Lead o teaser: 
Siempre he imaginado el futuro como una fosa submarina, la fosa de las Marianas, por ejemplo, con su aterrador abismo de más de once kilómetros de profundidad en el que viven inquietantes seres como el calamar gigante, que de vez en cuando sale a la superficie y se traga una lancha, dando pie a mitos sobre dragones y serpientes marinas.
Versión Ipad
did: 
86353

El futuro, ¿qué sorpresa nos traerá? Los monstruos que emergerán de él son menos aterradores y seguramente más banales, pero no menos inquietantes. Ya hemos visto de lo que es capaz el procurador Ordóñez, protagonista en 2013 con sus insólitas demostraciones de poder en diferentes ámbitos, desde la destitución del alcalde hasta el vistoso matrimonio de su hija, que rivalizó con los de las herederas del príncipe Ranieri de Mónaco.

Lead o teaser: 
Para los nacidos en los años sesenta, estas cifras de año que comienzan por 20… son realmente inquietantes, con una sonoridad fantasmagórica, más relacionada con George Lucas y su Guerra de las Galaxias que con la realidad.
Cambiar autor: 
Santiago Gamboa
Versión Ipad
did: 
85235

Pero hay que acostumbrarse, pues ningún vivo adulto de hoy verá el cambio cuando los años empiecen por 21…

Lead o teaser: 
La semana pasada tuvo lugar el “Foro del arte y la cultura por la paz” del Instituto Distrital de las Artes. Como era de prever, el evento se volvió un mitin petrista.
Versión Ipad
did: 
94969

Se dijo que la mamá del procurador era una nosecuántas, que la destitución de Petro no tenía perdón de Dios... hasta que exploté y dije que Petro no había sido capaz de liderar ni siquiera su propia secta y que ya estaba muerto políticamente en diciembre, cuando lo resucitó temporalmente el fallo de la Procuraduría. No me lincharon porque Alá es grande.

Lead o teaser: 
Acabo de pasar unas semanas en Delhi, ciudad en la que fui diplomático y donde tengo muchos amigos, y nada más llegar, al percibir ese inconfundible aroma del aire, una mezcla de flores descompuestas, humo de madera, combustible y contaminación, me vino de inmediato, como siempre, la evocación de Octavio Paz, recordando que hace pocos días, el 31 de marzo, se cumplió el centenario de su nacimiento.
Versión Ipad
did: 
94970

Paz tiene muchas ciudades en el mundo, pero en Asia la suya fue Delhi, no hay ninguna duda. Allá fue por unos meses segundo secretario y años más tarde embajador, cargo al que renunció en 1968 en protesta por la masacre de Tlatelolco.

Titulo para SEO: 
La izquierda pos-Petro
Versión Ipad
did: 
93582

Los hechos ocurridos recientemente en la Alcaldía de Bogotá, el affaire Petro, pero también el de Piedad Córdoba, hacen urgente un debate que no puede seguir postergándose y que tiene que ver con el modo en que se juzga a la izquierda democrática en Colombia, con la equidad que nuestro viejo y elitista sistema está dispuesto a concederle a esa izquierda, que dejó muy atrás la lucha armada y que está convencida de que el espacio para defender sus argumentos es el hemiciclo del Congreso o la plaza pública, y sus armas más efectivas el lenguaje y las ideas.

Titulo para SEO: 
Banquete de poetas
Lead o teaser: 
Qué banquete de poetas tan suculento el que se está dando la muerte desde hace ya una temporada.
Versión Ipad
did: 
92065

Empezó hace pocos meses con Álvaro Mutis en México, y no acababa uno de acostumbrarse a eso tan triste cuando pum, se anunció la muerte de Juan Gelman, que también vivía en México y que también era Premio Cervantes, y pocos días después otra vez, zas, ¿quién cayó ahora?

Titulo para SEO: 
Del lado de Proust
Versión Ipad
did: 
90546

A  raíz de las celebraciones de los 100 años de la publicación de En busca del tiempo perdido, en 2013, compré a fines del año pasado los siete tomos sueltos en una edición rústica de la editorial Gallimard, y desde entonces lo ando leyendo, a razón de unas treinta páginas diarias. Me apresuro a decir que estoy al tanto del “pecadillo” que supone comprarlo en Gallimard, dado el colosal error de André Gide, editor en esos años, que tras recibir los originales de la obra y mirar con descuido un solo tomo envió a Proust una carta de rechazo.

Lead o teaser: 
Uno de los ataques más frecuentes por estos días al proceso de paz, y que, cómo no, hemos oído a través del honorable representante del uribismo, pero que seguramente fue gestado en las altas esferas intelectuales de su grupo, es la siguiente afirmación: “Queremos la paz, ¡pero con dignidad!”, una frase muy sonora y que, al ser casi un eslogan, podría incluso usarse para estampar camisetas o hacer afiches y pendones publicitarios.
Versión Ipad
did: 
88967

Pero al mirar la frasecilla de cerca y con la misma gravedad que ellos proponen, salta a la vista que es una contradictio in terminis. ¿Por qué? En primer lugar, porque son palabras que, en ese contexto preciso, pertenecen a mundos conceptuales muy diferentes y a menudo contrarios: la paz a la que se refiere la frase es una realidad objetiva, externa al individuo —la paz en Colombia—, mientras que la dignidad de la que habla responde a la pura subjetividad: ¿cuál dignidad es la que debería prevalecer? ¿La mía o la de mi enemigo? ¿La de Uribe y Oscariván o la de Pedro y Martica?

Lead o teaser: 
“Los animales luchan entre sí pero no hacen la guerra”, dice Hans Magnus Enzensberger, “el ser humano es el único primate que se dedica a matar a sus congéneres de forma sistemática, a gran escala y con entusiasmo”.
Versión Ipad
did: 
87652

¿Por qué lo hace? Hay motivos históricos que pueden, grosso modo, resumirse en lo siguiente: por territorios, por el control de lugares estratégicos, también por ideologías, lucha de clases, creencias religiosas o atendiendo a sentimientos de injusticia, venganza o revancha. Todo esto puede resumirse aún más en una vieja palabra: el odio.

Lead o teaser: 
Releyendo lo que he escrito en este espacio a lo largo del año me doy cuenta de algo insólito, y es que a pesar de haberme ocupado de temas literarios no he mencionado de forma extensa a Sergio Pitol, una culpa que se agrava al ver que en el 2013 celebró sus 80 años y que su obra, muy reconocida en México y en España, es cada día más leída en el resto de los países de América Latina.
Versión Ipad
did: 
84834

De esto doy fe en Colombia, donde muchos lectores (jóvenes y menos jóvenes), se sumergen en sus páginas y reconocen esas atmósferas exquisitas, una versión de la vida y las relaciones humanas escrita por un silencioso artista latinoamericano que recorrió el mundo con su intensa curiosidad intelectual y su milagroso don de lenguas.

Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio