13 Oct 2008 - 8:45 pm

Cartas de los lectores

Acerca de la Upac y la crisis

Desde que nació la Upac, en 1973, debido a su excelente concepción fue víctima de todo tipo de intervenciones estatales preocupadas por detener los buenos vientos que estaba generando el sistema. Algunas cuentas gruesas sugieren que gracias a la Upac construimos aproximadamente cuatro millones de unidades de vivienda entre 1973 y 1993, suceso que nunca habría podido lograr el inefable Inscredial, apenas apto para construir una que otra urbanización aquí o allá.

Por: Elespectador.com
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/columna43607-acerca-de-upac-y-crisis
    http://www.elespectador.com/columna43607-acerca-de-upac-y-crisis
  • 0
insertar

La endofagia propia del colombiano indujo a que, no bien inaugurado el gobierno de López autodenominado “del Mandato Claro”, el Estado interpusiera la primera y grave cortapisa a la corrección monetaria del sistema, de modo que no pudiera flotar de acuerdo con el movimiento de los precios. Ello impidió que la UPAC cubriera a sus ahorradores de la desvalorización inflacionaria y, a la vez, incentivara inversionistas que tenían a disposición recursos abundantes y reales para emprender proyectos.

Nunca después se pudo recuperar la Upac de esta oscura acción del Estado y, peor, fue víctima de otras intervenciones que terminaron adelgazándolo hasta crear la pálida UVR, que hasta la fecha no produce algo siquiera semejante a la Upac. Por ejemplo, a los ahorristas nos pagan hoy el 3% anual, mientras la inflación sobrepasa el 6%, o sea que para solucionar “los vicios” de la Upac creamos un sistema que le devuelve al ahorrador 50 centavos por cada peso ahorrado ¡Y todos tan campantes! Entre ellos el más grande banquero de Colombia, que sale a gritos pidiendo ¡“justicia”!

¿Cómo es entonces la cosa? ¿Pueden ocurrir explosiones de la burbuja de vivienda porque interviene el Estado —como ocurrió con la Upac— y porque no interviene —como ocurrió con los Freddies en Estados Unidos—? Positivo. Lo que significa que el diagnóstico en boga sobre la responsabilidad que le cabe al Estado en la crisis, o de paso, “al mercado”, es facilista. Al ahogado hay que buscarlo aguas abajo, no aguas arriba. Por ejemplo, en la manera como la industria de la construcción de vivienda, en Colombia como en Estados Unidos, se ha regido por patrones meramente olfativos y de percepción atados a una alta fiebre especulativa.

No conocemos, hasta ahora, burbujas tan dañinas en otras ramas de la industria como oficinas, centros comerciales o bodegas, porque en estos negocios sus inversionistas suelen actuar guiados por sesudas investigaciones del mercado. Pero suelen ocurrir en vivienda porque, como se dice en el negocio, en Colombia como en Estados Unidos se ha invertido y adquirido hipotecas de primero, segundo y tercer grados “con la cédula”.

Son estas las razones que explican mejor los ciclos depresivos. No se trata entonces de que “el Estado sí” o “el Estado no”, o peor, de que “el mercado sí” o “el mercado no”. A pesar de que el propio Krugman —premio Nobel de Economía 2008— acaba de escribir que “...la presente crisis empezó cuando estalló la burbuja de vivienda...”, la presente crisis empezó cuando los inversionistas se dejaron llevar de sus sentimientos antes que de los estudios del mercado para tomar decisiones. “El olfato” en los negocios de vivienda es el que acaba de ser derrotado, otra vez. La burbuja estalló porque toda burbuja tiende a estallar; de lo contrario no se llamaría burbuja ni se podría llamar irresponsables a quienes se metieron adentro suyo a especular.

Bernardo Congote. Bogotá.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • PlayStation TV sale a la venta en EE.UU. en octubre
  • Francia rechaza ultimátum de secuestradores y seguirán bombardeos en Irak
  • BBVA prevé caída de monedas latinoamericanas por bajada de flujos de capital

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio