El fin de semana ganó las dos carreras que disputó

Óscar Tunjo sigue pidiendo pista

El colombiano, gran protagonista de la Special Touring Car Trophy, está despertando miradas en la serie de turismo. La Fórmula Uno sigue siendo el sueño, pero la falta de dinero es el mayor obstáculo.

Óscar Túnjo, piloto colombiano que sueña con llegar a la F1.Cortesía

El jueves 23 de julio de 2015, Óscar Andrés Tunjo vivió uno de los momentos más difíciles de su carrera deportiva. Ese día, en el circuito de Hungaroring, en Hungría, su equipo Trident le informó que por no haber cumplido con los compromisos económicos no podía volver a su monoplaza, el mismo con el que semanas antes había salido triunfador en Austria en la GP3 Series. Un duro golpe para su moral, mas no definitivo en su carrera, pues 640 días después, específicamente el 22 de abril de este año, el piloto vallecaucano regresó al podio de vencedores, al quedarse con la victoria de la primera válida del Special Touring Car Trophy, en el trazado de Hockenheim, en Alemania, de la que hoy es líder con seis victorias.

Y no fue la única vez que Tunjo tuvo que enfrentar un desaire por falta de patrocinio, pues la misma escena se repetiría en el mes de junio de la temporada de 2016, en el circuito de Silverstone, Inglaterra, uno de los templos del mundo de la velocidad, en el que esta vez la escudería Jenzer no le garantizó un asiento. Frustración, tristeza, desilusión... Desde luego, pues quizás uno de los momentos más complicados para cualquier piloto se da cuando no puede ser parte de lo que más le gusta y le apasiona y para lo que se ha preparado desde niño, y más aún si no es por talento, que a Tunjo le sobra, sino por carencia del que hemos llamado, por su poder, “don dinero”.

Repetir lo anterior en 2017 no se podía permitir y eso lo tenía muy en claro su familia, que a lo largo de muchos años, como se dice popularmente, se “han quitado el pan de la boca” para que Óscar Andrés pueda seguir compitiendo. Pero nuevamente la plata necesaria para una temporada completa para la GP3 no llegó y en el primer trimestre del año hubo silencio sobre su futuro.

Quienes dicen que a veces las oportunidades terminan por buscarlo a uno, tuvieron razón nuevamente, pues al correo de Gonzalo Tunjo, el hermano mayor y quien ha oficiado como mánager, le llegó un mensaje para invitarlos a una prueba con el equipo Kornely Motorsport, en el circuito de Hockenheim, en Alemania, tomando distancia de las fórmulas, que habían sido su entorno natural, y experimentar en la categoría de turismos con un Mercedes-AMG GT3.

De hecho, no había nada que perder y por eso el “sí” se dio sin mayores esfuerzos. Y Tunjo cumplió su trabajo a cabalidad, sorprendiendo por sus tiempos, razón por la cual fue incluido en la nómina de la escudería para la válida del fin de semana, en la que debutó con pole position y dos victorias. Después fue protagonista en Oschersleben, con otro triunfo y un segundo lugar, volviendo a subir a lo más alto del podio en Nurburgring y refrendando este sábado su impecable desempeño con dos victorias en Zandvoort, Holanda.

Tunjo ha encontrado un espacio en el Special Touring Car Trophy, que traslada sus emociones a las pistas de Alemania, Bélgica y Holanda y que sirve como telonera de la BlancPaint Series, categoría de la que ha hecho parte Gustavo El Tigrillo Yacamán y que tiene como punto máximo el DTM, una de las más emocionantes y competidas del automovilismo mundial.

Por el momento, y esa es la realidad, lo único seguro para Óscar Andrés es que tiene grandes posibilidades de convertirse en campeón de esta serie y que los resultados no solo tienen satisfecho a su equipo, sino que han servido para que Mercedes-AMG ponga sus ojos sobre él, lo que en un futuro podría convertirlo en un piloto oficial y, por ende, comenzar a recibir sus primeros dividendos como piloto pago, algo que cada vez es más difícil en las fórmulas.

Porque a Tunjo, como lo ha venido haciendo en los últimos años, le toca seguir cancelando una buena suma de dinero para poder competir, aunque afortunadamente para esta categoría han llegado patrocinadores internacionales que le han permitido alivianar los costos. Dentro de los proyectos de Mercedes-AMG a corto plazo está el lanzamiento de un GT-4 y el nombre de Tunjo podría estar figurando en las carpetas y, por qué no, el año entrante dar el salto a la BlancPaint Series, aunque por el momento son especulaciones.

¿Y las fórmulas? Todavía no se descarta seguir ese camino y la idea es buscar un asiento en la GP2 Series, para lo que se requeriría de dos millones de euros, una cifra difícil de conseguir en nuestro país. “Seguimos trabajando en esa posibilidad, pero la única forma es consiguiendo un inversionista que esté dispuesto a invertir en Óscar”, expresó Gonzalo Tunjo.

Porque el objetivo de Óscar Andrés, así haya encontrado un oasis en medio del desierto en la Special Touring Car Trophy, es cumplir con el sueño de llegar a la gran carpa del automovilismo mundial. Por el momento pone en práctica el “poder del ahora” y, lo más importante, vive momentos de felicidad, que se han hecho muy intensos cuando ve bajar la bandera a cuadros en primer lugar.

“Lo que más me ha gustado de esta experiencia es que las marcas valoran mucho el trabajo de los pilotos y no sucede como en las fórmulas, en las que los equipos buscan plata y lo importante para ellos es que uno pueda conseguir el dinero para la silla, a veces sin importar los resultados. Es claro que para pensar en F-1 hace falta el dinero, pero hay que seguir esperando a que pase algo”, afirmó Óscar Andrés desde Holanda, tras salir triunfador en Zandvoort.

Y quizás la vida, que no se queda con nada de nadie, le tiene un lugar reservado en la élite del automovilismo mundial y nuevamente la gran oportunidad, para la que ha tocado muchas puertas de manera infructuosa le llegue sin pensar y en el momento menos esperado.

Temas relacionados