Lewis Hamilton batió el récord histórico de 'poles' de Michael Schumacher en la F1

El piloto de 32 años que corre parta la escudería Mercedes finalizó con el mejor tiempo en Monza y pone presión a Vettel, quien terminó en la octava posición.

Lewis Hamilton se quedó con la Pole en Monza. AFP

El inglés Lewis Hamilton (Mercedes) batió el récord histórico de 'poles' de Michael Schumacher y le metió más presión a otro alemán, Sebastian Vettel (Ferrari), que lidera el Mundial con siete puntos más que él y que saldrá este domingo sexto en Monza, el templo de la 'Scuderia'.

Hamilton, de 32 años, que había igualado al 'Kaiser' hace una semana en Spa-Francorchamps, elevó a 69 el récord histórico de 'poles' en otra jornada épica en la que demostró que no es triple campeón del mundo por casualidad y que estuvo marcada por la fuerte lluvia, que acabó retrasando dos horas y media la competición pero que no impidió que demostrara una vez más que en cualquier circunstancia puede ser el mejor con su victoriosa 'flecha plateada'.

El inglés luchará este domingo por elevar a 59 su segunda marca de victorias, lejos, no obstante, de las 91 que constituyen otra de las plusmarcas del séptuple campeón alemán, convaleciente aún del grave accidente de esquí que sufrió en diciembre de 2013 en Meribel, en los Alpes franceses.

Hamilton bordó a lo grande una jornada muy loca, al cubrir en la tercera ronda (Q3) de la calificación, los 5.793 metros de la pista lombarda, en un minuto, 35 segundos y 554 milésimas, un segundo y 148 milésimas menos que Max Verstappen (Red Bull), que fue segundo.

Pero el que arrancará junto a él en la primera fila será el joven Lance Stroll. El canadiense de Williams se benefició de que tanto el joven talento holandés de Red Bull, como su compañero australiano Daniel Ricciardo, tercero este sábado, arrancarán, por sanción tras cambios en su motor, desde las últimas filas de la parrilla.

En Monza, donde ya llovió algo durante los últimos minutos del primer ensayo libre del viernes -jornada que acabó con aguaceros y aparato eléctrico-, no dejó de hacerlo desde primeras horas de este sábado, lo que chafó del todo el ultimo ensayo libre, el matinal.

En el que sólo se rodó durante los últimos minutos y de entre los siete que marcaron tiempo, el más rápido fue el brasileño Felipe Massa (Williams). El español Carlos Sainz (Toro Rosso) -sancionado con diez puestos en parrilla por cambiar motor-, fue cuarto, antes de acabar la calificación decimoquinto, pensando sólo en la carrera.

La calificación que debía ordenar la parrilla de salida de la carrera dominical -prevista a 53 vueltas, para completar un recorrido de 307 kilómetros- se paralizó a los trece minutos, poco después de que el francés Romain Grosjean perdiera el control de su Haas en la recta, antes de llegar a la primera 'chicane'.

A partir de ahí, comenzó la sucesión de aplazamientos -exactamente cada quince minutos se anunciaba la siguiente notificación, para un cuarto de hora después-, en una jornada en la que el principal protagonista fue el alemán Bernd Mayländer, el encargado de conducir el coche de seguridad -o 'safety car'-.

Mayländer, que ya había dado muchas vueltas en el frustrado ensayo matinal, no se mareó de milagro este sábado en Monza, donde se ganó con creces su sueldo. Cincuenta minutos después de la hora de inicio y, tras los dos primeros aplazamientos, Charlie Whiting, director de carrera, informaba de que el expiloto de carreras germano le había advertido de que "seguía notando que podría haber 'acuaplaning' en la recta", algo que "no" era deseado.

Así que, en vista de que no paraba de llover y que parecía claro que, de esa forma, era imposible que mejorara la pista, todo apuntaba a una cancelación definitiva, que, sin embargo, no se produjo. Para mayor gloria de Hamilton, de Monza y de la Fórmula Uno, que acabaron viviendo una nueva jornada histórica.

En el momento de la interrupción habían salido a pista todos los pilotos, salvo el español Fernando Alonso (McLaren-Honda), que al haber cambiado de nuevo el motor, sabía que perdería 35 puestos en parrilla; y al que, por tanto, poco le importaba en esta ocasión la cronometrada mayor.

Fernando, que en el encuentro de pilotos y directivos de su escudería con los medios indicó -al igual que ellos-, que "no hay noticias" sobre su futuro, idéntica respuesta que dieron el francés Eric Bouiller, jefe de equipo, y el japonés Yusuke Hasegawa, encargado de Honda -que sabe que el doble campeón mundial asturiano no quiere seguir con este motor-, quedó eliminado en la Q2.

Lo mismo que Sainz, y que el mexicano Sergio 'Checo' Pérez (Force India). Que fue undécimo, pero saldrá noveno, gracias a la penalización de los dos pilotos de la escudería austriaca de la bebida energética.

Checo, sin embargo, lo hará seis puestos detrás de su nuevo 'enemigo' íntimo, su compañero francés Esteban Ocon, con el que protagonizó dos nuevos incidentes en Bélgica; y junto al que ha sido llamado a capítulo por sus superiores, que no tolerarán más circunstancias similares. Ocon, de 20 años -siete menos que el piloto tapatío- saldrá tercero, al lado del finlandés Valtteri Bottas, compañero de Hamilton en Mercedes.

Y por delante de los Ferrari, que lo harán desde la tercera fila. Con el finlandés Kimi Raikkonen quinto, un puesto por delante del cuádruple campeón del mundo Vettel. Que deberá espabilar mucho si no quiere perder, ante decenas de miles de seguidores de su equipo, en Monza, el liderato del Mundial. En favor del plusmarquista Hamilton.