Fernando Carrillo Flórez 20 Oct 2009 - 9:08 pm

¿Pobreza política o política pobre?

Fernando Carrillo Flórez

HAY MUCHAS MUESTRAS RECIENTES del empobrecimiento del debate público sobre los temas de una agenda de Estado de largo plazo y de la responsabilidad que por ello le cabe al ejercicio de la política.

Por: Fernando Carrillo Flórez
  • 22Compartido
    http://www.elespectador.com/columna167783-pobreza-politica-o-politica-pobre
    http://www.elespectador.com/columna167783-pobreza-politica-o-politica-pobre
  • 0

Es más grave aun cuando están de por medio fallas geológicas del sistema político que retan a diario las políticas públicas, como son la desigualdad y la pobreza. Allí, la política fiscal exhibe su impotencia frente a la magnitud del problema.

Detrás de un Estado anémico en materia de financiamiento de sus responsabilidades sociales se encuentra un sector público con dificultades para recaudar recursos con justicia y sin mecanismos eficaces y equitativos para gastarlos. Un Estado que carece de poder fiscal real pese a que el sistema tributario y fiscal está en el corazón del proceso político y es clave para la legitimidad y la sostenibilidad democrática.

La OECD tanto como el BID han demostrado en un estudio reciente sobre equidad fiscal, elaborado por A. Barréix y M. Bes, el muy escaso impacto redistributivo de la política fiscal en América Latina a diferencia de lo que sucede en Europa. Es decir, que con los flacos niveles de recaudo y la controvertida forma de gasto, muy poco se hace en la lucha contra la inequidad. Porque si bien hay que recaudar más, hay que gastar mejor y con más transparencia para que haya resultados.

Para nadie es un secreto la insuficiencia fiscal de nuestro sector público y la volatilidad de los ingresos del Estado, casi orgánicas aun antes de la crisis. Las estructuras de recaudo continúan siendo regresivas, los sistemas fiscales procíclicos y los intentos de reformas tributarias integrales cada vez más fallidos por la forma como se elude el consenso social y político al respecto; o lo que la Cepal llama la ausencia de un pacto fiscal. Sin duda ha habido avances en materia de instituciones de responsabilidad fiscal y hay nuevos mecanismos como las transferencias condicionadas de ingreso, pero las reformas se siguen haciendo de manera fragmentaria, improvisada y cortoplacista.

La crisis 2008-2009 ha significado para Europa la caída más dramática en los ingresos públicos en décadas y —aunque en menor medida— lo propio ha sucedido en América Latina. Sin embargo, muchos países continúan tratando de tapar huecos fiscales con impuestos específicos selectivos y sin mejorar la calidad y rendición de cuentas frente al gasto público. La lucha contra el fraude fiscal y el clientelismo en el gasto debe intensificarse y una tarea urgente es el fortalecimiento de la administración tributaria en tiempos de crisis, como se concluyó la semana pasada en Madrid en un encuentro organizado por el programa Eurosocial-fiscalidad de la Comisión Europea.

Pese a que la política fiscal es el eje vertebral de cualquier estrategia de cohesión social, el debate sobre la reforma fiscal sigue aplazado. Las épocas electorales han sido tiempos propicios para generar deterioros fiscales, pero no para poner el tema en el centro de la deliberación pública. Vargas Llosa tiene razón cuando afirma, con motivo de la publicación de su más reciente libro, que los jóvenes piensan hoy que “la política empobrece el poder creativo”. Porque en últimas, el déficit de nuevas ideas es peor que el déficit fiscal.

  • 0
  • 19
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Esta es la pelea que llevó a Yuri Alvear a la final
  • El libro de un Mundial inolvidable
  • Hizo el ice bucket challenge junto a planta de marihuana y terminó en líos judiciales

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

19
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio