. ¿Cómo ve la Marcha Patriótica?

Todo esto de Marcha Patriótica y Unión Patriótica me suena parecido. Le están apostando a hacer un proceso de paz y eso es bueno; debe ser que tienen información que nosotros los ciudadanos de a pie no tenemos. Por ejemplo, que ellos sí saben que las Farc tienen una decisión de dar un paso hacia la paz. Ojalá que sí.

¿Cree que la tienen? ¿Conviene embarcarse en un proceso de paz en este momento?

Ojalá, yo confiaría en que sí. No tengo ninguna información para pensar que sea así o no, pero este es un síntoma de que de pronto lo es, y ojalá sí porque no hay camino más rápido, más barato, más inteligente para resolver el conflicto colombiano que una negociación de paz cierta.

¿Pese a los éxitos de las FF.MM., que prácticamente acabaron al secretariado de las Farc?

Yo, que viví en Nariño, un departamento con todos los líos de orden público, sé que las Farc no están en proceso de acabarse en dos años o tres. Eso de la derrota de la guerrilla no es cierto. Entre otras cosas —y de eso se está olvidando este gobierno—, los cultivos ilícitos son el problema que está detrás. No sólo por la financiación de los grupos armados, sino porque les dan base social, porque ellos son un estado ilegal con población que está en actividades ilegales, y no veo suficientemente clara una estrategia para sustituir los cultivos. Bueno, ahora con todo lo de la Cumbre de Cartagena quedó el asunto de las alternativas al narcotráfico.

¿No cree usted entonces que esa Marcha Patriótica sea una especie de reacomodamiento de la izquierda, de oportunismo o de llenar un espacio de oposición inexistente en este gobierno?

Todas las anteriores. Pero lo interesante de la marcha es que, por el nombre, yo la veo parecida a la Unión Patriótica. Y si es así significa que existe la idea de que hay necesidad de un movimiento político, lo que hoy nadie con dos dedos de frente haría como lo hicieron en esa época: como una “combinación de todas las formas de lucha”. Se necesitaría abrir un espacio a una organización legal para hacer una negociación de paz. Ojalá ésa sea la perspectiva.

Si es que eso realmente pasa con una organización ligada a ese tipo de enfoque está el Polo Democrático, por un lado, están los Progresistas por otro lado, están la izquierda y los sectores más cercanos a Lucho Garzón y a Angelino Garzón, que también han hecho algo por el estilo, y viene también la derecha. Se está hablando de que el presidente Uribe puede ser vicepresidente de algún empresario, diría yo, y así estaríamos ante unas elecciones de 2014 con un candidato de derecha poco osado pero de pronto taquillero, con un presidente Santos presentándose a reelección si no sigue bajando en las encuestas, y con una izquierda que tendría que unirse también.

¿Y usted sería una alternativa como candidato de la izquierda, desde los Progresistas, por ejemplo?

Yo no diría ni sí, ni no, sino todo lo contrario. Todavía no estoy en eso. Hoy por hoy no estoy en eso.

Navarro y su vida tranquila

Ya consiguió puesto. ¿Se va para la academia?

No sé todavía. Bueno, no estoy haciendo ningún esfuerzo por conseguir, con sinceridad. Estoy dándome el lujo de gozar los placeres de la vida simple, los placeres de cotorrear en el supermercado con las señoras que esperan turno para comprar carne... Yo me pongo a conversar en las filas de los bancos para pagar los servicios públicos y con los taxistas, que se las saben todas.

Cuando salió del gobierno distrital se anunció que asumiría la jefatura del Movimiento Progresista. ¿Qué pasó con eso?

Que estoy en vacaciones, esa es una de las razones.

Entonces no lo descarta.

No descarto nada, ni apruebo nada.

Los Asprilla y Clara López

Para salir del tema de Petro y la Alcaldía... ¿Qué papel juegan los hermanos Asprilla?

Dicen que son el verdadero poder en el Distrito. Guillermo desde la Uaesp y Selma como asesora de la Secretaría de Gobierno. Son personas que vienen desde hace mucho tiempo, amigos de Gustavo Petro, amigos míos también; son inteligentes ambos. Yo creo que Asprilla está haciendo un buen papel en la Uaesp: esa idea de Bogotá Basura Cero es lo que hay que hacer. Y Selma es una mujer de carácter y echada pa’lante. Son gente inteligente.

¿De dónde los conoce?

Yo no me acuerdo.

¿Le gusta el Polo de Clara?

Me gustaba más el Polo inicial. Ese sí me gustaba por lo amplio, heterodoxo, diverso, con opción de poder. Los partidos que no tienen opción de poder usualmente se vuelven sólo simbólicos.

¿Cuánto tiempo le está dedicando a Twitter?

Un par de horas diarias.

¡Pero le rinde! ¿Cuántos seguidores tiene?

Once mil, doce mil. Cuando llegué a Bogotá tenía 20.

* Directora del Servicio Informativo Caracol Radio.