Ricky Martin estrena el musical "Evita"

El puertorriqueño da vida al "Ché" Guevara, mientras que la argentina Elena Roger encarna a Evita Perón.

Ricky Martin ha iniciado junto a la argentina Elena Roger un viaje "fascinante" en su vuelta a Broadway con "Evita", obra en la que se siente cómodo en la piel de "Che", un personaje "camaleónico" que habla con las voces de la gente.

El cantante puertorriqueño de 40 años y Roger, que debuta en Broadway como Eva Perón, iniciaron las funciones previas al estreno oficial de la obra, el 5 de abril, en la reposición del famoso musical de Tim Rice y Andrew Lloyd Webber, ganadores de los premios Oscar, Grammy y Tony.

Martin, que luce ahora bigote como parte de su transformación para el papel, destacó que con "Evita" ocurre lo mismo que en su debut en Broadway en 1995 con "Los miserables".

"Hablo en nombre de la gente y en Los miserables hice lo mismo con el personaje de Mario, hay una similitud", dijo en una concurrida conferencia de prensa, tras culminar la primera presentación de "Evita", junto a Rogers, el actor Michael Cerveris (Perón) y el director Michael Grandage.

Indicó asimismo que hablar por otros es algo que ha hecho también a lo largo de su carrera en los escenarios.

"Es fascinante este recorrido. He sentido emociones que no había sentido antes en un escenario, ha sido un fortalecimiento como persona y como artista", dijo el cantante en la conferencia que se realizó en español e inglés, quien es conocido además por su labor humanitaria en contra de la explotación infantil y trata de blancas.

Martin, que vestía como el personaje, que es el narrador de la obra, -botas, pantalón negro, camisa blanca de manga larga y pajarita- aseguró además a la prensa, en su mayoría hispana, que está "en un lugar fascinante" de su vida "física, mental y espiritualmente, rodeado de gente maravillosa, grandes actores y directores".

"Me siento protegido, siento un crecimiento profesional. Estoy aquí para aprender, todos los días quiero aprender", afirmó el artista, a quien el musical ha traído a vivir nuevamente a Nueva York, en esta ocasión junto a sus hijos Valentino y Matteo, de tres años, su madre y su pareja, el economista Carlos González.

González, con quien mantiene una relación estable y con el que cría a sus hijos, estuvo en la función que se presentó a casa llena en el teatro Marquis en Broadway, con capacidad para 1.400 personas.

Aunque acostumbrado a los escenarios, desde que comenzó su carrera con Menudo en 1984, Martin, que el pasado noviembre adquirió la nacionalidad española, dijo haberse sentido "ansioso" previo al inicio de "Evita", que retorna a Broadway donde llegó en 1979 con Patti LuPone y Mandy Patinkin como protagonistas y se mantuvo durante tres años y medio, logrando siete premios Tony.

Con Martin y Rogers en "Evita", dos de los tres principales protagonistas del famoso musical, aumenta el número de latinos que marcan el paso en Broadway, donde este año el peruano Marco Zunino hizo historia al ser el primer hispano en el papel de "Billy Flynn" tras 15 años en cartelera de la famosa obra "Chicago".

Zunino estuvo acompañado por la mexicana Bianca Marroquín, quien hace diez años también fue la primera latina en debutar en Roxie Hart.

Rogers, que debutó en Broadway tras haber dado vida a Eva Perón en la presentación del musical en Londres hace seis años, aseguró que la primera función estuvo "espectacular".

"Me sentí muy bien, hubo mucha emoción. Fue muy fácil llorar en algunos momentos" dijo y admitió que al principio "estuvo un poco tensa" pero gracias al cariño del público "fue fácil entregar a todos tanto amor".

"Me sentí muy bien en mi primera noche en Broadway", dijo sonreída la actriz y aseguró que reencontrarse con el personaje de Eva Perón "fue muy interesante porque lo encaré con otra madurez".

Roger, que ha protagonizado múltiples producciones teatrales y programas de televisión en su país y reconocida en Londres como Mejor Actriz con el premio Olivier por su papel como la cantante francesa Edith Piaf, aseguró que bailar tango en la obra la transporta a Buenos Aires.

En 2006, Michael Grandage dirigió la obra en Londres donde tanto la pieza como la actuación de Elena Roger generaron "excelentes críticas" de la prensa.

Temas relacionados