"Quiero un carro ganador"

El colombiano, a quien Chip Ganassi anunció que no le renovará su contrato para 2014, asegura que tiene varias opciones para seguir en el automovilismo.

El piloto bogotano Juan Pablo Montoya, de 37 años, lleva seis años corriendo en la serie Nascar. / AFP
El piloto bogotano Juan Pablo Montoya, de 37 años, lleva seis años corriendo en la serie Nascar. / AFP

“No hay un propietario de equipo en el mundo que no quiera tenerlo a él en su auto, a cualquier nivel, en cualquier campeonato. ¡Este es el tipo que uno quiere!”. Esas fueron las palabras con las que Chip Ganassi presentó a Juan Pablo Montoya ante la prensa de Nascar en Chicagoland Speedway el 9 de julio de 2006.

Poco más de siete años después, Montoya y Ganassi suman 17 triunfos juntos. Diez de esas victorias llegaron en Cart, una en las 500 millas de Indianápolis, todas antes de que Montoya se fuera a la Fórmula Uno. En su regreso con Ganassi, seis años después, sumó un primer triunfo en las 24 Horas de Daytona, algo que repetiría en dos ocasiones más, la más reciente este año. Luego obtuvo en ese 2007 su primer triunfo en Nascar en la serie Busch en ciudad de México y en esa misma temporada de estreno ganó por primera vez en Copa Sprint en Sonoma. Tuvo que esperar, sin embargo, otros tres años para ganar de nuevo en la categoría, en agosto de 2010, en Watkins Glen.

Montoya es el único piloto que le ha dado triunfos a Ganassi en todas las categorías en las que han participado juntos. Sin embargo, su asociación en Nascar no ha sido tan exitosa como ambos hubiesen querido y el colombiano de 37 años ya no “es el tipo” a quien quiere tener en su auto número 42, según se lo comunicó el lunes de la semana pasada. Aunque podrían seguir juntos con otro tipo de acuerdo, pues Ganassi tiene autos en IndyCar y la serie GrandAm Rolex y le ha manifestado el interés de seguir contando con él, es probable que el adiós sea definitivo.

En 2009 Ganassi tuvo por primera vez representación en el Chase, el playoff de la Copa Sprint, por cuenta de Montoya. Pero la curva de resultados del equipo, que iba en ascenso al final del tercer año del proyecto Nascar del colombiano, se hizo cada vez más plana e incluso ha descendido desde entonces. Se han visto destellos, y este año victorias que parecían en la mano, en Richmond y Dover, se escaparon por circunstancias propias de este tipo de carreras.

El futuro de Montoya es incierto y por primera vez desde que dejó la Fórmula Uno es un agente libre. En Nascar sus opciones son limitadas por ahora y tal vez no mejores que las que tenía con Ganassi, mientras que su horizonte puede ser más claro fuera de esta categoría, tal vez en IndyCar. De hecho, Michael Andretti, antiguo rival de Montoya en sus años en Cart, es dueño del equipo campeón y ya ha tenido un primer acercamiento con el colombiano. En Europa también podría tener opciones, aunque echó el ancla en Estados Unidos hace ya casi siete años.

El Espectador habló con Juan Pablo Montoya sobre su pasado y presente con Ganassi y sobre el siguiente movimiento en su carrera deportiva, pues aunque el retiro sea también una opción, no es algo que esté contemplando por ahora.

¿Cómo recibió la decisión de Chip Ganassi?

Es algo que ya sabíamos desde hace tiempo. Ellos tenían la opción de renovar mi contrato a principio de año y cuando no lo hicieron ya me había hecho a la idea de que no íbamos a estar acá en 2014. A pesar de eso he seguido enfocado en lo que tengo que hacer, en mi trabajo con el equipo en este momento. Ya que la noticia es pública, he podido ver mis opciones. La gente me pregunta qué voy a hacer ahora y lo ve en forma negativa, pero para mí es bueno en cierta forma, porque pienso que es necesario un cambio. Las cosas se han vuelto un poco monótonas y ha sido frustrante estar todas las semanas a la espera de qué va pasar, y cuando ya se vuelve algo constante no es bueno para mí, no es bueno para el equipo, ni para nadie.

¿Es el final del camino con Ganassi?

En este momento sí, pero estamos considerando todas las opciones para ver qué vamos a hacer. Hay oportunidades con él y hay opciones por fuera. Una de las cosas que me enseñó esta experiencia es que uno tiene que estar en un buen carro. Yo tomé un riesgo al venir a manejar para Chip sabiendo que no era un equipo ganador en Nascar, aunque fuera muy ganador en IndyCar y en GrandAm. Las intenciones de mejorar y llegar a ganar estuvieron siempre, logramos carreras y todo, pero no llegamos al nivel que teníamos que llegar como equipo.

¿Por qué cree que no lo lograron?

El equipo no es tan grande como tiene que ser comparado a otros en Nascar, y eso hace que sea un poquito complicado. Hubo cambios de personal, muchas cosas que tampoco ayudaron y que el equipo no hizo a propósito para perjudicarme, sino intentando mejorar. Pero eso ya es irrelevante y no cambia nada. El resultado es el mismo, es donde estamos y todavía tengo por delante 13 carreras con ellos. Pienso que va a ser bastante divertido, las vamos a disfrutar mucho y al tiempo decidiré qué voy a hacer en el futuro.

¿Ve estos años con Ganassi en Nascar como una decepción?

No, para nada. Han sido siete años en los que he aprendido mucho. Créalo o no, ahora soy mejor piloto. Hoy soy igual o más rápido que antes, pero creo que soy mejor tomando decisiones en carrera. Creo que la experiencia ha sido muy buena.

¿Cómo está la relación con Chip tras la decisión?

Bien, la verdad con Chip hemos sido amigos y es algo que hemos mantenido siempre. Cuando corrí para él en la Cart la relación no era muy buena, realmente era mala. Hoy en día es mucho mejor.

¿Y con el resto del equipo, las personas con las que trabaja cada fin de semana?

No es la primera vez que eso pasa, ni acá ni en ninguna parte. Esas son las carreras y la verdad es que tengo una gran amistad con la mayoría de ellos; en general, con toda la gente en este equipo. Hay gente que está triste, otra está más contenta, pero también algunos en el equipo me habían dicho que era mejor para mí buscar otra cosa antes de que esto pasara. Estoy tranquilo.

Usted llegó a Nascar por Ganassi. Tal vez no habría dado ese paso de otra forma. ¿Ve futuro en Nascar fuera del Earnhardt Ganassi Racing?

La verdad, no sé todavía. Lo único que tengo claro es que quiero estar en un carro para ganar.

Desde que está como agente libre, ¿ha sonado el teléfono?

Hemos hecho un par de llamadas para mirar las cosas que me interesa hacer. Vamos a ver.

Si no es en Nascar, ¿en qué categoría pueden estar sus posibilidades?

Las opciones están en un carro ganador. Donde sea.

@diegofmejia