Arquitecto David Fisher negocia construcción de "Torre Dinámica" en Bogotá

Es el primer edificio en movimiento del mundo.

El arquitecto italiano David Fisher llegó el miércoles a Bogotá con el objetivo de concretar la posible construcción de una de sus torres giratorias o dinámicas, como la que se encuentra en construcción en Dubai y las proyectadas para Moscú y Nueva York.

El diseñador, que también participará en el primer Congreso de la Construcción Latinoamericana Siglo XXI que tiene lugar estos días en la capital colombiana, aseguró en rueda de prensa que durante los siguientes tres días tendrá varias reuniones en las que tratará determinar el futuro de su próxima torre, cuyo destino también podría ser Sao Paulo.

"Si finalmente se construye aquí el edificio contribuirá al desarrollo tecnológico de la ciudad, aunque también tiene que estar preparada para ello", dijo.

El arquitecto italiano precisó que debe ser el propio país quien se implique para que finalmente sea Colombia quien albergue esta gran obra arquitectónica ya que son los colombianos quienes deben mostrar interés y buscar las inversiones y los patrocinadores necesarios.

Preguntado por las características que suelen identificar a sus proyectos, Fisher subrayó la importancia de considerar el impacto medioambiental y explicó que hay que tratar de lograr que la arquitectura dialogue con la naturaleza.

"El tiempo es espacio y el espacio es tiempo, es el elemento más importante -añadió el arquitecto-. La construcción en este momento tiene que estar adaptada a la vida cotidiana porque, por otra parte, el arquitecto diseña el edificio, un constructor lo construye, pero el edificio permanece para siempre lo que supone un problema. Así que hay que adaptarse al paso de la vida", dijo.

La llamada "Torre Dinámica" es el primer edificio en movimiento del mundo ya que permite a los inquilinos de cada planta que ésta gire a la velocidad escogida por su dueño y de manera independiente, por lo que la forma del rascacielos cambia constantemente.

Se trata, asimismo, del primer rascacielos ecológico y autosuficiente desde el punto de vista energético, puesto que genera electricidad tomando energía del sol y el viento.

Eso es posible gracias a las 79 turbinas eólicas dispuestas horizontalmente entre cada piso y a los paneles fotovoltaicos de los techos, con lo que se podría suministrar energía también a los edificios colindantes.

Temas relacionados