Jhon Galliano, declarado culpable de decir insultos antisemitas y raciales

El ex director artístico de la casa Christian Dior fue sentenciado a una multa de 6.000 euros.

El Tribunal Correccional de París condenó al antiguo director creativo de la casa de alta costura Christian Dior, John Galliano, a una multa de 6.000 euros (unos 8.430 dólares) por injurias racistas y antisemitas.

El diseñador británico
está juzgado por sendos incidentes en octubre de 2010 y febrero de 2011 en un bar de la capital gala, que le acabaron costando el despido de esa casa de moda y también la salida de la compañía que lleva su propio nombre.

Por el primero de esos hechos fue condenado a 2.000 euros (unos 2.810 dólares) y a otros 4.000 (5.620 dólares) por el segundo, en ambos casos exentos de pago si el acusado no reincide en un periodo de cinco años.

El juicio había quedado visto para sentencia el pasado 22 de junio, en una audiencia en la que el estilista pidió perdón por los hechos que se le reprochan, reconoció que se encontraba bajo el influjo de una mezcla de alcohol y pastillas y por eso mismo alegó no recordar con exactitud el altercado.

Galliano no acudió al Palacio de Justicia para evitar las cámaras y periodistas que convirtieron las anteriores vistas en un circo mediático que tenía como protagonista al "enfant terrible" del universo de la moda, visiblemente desmejorado.

La Fiscalía había pedido por el delito por el que se le ha condenado un mínimo de 10.000 euros (unos 14.000 dólares), de los hasta 22.500 euros (33.330 dólares) y seis meses de cárcel que podrían haberle caído al gibraltareño.

El juez añadió que Galliano deberá pagar a las tres víctimas de sus insultos un euro a cada una en concepto de daños e intereses, la misma cantidad que deberá desembolsar a las cinco asociaciones antirracistas que se constituyeron en el proceso como parte civil.

A raíz de la denuncia presentada contra él en febrero, el diario británico "The Sun" colgó en internet un video no profesional en el que se veía cómo el modisto, aparentemente borracho, ensalzaba la figura de Hitler.

Ese episodio desencadenó su despido de la casa Dior por el "carácter particularmente odioso del comportamiento y de las declaraciones sostenidas" por el modisto, que se retiró de la vida pública y siguió posteriormente una cura de rehabilitación en Arizona (EEUU) y en Suiza.