Reinaldo Spitaletta 15 Nov 2010 - 2:41 pm

Sombrero de mago

El silencio de Armero

Reinaldo Spitaletta

Ni el silencio solitario de Luvina, y menos el de Comala, donde todos estaban muertos, era como aquel que sonaba, mes y medio después de que Armero hubiera quedado sepultado.

Por: Reinaldo Spitaletta
  • 18Compartido
    http://www.elespectador.com/columna-234968-el-silencio-de-armero
    http://www.elespectador.com/columna-234968-el-silencio-de-armero
  • 0

Ese silencio espeso, con olor a azufre y cadaverina, era como una acusación. ¿Contra quién? Según investigaciones ulteriores y anteriores, se hubieran podido salvar esas 22 mil personas que perecieron bajo el lodo y la imprevisión estatal.

Aquel silencio filoso, que te cortaba en pedacitos, era como un llanto contenido, como un grito cercenado, como lo que queda después de una erupción, de una avalancha descomunal. En aquel día, que ya no recuerdo la fecha exacta, todavía se asomaban osamentas y un fragmento de iglesia y ramas desnudas de árboles muertos. Y entonces el silencio era más doloroso, por tantas ausencias.

El mundo, para esos días, sabía de Armero, de la niña Omaira Sánchez, símbolo de la tragedia, de sobrevivientes, y de Colombia, un país que en menos de dos semanas había sufrido dos de las peores devastaciones de su historia, una historia de crímenes, expoliaciones y otras desventuras. Sabía también del holocausto del Palacio de Justicia, de los magistrados muertos, de los guerrilleros muertos y después de otras personas que salieron vivas del infierno y jamás aparecieron.

Sabían también de un presidente que en ocho días envejeció cien años, de su cobardía, del mal manejo de la situación del Palacio y de no haber hecho caso a tantas voces que advertían sobre la inminente tragedia que el 13 de noviembre de 1985 sepultó a Armero. Ese mismo presidente, cuando era ministro de Trabajo del gobierno de Guillermo León Valencia, también estuvo involucrado, como el gobernador de Antioquia de entonces, Fernando Gómez, en los acontecimientos que derivaron en la matanza de los obreros cementeros de Santa Bárbara.

El volcán del Ruiz ya tenía historia. Desde el siglo XIX existían informes acerca de su actividad y de los daños que sus erupciones habían causado. La Academia de París publicó, en 1849, un informe del coronel Joaquín Acosta en el cual describió la erupción y posterior avalancha por el río Lagunillas, que sepultó a mil personas. Científicos, e incluso aficionados a la vulcanología, describieron con exactitud, en lo que se denomina calendarios geológicos, la periodicidad de esas erupciones. La de la segunda semana de noviembre de 1985 estaba prevista y anunciada.

La burocracia oficial, los papeleos, la mediocridad de muchos funcionarios y la insensibilidad de políticos, no permitieron varias cosas: una, que era necesario evacuar a Armero; otra, que había que instalar alarmas y hacer pedagogía entre la población. Además, el representante a la Cámara, por Caldas, Hernando Arango Monedero, en una documentada intervención en el recinto, en septiembre de 1985, advirtió a fondo sobre los peligros que vivía Armero y acerca de la erupción del Ruiz. Varios ministros y políticos lo calificaron de apocalíptico, de nuevo exegeta de Nostradamus, de ser un esotérico, arúspice de desastres.

El alcalde de Armero, Ramón Antonio Rodríguez, fue otro personaje que no sólo advirtió acerca de lo que vendría, sino que estuvo siempre de acuerdo con la evacuación de la población: “Armero va a desaparecer, hay que hacer algo”, decía el alcalde, pero ni el gobernador del Tolima, Eduardo García Alzate, ni el gobierno central le hicieron caso. Más bien, lo señalaron como un alborotador.

El gobierno, Ingeominas, los políticos, los comités de desastres, estaban advertidos con suficiente anticipación. No dieron la orden de evacuación, sino a pocos minutos de que la avalancha de cien millones de metros cúbicos de fango sepultara a Armero. Incluso, una emisora se negó a dar la alarma porque estaba transmitiendo un partido de fútbol.

Las evidencias científicas de que el deshielo y la avalancha ocurrirían no pesaron sobre el Estado, ni sobre los gobernantes. Excepto uno que otro, como el alcalde de Armero, al que la memoria histórica califica de héroe, los otros se pasaron las “advertencias por la faja”.

Aquel silencio de Armero, a fines de diciembre de 1985, era como la voz de los muertos. Un silencio largo, de soledades, que sigue doliendo.

TAGS:
  • 18
  • Enviar
  • Imprimir
18
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

pensador

Mar, 11/16/2010 - 19:32
siendo belisaurio presidente de la epoca, un tipejo blandengue al que el ejercito dio golpe de estado para masacrar a la corte suprema de justicia que por la epoca le seguia procesos a generales por crimenes.
Opinión por:

suesse

Mar, 11/16/2010 - 21:12
Fue el el blandengue? O no seria que despues de Turbay y su cuasi-permanente Estado de sitio, cualquiera parecería una marioneta? Y de quien? No seria de esos militares mismos? Y de las mafias que ya empezaban a destruir lo poco de instituciones que quedaban?
Opinión por:

confesor

Mar, 11/16/2010 - 17:39
Correcto arocan, pero con estos antipatriotas que tenemos en el legislativo y en el ejecutivo, nunca presentaran una propuesta de estas, solo obedecen aus amos CACAOS Y MULTINACIONALES
Opinión por:

arocam

Mar, 11/16/2010 - 13:39
Necesitamos una amnistía a las deudas de los periodos tan difíciles que nos dejaron, a tantos colombianos, endeudados y "boleteados" de por vida. En Estados Unidos las deudas no cobradas comienzan a desvanecerse a los SIETE (7) AÑOS. Aquí sacaron una amnistía para millonarios que no cubrió las necesidades de nadie. ¿Que tal una amnistía para deudas no cobradas mayores a 10 años, aunque sea por una sola vez, en vez de estar pensando en soltar a los presos?
Opinión por:

locomercurio

Mar, 11/16/2010 - 12:31
Creo recordar que otro de los grandes irresponsables, tal vez el peor, fue el cura párroco que horas antes recomendaba por altavoces que no evacuasen y más tarde salió en su vehículo para Ibague, salvando su sucio pellejo.
Opinión por:

locomercurio

Mar, 11/16/2010 - 12:34
Con BB me pasó igual que con Uribe: muy esperanzado cuando tomó el poder y completamente defraudado cuando lo dejó. En nuestra historia puedo decir que todos los presidentes han sido malos, pero esos dos les ganan a todos.
Opinión por:

exURIBISTA muy arrepentida

Mar, 11/16/2010 - 12:15
Turbay, Betancourt, Barco, Gaviria, el bojote Samper, Pastrana´s, Uribe todos son la misma porqueria que tiene a este país en el culo del 3er mundo !!!!!!!!!!!!!!!
Opinión por:

jakemate

Mar, 11/16/2010 - 10:35
El artículo del columnista me hace recordar un increíble silencio en lo que fue Armero, experimentado por mi uno o dos años después de la avalancha. Viajaba yo en un taxi hacia El Fresno, iba quizá medio adormilado cuando caí en el silencio más absoluto (y lo atribuí a un fenómeno onírico), entonces comencé a ver las ruinas, los árboles calcinados y la inmensa explanada gris; pregunté al motorista que dónde estábamos y me respondió que en lo que había sido Armero. Entonces comprendí la razón del clamoroso silencio que oí y que me sobresaltó. Si no hubiera otro testimonio (el del columnista) de ese silencio surreal, por pudor no estaría contando lo que cuento, ya que reconozco que eso de oír el silencio es difícil de creer.
Opinión por:

suesse

Mar, 11/16/2010 - 21:07
En pocos lugares de este mundo se puede aun hacer eso: oir el silencio. Y lo de Armero, como otras tragedias nacionales, fue caso anunciado...no pasará lo mismo con el Machín, zona donde ahora quieren sacar oro? Y que ocurrirá con el páramo de donde tambien quieren sacar minerales en Santander? Esas son también tragedias anunciadas....pero en el país del No Futuro, cuando las voces de las lejanias (geográficas, del poder, ideológicas ahora para peor completar) apenas se perciben, qué más se puede esperar? Luego con lamentaciones, o con pedidos de ayuda a la "comunidad internacional" como ahora con La Niña que tiene ya inundado a todo el país...año por año, lo mismo de siempre. Y porque no se reubican poblaciones? Porque no se trasladan ciudades? Ah, claro: el costo, se me olvidaba...
Opinión por:

zoomedico

Mar, 11/16/2010 - 08:26
Porqué asi como los criminales de guerra nazi, en algo pagaron sus daños a través de los juicios de Nuremberg, no se tiene en prisión a Belisario Betancur Cuartas y Eduardo Alzate García, haciendole compañía a Alfonso Plazas Vega.? Porque fueron copartícipes plenos de delitos de lesa humanidad. O será que 28.000 muertos no son delito?
Opinión por:

Alab Buriticà Trujillo

Mar, 11/16/2010 - 07:53
Hum....hum....la vos del Doctor Reyes Echandìa, que solicitaba un alto al FUEGO......y la vos de Ramòn Antonio Rodriguez, que imploraba por ayuda para Armero........nò fueron escuchados por nadie.....mucho menos por el PRESIDENTE POETA...........que sigue ahì....ahì....declamando o recitando.....que PENA Y TRISTEZA.
Opinión por:

inspiron

Mar, 11/16/2010 - 06:55
Magnìfico escrito sobre hechos tràgicos de nuestra historia. Belisario es lo que Ud. dice, un cobarde inepto.
Opinión por:

rodrich

Mar, 11/16/2010 - 06:26
Belisario pasarà a la historia como el zafio neron. Inolvidable su ineptitud y cobardìa . Falta un juez garzòn que lo juzgue porque no le podemos imputar a dios una omisiòn presidencial, . Igual queremos que se juzgue a alvaro uribe por los falsos positivos. hechos todos de lesa humanidad tan graves como la toma y retoma del palacio de justicia y la Colosal abulia de neroncito, nohemì y demàs secuaces de belisario.
Opinión por:

gruconsul

Mar, 11/16/2010 - 04:33
(sigue) por un delincuente guerrillero, secuestrador y asaltante de bancos el tal Guarín, apoyado por una horda de profesinales de la mentira, que consiguen testigos falsos y se respaldan en una fiscal y una juez prevaricadoras para montar una condena a todas luces improcedente y no sustentada. Oajlá que lo demás que usted describe sea cierto.
Opinión por:

exURIBISTA muy arrepentida

Mar, 11/16/2010 - 12:12
La comisión de la verdad dejó clara la responsabilidad y triquiñuelas del ejercito en el holocausto del palacio de justicia !!!!!! el resto son sus acomodados delirios.
Opinión por:

carmen arevalo

Mar, 11/16/2010 - 06:22
Este defensor de oficio de Plazas se salió del tema, el columnista esta escribiendo y muy bellamente sobre la tragedia de Armero no sobre los delitos de los militares.
Opinión por:

gruconsul

Mar, 11/16/2010 - 04:31
Su escrito trae una imprecisión, por no ser un hecho plenamente probado, cuando se refiere a los muertos del Palacio de Justicia, y cómo en los procesos seguidos, de lois que ha sido víctima el Coronel Plazas Vega, las autoridades les ha faltado diligencia en hacer las investigaciones suficientes para que cuerpos que aún permanecen sin identificar se determine si son aquellos, que con otda justicia y humanidad, reclaman sus deudos, porque temen quienes han sido los promotores de estos juicios se caería toda su parafernalia, acciones que han sido promovidas de manera visible, porque creemos saber quién hace parte de esto y que no salen a la luz, (continúa)
Opinión por:

rodrich

Mar, 11/16/2010 - 06:31
la obligaciòn de belisario y las fuerzas armadas que dizque comandaba era proteger las instituciones y a los magistraados. la constituciòn no manda que "hay que matar y despues averiguar..!! Los del M19 se arrepintieron, belisario y nohemì acallaron a l Dr reyes Echandìa que suplicabaa que cesara el ataque militar...empero laministra de comunicaciones cambio la transmisiòn del inmolado magistado por un partido de futbol...!
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio