7 Jun 2013 - 10:03 pm

El martes 11 de junio, 8:00 p.m.

'Fado Tango', una cuestión consonante

La artista portuguesa Cristina Branco presenta su espectáculo ‘No hay solo tangos en París’, en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán.

Por: Juan Carlos Piedrahíta B.
  • 5Compartido
    http://www.elespectador.com/cristina-branco/fado-tango-una-cuestion-consonante-articulo-426614
    http://tinyurl.com/mcln5nm
  • 0
Cristina Branco asegura que el fado es el blues de Portugal. / Cortesía - Idartes

La primera vez que Cristina Branco escuchó fado, dijo que era una música poco refinada. Al poco tiempo le dio una segunda oportunidad y en ese momento la situación cambió. Ya no era ‘rústica’, sino ‘hermética’. Faltaba algo fundamental en esos procesos de audición y era la guía amorosa de su abuelo. A su lado, el fado, la música tradicional de Portugal, fue otro.

Su aprendizaje fue dentro del jazz, género al que considera como el más libre del espectro sonoro, y gracias a ese albedrío auspiciado por el estilo de las síncopas, escogió, a pesar de esos primeros desencuentros, el fado como el escenario primordial de su vida.

“El fado tiene ese lado profundo de quien conspira con la naturaleza y que proviene normalmente de la mujer. Tiene una intensidad y un erotismo que se relacionan natural y fácilmente con lo femenino. Es el lado pagano, si se quiere, es el realismo mágico”, comenta Cristina Branco, para quien la figura de la cantaora Amária Rodrigues ha resultado no sólo un deleite personal, sino un reto en el momento de reinterpretar cualquier historia contada.

Uno de los más recientes trabajos musicales de la artista portuguesa es Fado Tango, una propuesta de viaje imaginaria entre ambos estilos musicales, porque según Cristina Branco textualmente se parecen y bastaría modificar un poco el ritmo para tener uno u otro. Para ella la relación se da también porque tanto Lisboa como Buenos Aires son ciudades portuarias que reciben migrantes todo el tiempo.

“Tal vez el fado sea un fenómeno temporal. Note que sucedió lo mismo con el blues, con el flamenco, con la salsa… este es el momento del fado, ciertamente, sobre todo porque se ha creado una especie de microclima favorable a la erupción de talentos, a lo que se unió una saludable curiosidad internacional. No lo sé, puedo estar divagando, pero creo no estar muy lejos de la verdad”, afirma la cantante, quien concluye la idea diciendo que es muy contundente el hecho de que ella, siendo una artista de fado, tenga contrato por la división francesa de una multinacional del disco, y no por Portugal.

El fado, históricamente, ha atravesado diversas fases y en este momento, en términos de reconocimiento, se encuentra en su apogeo. Está catalogado como una música del alma y exhibe su destino fatalista en gran parte de sus versos. Por tratarse de un género activo, ha tenido que evolucionar y por eso durante la última década su énfasis ha estado centrado en su matiz contemporáneo, relegado durante los años de la dictadura.

“Con la grabación del fado se gana la conciencia de la importancia de aquello que somos capaces de producir. Cada disco es nuevo y trae la novedad a quien lo hace y, espero, a quien lo escuche también. Trato de encontrar siempre nuevas fórmulas, nuevas líneas mágicas para entretejer un enredo musical y poético. Es como renovar los votos, el compromiso con el público a cada nuevo trabajo”, dice Cristina Branco, quien por invitación de Idartes comandará un espectáculo íntimo llamado No hay solo tangos en París.

* Cristina Branco en Bogotá. Martes 11 de junio, 8:00 p.m. Teatro Jorge Eliécer Gaitán, Carrera 7ª Nº 22-47. Información y boletería: 593 6300 y www.tuboleta.com.

jpiedrahita@elespectador.com

  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Lanzan vino con sabor a Los Simpson
  • Obama dice a presidentes centroamericanos que devolverá a niños migrantes

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio