Debut y victoria de José Quintana con los Cachorros

El lanzador colombiano estuvo intratable en su primer partido con la novena de Chicago. Su equipo venció 8-0 a los Orioles de Baltimore.

Jose Quintana en su primer partido como miembro de los Cachorros de Chicago. AFP

Un cambio de equipo y un nuevo comienzo. Borrón y cuenta nueva. Así tomó José Quintana su cambio a los Cachorros de Chicago. Los objetivos son otros y la ilusión de lanzar en postemporada hacen que sus ojos ardan de un deseo incontrolable que se convierte en enfoque. Así se vio al zurdo de Arjona en su primera apertura con los Cachorros. Intratable. Lanzó siete entradas en las que apenas permitió que la ofensiva de los Orioles de Baltimore respirara. Les permitió tres imparables. Todos los bateadores se vieron tan confundidos que en 12 ocasiones fueron ponchados por el colombiano. Muchos lo miraron y no encontraban la fórmula para descifrar sus lanzamientos. Al final la victoria de su equipo fue de 8-0.

José Quintana subió al montículo del estadio Camden Yards de Baltimore como si hubiera pertenecido toda su vida a la organización de Chicago. Su entendimiento con el receptor Wilson Contreras fue magnifico. Y se notó de inmediato en su mecánica y en los lanzamientos. Fue tan dominante, que ninguno de los primeros nueve bateadores que enfrentó lograron conectarle imparable y cinco de ellos se fueron ponchados. En ese primer tercio del partido la victoria empezó a nivelarse a favor de los Cachorros gracias al poderío de su ofensiva, que en la segunda entrada de la mano de Ian Happ, Jason Heyward y Ben Zobrist anotaron cuatro carreras.

El colombiano mantuvo el fuego en sus ojos. Y aunque Adam Jones le conectó doblete abriendo la cuarta entrada, logró sacar el inning sin mayores inconvenientes. Apretó el brazo y ponchó a Jonathan Schoop y a Mark Trumbo. Ese fue un golpe al mentón en las ilusiones ofensivas de Baltimore. Jones se quedó esperando ser remolcado en tercera. Viendo a 90 pies del plato como sus compañeros caían en la batalla de los lanzamientos frente al pitcher zurdo y se retiraban al dogout con el bate en el hombro y con la vista clavada en el suelo.

También le conectaron imparables a Quintana Wellington Castillo en la quinta entrada y Schoop en la séptima entrada. Ese intento de ataque de los Orioles el lanzador lo frenó en ambas oportunidades con una recta de dos costuras que obligó a los bateadores a batear un rodado. El más notorio en la séptima entrada debido a que terminó con una doble matanza para finalizar el inning. Con ese pitcheo, José Quintana acabó su primera presentación con los Cachorros y logró demostrar que vale lo que el equipo pagó por él para reforzarse y pelear por el título de la Serie Mundial.

A la presentación notable del zurdo se suma que en la novena de Chicago tendrá el apoyo ofensivo que no tuvo con los Medias Blancas para lograr un mayor número de victorias. Desde 2012 lidera las Grandes Ligas en partidos sin decisión con 65. Este domingo logró su primer triunfo y cerró con barrida el paso de los Cachorros por Baltimore. Su próxima salida podría ser el próximo sábado cuando los Cardenales visiten Wrigley Field. Será el debut de Quintana en Chicaco como miembro de los Cachorros.