Las Farc dejan todas sus armas

hace 3 horas
Por: Catalina Ruiz-Navarro

Puertos de fuga

Yoani Sánchez no puede salir de cuba. Esta es la cuarta vez que la bloguera cubana se queda sin recibir en persona uno de los galardones que está logrando a través de su blog, Generación Y; la Universidad de Columbia le acaba de conceder una mención especial en los Premios Maria Moors Cabot otorgado a quienes se han destacado en la cobertura de Latinoamérica y el Caribe, periodistas cuyos reportajes y trabajo editorial han propiciado un mejor entendimiento dentro del continente americano. Estos premios se otorgan a quienes han superado audazmente las barreras de un continente que no se caracteriza por su prensa libre.

 

El cuento de Yoani fantástico y excepcional. La filóloga de 34 años hizo una tesis sobre el lenguaje usado en la literatura latinoamericana sobre gobiernos dictatoriales. Hablo de las posibilidades represivas de las palabras, en una crítica directa al régimen cubano que no se quedó en la academia, pues con su tesis entendió que debía hacer algo al respecto. Entonces le compró su lap top a un balsero que necesitaba un motor y se fue haciendo de varias piezas, conectándolas ella misma hasta tener un computador decente. Entraba a los hoteles camuflada con su piel blanca y desde ahí se conectaba a Internet a postear sus columnas.

Su blog, abierto en el 2007, se llama Generación Y porque está inspirado en una generación cuyos nombres "comienzan o contienen una "i griega". Nacidos en la Cuba de los años 70s y los 80s, marcados por las escuelas al campo, los muñequitos rusos, las salidas ilegales y la frustración." Yoani pertenece a esta generación que conoció el teléfono por primera vez en sus veintes, y cuyo acceso a la tecnología es, por no decir menos, macondiano.

Por eso los USD 5,000 del premio serán utilizados para contribuir a la alfabetización digital de nuevos periodistas y ciudadanos y para "adiestrarlos en la creación de sus bitácoras personales, a pesar de los obstáculos impuestos por las autoridades gubernamentales para el acceso de la población a la red."

En una entrevista con El Nuevo Herald, Yoani dice que el periodismo online ayudará a crear "una Cuba plural, inclusiva, donde se respete el derecho a la opinión" y que ella sueña con una isla en que los cubanos puedan tener Internet en su casa a un precio razonable y sin condicionamientos políticos, al igual que televisión por cable, antenas parabólicas y otros aparatos que sirven como hardware para la libertad de expresión.

Yoani no necesita hacer presencia física para recibir un premio. Tiene una presencia virtual contundente que ha antojado a otros cubanos como Claudia Cadelo que abrió Octavo Cerco, Reinaldo Escobar que abrió Desde Aquí, Lía Villares con Habanemia y Miriam Celaya con Sin evasión. Todos estos blogs reafirman que cuba no está blindada, y que el mundo de hoy funciona con estructuras permeables y porosas, que permiten el flujo de información. Internet es un gigante archipiélago de información, no por nada se usa el verbo navegar.

Lo mejor de todo es que hasta Fidel tiene blog. De esta manera el "coma-andante", como lo llama Gorki Aguila de Porno para Ricardo (grupo de punk cubano de la misma generación), convierte su aliento de enfermo en golpes de opinión. Los cubanos están atrapados en Cuba como Fidel en su cuerpo, y ambos usan Internet para liberarse.

Gracias a Internet y a los blogs frenar la libertad de opinión se ha convertido en una épica quimérica. Por ejemplo, que El Tiempo despida a Claudia López no silencia a la columnista pero si hace quedar muy mal al medio mainstream, que no puede atajar o censurar las opiniones de sus periodistas, pero sí pelar el cobre y mostrar donde reposan sus verdaderos intereses. Por eso ¿que mella le haría que al gobierno cubano le de cada tanto por tumbarle el blog a Yoani o que no la deje salir del país para recibir sus premios?, igual ella seguiría siendo una de las 100 personas más influyentes en el mundo según la revista Time.

Yoani Sanchez puede salir de cuba. Hay un código binario que supera su cuerpo, le permite encontrar resonancia para sus ideas en todas partes del mundo y nos muestra lo terriblemente obsoleta que es la censura. Internet nos ha dado un mundo lleno de puertos, por donde las ideas pueden fugarse con los blogs como balseros.

Catalinapordios.blogspot.com (pronto en los blogs de Elespectador.com).

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Catalina Ruiz-Navarro