Publicidad
Educación 22 Oct 2009 - 4:53 pm

Una crónica de la Sergio Arboleda en sus 25 años

Para muchos colombianos 1984 fue un año trágico y frustrante. Para otros fue un tiempo de creatividad y batallas intelectuales, que lograron materializarse a pesar de la adversidad.

Por: Elespectador.com
  • 0Compartido
    http://www.elespectador.com/articulo168136-una-cronica-de-sergio-arboleda-sus-25-anos
    http://www.elespectador.com/articulo168136-una-cronica-de-sergio-arboleda-sus-25-anos
  • 0
insertar

El asesinato por parte de la mafia del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla el 30 de abril de 1984, puso a prueba la resistencia del país para enfrentar el infortunio y fue un portazo que hizo consciente a los colombianos de las incertidumbres y amenazas que dominaron la década de los ochenta de este siglo.

Y fue sobre el escenario aciago de 1984, de un país volcado en la ruleta rusa de la violencia, que un hombre, cercano ya a la sabiduría, decidió dedicar sus últimos alientos a consolidar el proyecto de su vida: crear una academia. Pero no una cualquiera, no una dedicada a hacer lo mismo que las otras. Rodrigo Noguera Laborde quería romper los muros con las ideas y los principios. Quería, y lo logró, una Escuela del pensamiento, de la cultura, una Escuela humanista que atendiera los interrogantes de la existencia y que pusiera el conocimiento al servicio de la persona y de su entorno.

El resultado de esa aventura personal y académica fue la creación de la Universidad Sergio Arboleda. Hace 25 años nació esta institución con la convicción de convertirse en un nuevo paradigma de lo que debe ser la academia en Colombia. En una casona, ubicada en la calle 74 # 14-14, con seis profesores y 36 alumnos que creyeron en aquella innovadora propuesta, se dio inicio a un proyecto académico que terminaría consolidándose como una de las universidades más importantes del país.

Los orígenes

Así empezó todo. Junto con su buen amigo, Álvaro Gómez Hurtado, Rodrigo Noguera Laborde inició su ensueño. Anduvieron por terrenos burocráticos, tocaron puertas -que unas veces se abrieron y otras no-, acudieron a los estadistas para contar lo que tenían planeado y sufrieron la incomprensión de muchos; pero otros tantos creyeron en aquel proyecto que, a la postre, se llamaría Universidad Sergio Arboleda. Así nació esta Institución, bajo la premisa de la duda, de quienes creían que la universidad no necesitaba de los idiomas clásicos, de la astronomía, de las artes o de la misma gramática. Por el contrario, ellos estaban seguros de que la manera de forjar país es desde la base, es decir a partir de tales conocimientos.

Consolidación

Por ello, lo que comenzó en una hermosa casona hoy se ha convertido en una enorme Universidad, comprometida con el desarrollo y el mejoramiento de Colombia. La Sergio Arboleda cuenta en la actualidad con 15 programas de pregrado, entre los que se encuentran Administración Empresarial, Contaduría Pública, Economía, Finanzas y Comercio Exterior, Marketing y Negocios Internacionales, Comunicación Social y Periodismo, Derecho, Filosofía y Humanidades, Política y Relaciones Internacionales, Publicidad Internacional, Música, Ingeniería Industrial, Ingeniería Electrónica, Ingeniería de Sistemas y Telecomunicaciones y Matemáticas; y ya tiene en su historial más de 5.000 graduados de las diferentes carreras.
Por otra parte, esta academia entiende la importancia de la especialización del conocimiento, de la investigación y la profundización de los saberes. Por ello, está inmersa en los posgrados, tanto especializaciones como maestrías, en los que se profundiza en las áreas del derecho, la administración e ingeniería de los que ya hay cerca de 6.000 egresados.

En los campos de la ciencia y la innovación, la Universidad Sergio Arboleda lideró la creación y consolidación del primer satélite colombiano que llegó al espacio. El Libertad 1 fue el resultado de una gran apuesta y marcó una pauta al demostrar que este tipo de desarrollos sí se pueden hacer en Colombia.

Esta institución ha trabajado, bajo las constantes de la calidad y la innovación, para lograr un país soñado. No ha sido fácil; y lo que queda es aún más complejo; pero lo cierto es que la ilusión y el optimismo han logrado hacer viable este proyecto, siempre comprometido con las nuevas generaciones y con esos 7.500 alumnos que actualmente estudian en las sedes de Bogotá y Santa Marta.

Hoy, 25 años después de esa apuesta jalonada por un puñado de hombres lúcidos y visionarios, el actual Rector de la Universidad Sergio Arboleda, Rodrigo Noguera Calderón, considera que los principios filosóficos gestados en 1984 han ido creando la realidad, las metas y los logros de la comunidad universitaria que diario aprende, debate e inventa en las modernas aulas y en las que se rinde culto tanto a la búsqueda de las ciencias del siglo XXI, como al espíritu luchador y humanista de sus fundadores.

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Wall Street cierra un día flojo, un mes malo y un trimestre de ganancias
  • Congreso pide veeduría internacional por condena a médica colombiana en EE.UU.
  • Microsoft ofrece un vistazo de su próximo Windows 10

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio