Ecuador suspendió compra de electricidad a Colombia

La razón es que ese país siente que se recuperó en ese aspecto.

El Gobierno ecuatoriano anunció la suspensión de la compra de energía a Perú y Colombia debido a la recuperación de la generación de electricidad en el país, que estuvo en crisis entre noviembre y enero pasados por un severo estiaje que afectó a la hidroeléctrica de Paute, la más grande de Ecuador.

El ministro de Electricidad, Miguel Calahorrano, confirmó que la compra de energía a esos dos países fue suspendida debido a la recuperación de la generación de electricidad de Paute, la mayor central hidroeléctrica del país afectada durante la crisis por un severo estiaje.

Durante esta crisis, Ecuador logró una conexión con Perú para abastecerse de energía, mientras que Colombia aumentó el suministro de electricidad al país. Calahorrano comentó que tras la llegada de las lluvias, el embalse de esa central se ha recuperado de forma consistente, lo que ha permitido llenar el reservorio de la planta de Mazar, una nueva hidroeléctrica situada aguas arriba de la primera, que también servirá de reserva de agua para el funcionamiento de Paute.

Las autoridades prevén que en mayo entre en funcionamiento la central de Mazar, con capacidad para generar 160 megavatios, pero cuya función primordial es la de abastecer de agua a la de Paute, de 1.000 megavatios, informó la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

Además, el Gobierno ha emprendido otros proyectos hidroeléctricos para superar el déficit de generación durante la época de sequía, entre noviembre y enero, en el sur andino del país, donde se asienta la planta de Paute. Entre los nuevos proyectos se encuentran las hidroeléctricas de Baba, Toachi-Pilatón, Ocaña y Coca-Codo-Sinclair, en estudio o en proceso de construcción.

Debido al severo estiaje en Paute, el Gobierno ecuatoriano ordenó la aplicación de un programa de racionamientos eléctricos en todo el país desde el 4 de noviembre pasado, que fue suspendido de forma indefinida a mediados de enero.

La sequía redujo, en determinados momentos, a un tercio la producción de energía de la hidroeléctrica de Paute, que en condiciones normales aporta el 35 por ciento de la oferta eléctrica nacional. Actualmente, según las autoridades, la central de Paute funciona a su mayor capacidad, lo que sumado al aporte de las nuevas plantas termoeléctricas (que usan petróleo) adquiridas por el Gobierno durante la crisis, ha permitido suspender las compras de electricidad a los países vecinos.

Con información de EFE