Comienza la final de la NBA

Kevin Durant, por el trono de LeBron en la final de la NBA

Los Cavaliers de Cleveland enfrentan este jueves a los Warriors de Golden State, desde las 7:30 p.m., por Espn.

Kevin Durant espera ganar su primer título de la NBA con los Warriors. / AFP

El duelo entre los aleros LeBron James y Kevin Durant acapara las miradas en la gran final de la NBA, la liga de baloncesto de Estados Unidos, que comienza hoy (7:30 p.m., por Espn) entre los Cavaliers de Cleveland y los Warriors de Golden State.

En su séptima aparición consecutiva en las finales y octava como profesional, LeBron parece seguir en el trono del deporte de la pelota naranja. En los playoffs ha sido clave para que su equipo tenga una marca de 12 victorias y una sola derrota, pero además superó al legendario Michael Jordan como el máximo anotador en la historia de la fase final.

Sin embargo, ahora tendrá en frente al equipo más dominante de las tres últimas temporadas, reforzado este año nada menos que por Kevin Durant, quien a sus 28 años parece estar en el mejor momento de su carrera.

Aunque no tiene todavía el palmarés de James, posee un gran talento y lo quiere confirmar con su primer anillo de campeón de la NBA en las segundas finales que disputa, pues las jugó con los Thunder de Oklahoma City, precisamente contra los Heat de Miami que comandaba LeBron en 2012.

Durant es un jugador único. Aunque mide 2,07 metros y pesa 105 kilogramos, es rápido y extrañamente habilidoso. Dribla bien con las dos manos y tiene mucha precisión en los lanzamientos desde el perímetro. Bajo los aros es letal en ambos costados e incluso puede armar al equipo cuando es necesario.

Líder anotador durante varias temporadas, es sin duda uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

Sus detractores, sin embargo, le critican la falta de corazón en las instancias definitivas. Más allá de eso, lo acusan de no ser capaz de llevar a los Thunder a ganar el título, como generalmente lo hacen los grandes campeones, tipo James, quien construyó a su alrededor una franquicia exitosa, primero en Miami y luego en Cleveland.

De todas maneras, Kevin no duda que hizo el movimiento correcto al dejar a los Thunder y fichar como agente libre con los Warriors, el mejor equipo de la actualidad en la NBA.

“Sabía a dónde llegaba y los objetivos que me podía marcar aquí. El primero, como es lógico, era estar en la lucha por el título de liga y es lo que ya he conseguido”, declaró Durant, quien sabe que de aquí en adelante las cosas serán a otro precio.

En 2015, los Warriors le ganaron el título a los Cavaliers por 4 a 2, con un inmenso Andre Iguodala y los siempre estelares Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green.

Los Cavaliers tomaron revancha el año pasado, cuando se impusieron 4-3, después de ir perdiendo 3-1, con un magnífico James, bien apoyado por su socio Kyrie Irving.

Esta temporada ambos quintetos se repartieron los triunfos, uno por bando, en sus enfrentamientos.

Los Warriors tuvieron de nuevo la mejor marca de la liga, con 67 triunfos al concluir la competición regular de la temporada, incluida la racha de 27-1 en los últimos 28 partidos. Ahora están invictos 12-0 en los playoffs, que ya es marca histórica.

Eso, sin embargo, no es garantía de éxito ante unos Cavaliers que saben jugar finales y que, sobre todo, tienen al “King” James, el mejor jugador de la actualidad, ese al que Durant y Curry esperan destronar de una vez por todas.