Por: Marcela Lleras

Aterrizar la utopía

EL PRÓXIMO DOMINGO TENDREMOS elecciones presidenciales y se hace inevitable hablar del tema y de los candidatos.

Ya salimos de Álvaro Uribe, y eso es una ganancia para el país. Su gobierno autócrata y corrupto deja al país fracturado y lleno de odios entre los mismos colombianos. Mal, muy mal. Ahora lo que necesita el país es un momento de distensión, de recuperación de muchas costumbres éticas perdidas durante los ocho años de Uribe. Para que eso suceda, hay que salir a votar a conciencia, si es que se quiere que el país recupere su dignidad interna y su dignidad internacional.

A mí me parece que Rafael Pardo es un magnífico candidato. Es honesto. Tiene propuestas buenas, estudiadas, es de centro y eso es importante para el equilibrio del país. Dicen que no tiene carisma, pero para gobernar un país no se necesita estar haciendo chistes, besando niños campesinos o haciendo alardes de machismo: acordémonos del “le rompo la cara, marica”. No, eso no. Se necesitan ideas que se puedan concretar para resolver los inmensos problemas sociales y económicos que tenemos; se necesita conocer al país y su historia, y se necesita, ahora más que nunca, no reivindicar las políticas y mentiras que nos llevaron a esta debacle de los ocho años de Uribe. Rafael es muy buen candidato, pero tengo mis reservas con el Partido Liberal.

Me gusta mucho la Ola Verde, lo que representa, la manera como se formó: la unión de tres personas que sin odio, sin insultarse, se presentaron a consulta para que la gente eligiera quién debía ser el candidato entre ellos. Me gusta que detrás de ese movimiento no haya clientelismo, y si queda Antanas, un hombre decente, como Presidente de Colombia, se romperían todos los paradigmas electorales —que sin manzanilla no se puede— y sería una revolución pacífica y el país ganaría lo que ha perdido.

En épocas electorales hay que estar pendiente de lo que dicen los candidatos. Como electora, a veces he visto vacilar a Antanas, claro que con las sandeces que le preguntan los periodistas… Pero sí me desconcertó lo que dijo sobre Petro, que es un candidato serio y valiente, que además se atrevió a delatar a los ‘paracos’ dentro del Congreso y que cree en la equidad social: “Sigue teniendo teorías que, de algún modo, directo o indirecto justifican la violencia”, dijo. Fue un error. Sonó como a una frase del gobierno de Uribe. Pero los errores, si se aceptan, como muchas veces lo ha hecho con nobleza Antanas, se pueden enmendar.

Me gusta también la calidad de la gente que está trabajando con Antanas, su equipo inmediato y sus propuestas. Y pienso que si sale elegido Presidente, podríamos llegar a tener una reconciliación nacional, hace rato olvidada; una coalición de ideas benéficas, de programas, de proyectos con la gente que quiera realmente prestarle un servicio al país sin esperar prebendas ni cuotas burocráticas.

Quisiera ver todas esas cosas. Y pueden dejar de ser una utopía. Colombia está cerca de que esto pase. Por eso hay que salir a votar.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Marcela Lleras