Eduardo Sarmiento 13 Feb 2010 - 11:59 pm

Exenciones: una política equivocada

¿Subsidio para el empleo?

Eduardo Sarmiento

Para corregir el elevado índice de desocupación, se debe eliminar las subvenciones a la inversión y subir los aranceles a los bienes de capital.

Por: Eduardo Sarmiento
  • 43Compartido
    http://www.elespectador.com/columna187494-subsidio-el-empleo
    http://www.elespectador.com/columna187494-subsidio-el-empleo
  • 0
insertar

Los gestores de la política económica de los últimos veinte años dieron por hecho que la flexibilización laboral, la apertura comercial y la privatización de la administración de los servicios sociales reducirían el desempleo, aumentaría la ocupación formal, al igual que la participación del régimen contributivo con respecto al subsidiado y el acceso a la cobertura pensional. El modelo no logró ninguno de los propósitos buscados. El desempleo es uno de los más altos de América Latina, la informalidad subió, el régimen subsidiado es tres veces mayor que el distributivo y colapsó; no obstante la triplicación de las cotizaciones de la seguridad social, la cobertura pensional no pasa de 25%.

Los defensores del modelo han salido a culpar al sofá, diciendo que la informalidad es el resultado de los sobrecargos fiscales del seguro en salud y de las contribuciones parafiscales. Fedesarrollo y ANIF sugieren desmontar los sobrecostos y sustituirlos por otros gravámenes. Otro grupo influyente, impulsado por el Banco Mundial, plantea compensarlos con un subsidio al incremento del empleo en cinco años, que se materializaría en la forma de una exención tributaria de las empresas. En el fondo, el problema se reduce a profundizar la flexibilización del mercado laboral y la solución es de la misma familia del recorte de horas extras y dominicales y Agro Ingreso Seguro.

La eficacia y conveniencia de los subsidios es tanto mayor cuanto más orientados los sectores que se busca favorecer. ¿Qué sentido tiene darles a los empresarios subsidios sobre un empleo que ya generaron y que es indispensable para sus operaciones normales? A la luz del bienestar general, es preferible trasladarlos a los desempleados, que son los principales dolientes. Asimismo, el cálculo de los sobrecargos salariales tiende a exagerarse. Como ocurre con los subsidios y los impuestos, los sobrecargos laborales de 30% en términos de las tarifas de la seguridad social y los parafiscales ya se trasladaron en forma de menores salarios y mayores precios. La parte que recae en los costos de las empresas no es más del 15%.

El subsidio al empleo está inspirado en el falso diagnóstico de que el desempleo es el resultado de elevados costos laborales que han desplazado masivamente el trabajo. El estímulo a la sustitución de mano de obra por capital no está en el sobrecargo laboral efectivo, sino en la baja arancelaria de 35%, la revaluación del tipo de cambio y la exención tributaria de 40% de la inversión. La forma adecuada de corregir la distorsión no es con un subsidio a nombre del empleo entregado a las empresas. Lo que hay que hacer es eliminar el subsidio a la inversión, subir los aranceles de los bienes de capital y destinar los mayores recursos a conformar un fondo de desempleo.

La verdad es que las causas del desempleo y la informalidad han estado en el deterioro de la demanda que resulta de la política monetaria, que le da prioridad a la inflación sobre cualquier otro objetivo, la estructura industrial de baja complejidad tecnológica y la debilidad del mercado interno; y de otro lado, en la sustitución masiva de la producción doméstica y el empleo ocasionado por la apertura comercial y la revaluación. En este contexto, el aumento de la productividad de las empresas formales no da lugar a la ampliación de la demanda que la sostenga. La mano de obra liberada queda desempleada o se desplaza a la informalidad con menores salarios.

Mal podría imaginarse que esta tendencia se corrija profundizando la flexibilización laboral. Lo que se requiere es adoptar una política macroeconómica que dé prioridad a la producción y al empleo, cambiar la estructura industrial, fortalecer el mercado interno y frenar la automatización y los recortes de nómina crecientes de las empresas formales.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Bogotá Oct 22 - 11:22 pm

    A acelerar el SITP

    A acelerar el SITP
  • Se abre puerta para pensionar a desmovilizados

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

alevaro

Dom, 02/14/2010 - 22:58
Ojala el gobierno implementara sus intervenciones. Con toda seguridad mejoraría la macreconomía del pais.
Opinión por:

Gerardo JEAM

Dom, 02/14/2010 - 20:58
Buen articulo en la crìtica a la flexibilizaciòn laboral, los neoliberales consideran malos los subsidios cuando son destinados para los sectores populares, por ello el estado es malo, pero echan mano del estado para que les otorgue subsidios, como ocurriò con la crisis bancaria en 1999, solo quieren al estado como un amanuense de los grandes grupos econòmicos, quieren incrementar la esclavitud capitalista de la cual hablara Marx, no saben que con ello estàn preparando su sepultura.
Opinión por:

guillermo fernández

Dom, 02/14/2010 - 19:48
Las exenciones en renta le cuestan al fisco 7 billones anuales. Se subsidia al capital que desplaza puestos de trabajo cambiandolos por máquinas. Los subsidios se hicieron creyendo que el crecimiento económico era estructural pero fue puramente coyuntural, época de los altos precios de materias primas y del petróleo, en que venezuela logro crecer mas del 10%. El gobierno tiene ahora que apelar a mayores impuestos al pueblo para cubrir los déficits que dejan los subsidios a los mas pudientes. Robin Hood al revés
Opinión por:

carlos hugo

Dom, 02/14/2010 - 11:34
Aplicar la formula económica correcta, no es cosa fácil. Alguna vez leí una afirmación, creo que de Samuelson, que decía que sí se reunieran 50 de los economistas más prestigiosos para opinar sobre temas como los que trata el doctor Sarmiento en su columna, posiblemente habrían 50 opiniones diferentes, todas bien sustentadas. De todas maneras, los sesudos artículos del doctor Sarmiento nos hacen reflexionar sobre la complejidad de la realidad económica que vivimos los colombianos.
Opinión por:

Indoamericano

Dom, 02/14/2010 - 10:16
Si hoy, con una mediana productividad se queda sin puesto esa cantidad de gente, ¿ que tal si la aumentamos? .No es por ahí. Ocurre mas bien que la flexibiización hizo que la mano de obra incluida la digital, sea el unico perfil laboral por retribuir. En otras palabras, sobran diplomas, titulos, experticias de cierto nivel, en un entorno automatizado donde solo son indispensables los operarios. Pero la flexibilización no olvidemos, fue la entelequia de todos los socio-economistas a finales de los ochenta en Ladino-america; esos fueron los gestores!.
Opinión por:

Ben Adams

Dom, 02/14/2010 - 08:14
A la pregunta de por qué Eduardo Sarmiento no es ministro de Hacienda que hace un forista habría que responder que la gente capaz, conocedora y honesta no hace parte del gabinete de Uribe.
Opinión por:

Ben Adams

Dom, 02/14/2010 - 08:15
Agregaria que esta semana como es habitual, se volvió a lucir el profesor Sarmiento.
Opinión por:

luispuyana

Dom, 02/14/2010 - 04:10
EXCELENTE MAESTRO EDUARDO SARMIENTO, SOLO SE DEBE AGREGAR A SU FÓRMULA SALVADORA: BARRER CON EL LATIFUNDIO OCISOS O MAL APROVECHADO, nada sacariamos con elevar aranceles si las mejores tierras cultivables de la nación siguen en manos de un puñado de terratenientes adictos a importar alimentos los que ellos se niegan a producir para sólo dedicarse a cultivar alimentos para carros con enormes subsidios al etanol, plata que sale del presupuesto, regalada a unos cuantos pandilleros negociantes del agro. LO QUE SE REQUIERE ES INSTAURAR UN GOBIERNO REALMENTE DEMOCRÁTICO DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA INDUSTRIA Y LOS TRABAJADORES QUE BARRA CON LAS ATRASADAS RELACIONES LATIFUNDISTAS QUE AMPARA EL IMPERIO GRINGO CON SU UJIER GOBIERNO PLUTOCRÁTICO DE URIBE.
Opinión por:

el CAREFREE...

Dom, 02/14/2010 - 21:56
Ahhh... pero si es que al senador Robledo tambien le gusta el Espectador ...
Opinión por:

dienapalm

Dom, 02/14/2010 - 01:32
Magistral como siempre. Por qué no lo han nombrado ministro de hacienda??? ahh si, a Sarmiento, Julio Mario, el sindicato antioqueño y ardila lule no les agradaría...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio