Los grandes del 2017 en la Liga Americana

Los Indios están llamados, por lo menos, a repetir en su zona, pero la proyección de las novenas, convierten a más de una con opciones para ganar la corona del circuito.

Los Indios de Cleveland, actuales de campeones de la Liga Americana. AFP

Déjense de cuentos: en la Liga Americana ni siquiera los Indios de Cleveland, los actuales campeones, son favoritos para conquistar nuevamente el trofeo del circuito, y por lo tanto, tampoco para llegar por segunda vez consecutiva a la disputa de la Serie Mundial.

Todo se aprecia por los movimientos que se han dado en casi todos los clubes, y en los que no se presentaron cambios fundamentales, tampoco hubo disminución en las características competitivas de cada una de ellas. Con excepción de los Rayas de Tampa, de los Mellizos de Minnesota y de los Atléticos de Oakland, la otra docena de divisas pueden convertirse, en un abrir y cerrar de ojos, en grandes rivales para cada zona y para la liga.

Mirando por encima de lo que ocurrió en los campos de entrenamientos, cuyos resultados a veces ofrecen una perspectiva clara y de buenos cimientos, hay que decir que tanto los Angelinos de California, en el sector Oeste; como los Yanquis de Nueva York, en la zona Este, están llamados a dar más de una sorpresa, si lo que mostraron en la época primaveral se convierte en realidad a la hora de la temporada regular.

Digamos igualmente que los Astros de Houston que vuelven a ocupar puesto de privilegio entre las novenas con muchas opciones, los Medias Rojas de Boston, los Vigilantes de Texas y los Orioles de Baltimore, cuentan con los elementos de juego suficientes como para dar golpes a diestra y siniestra, sin que para nadie pueda ser una sorpresa que cualquiera de ellas lleguen al Clásico de Otoño.

En el Este

Dicen los que saben, que los Medias Rojas lo tienen todo para figurar en el grupo de rivales dentro de la liga, a pesar de que seguramente David ‘’Big Papi’’ Ortiz le puede hacer mucha falta, cuya posición de bateador designado será ocupada por el dominicano Hanley Ramírez, un pelotero cuya dosis de confianza puede retribuirla ante el club y sus seguidores, destacándose en los momentos cruciales de los encuentros más complicados de la jornada regular.

Desde luego que con el trío de lanzadores zurdos con que cuentan, David Price, Chris Sale, el recientemente adquirido de los Medias Blancas de Chicago, y el venezolano Eduardo Rodríguez, los ‘’patirrojos’’ saben que cuentan con una nómina respetable desde la loma, donde además figuran Rick Porcello, el ganador del Cy Young del pasado año y Steven Wright, por lo que la respuesta sobre el campo de juego debe ser contundente de principio a fin, si todo sale como se observa con la nómina, en donde el también venezolano Pablo ‘’Panda’’ Sandoval y Mitch Moreland, deben apoyar la tarea del resto de los titulares, que es lo que espera su capataz John Farrell.

Y luego, otra vez aparecen los Azulejos de Toronto, porque si bien ya no contarán con el dominicano y fuerte toletero Edwin Encarnación, ahora suman al cubano Kendrys Morales, bateador con ambas manos, que puede ser designado o defensor del primer cojín, y con su repertorio desde el montículo con el mexicano Marco Estrada, el zurdo dominicano Francisco Liriano, Marcus Stroman, J.A. Happ y Aaron Sánchez, por lo que su estratega John Gibbons puede volver a asomarse en la contienda de los grandes. Pero ¿será verdad tanta belleza?

Los Orioles de Baltimore están sobre el tapete para ser ‘’huesos duros de roer’’, porque el dominicano Manny Machado, Chris Davis, Mark Trumbo, Trey Mancini y Adam Jones, pueden ser la diferencia a la ofensiva frente a sus rivales, y si la rotación encabezada por Chris Tillman, siguiendo con Kevin Gausman, Dylan Bundy, Wade Miley y el dominicano Ubaldo Jiménez, muestra la solidez que refleja sobre la nómina, Buck Showalter como estratega, debe sentirse tranquilo por el momento.

Bueno, y los Yanquis de Nueva York, la novena que sorprendió a todo el mundo durante la etapa de los entrenamientos primaverales, al ocupar el primer lugar en juegos ganados y perdidos, contando con sangre juvenil en buena parte de la plantilla pero con la combinación de veteranos tanto en el campo de juego como desde la loma de los sustos.

El técnico Joe Girardi sabe que tiene que lidiar con paciencia y buen tacto al grupo de jóvenes que encabeza el formidable receptor dominicano Gary Sánchez, Greg Bird, Aaron Judge y Aaron Hicks, las nuevas caras del club, con el apoyo de hombres como Matt Holliday, Gary Carter, nuevos con el uniforme; Brett Garner, Jacoby Ellsbury, Didi Gregorius, Chase Headley, entre otros, pero contando con los experimentados lanzadores, el japonés  Masahiro Tanaka, los dominicanos Michael Pineda y Luis Severino, el zurdo C.C. Sabathia y un quinto brazo que está por decidirse en las próximas horas.

Finalmente los Rayas de Tampa que muestran muy poco pero que sus lanzadores pueden hacer la diferencia, por lo menos, para salir del frío sótano del grupo, por lo que Kevin Cash, su capitán, sabe que dependerá del accionar de sólidos serpentineros Chris Archer, Jake Odorizzi, Alex Cobb, Blake Snell y Matt Andriese, para que les cambie el panorama este año.

En la Central

Claro, los Indios del capataz Terry Francona, saltan al primer lugar del favoritismo para ganar la división Central y entrar a la postemporada, porque un club con los dominicanos Francisco Lindor, José Ramírez, Carlos Santana y el recién adquirido Edwin Encarnación, además de Michael Brandley, Jason Kipnis, Lonnie Chisenhall y Tyler Naquin, con la fortaleza desde la loma de Corey Kluber, el venezolano Carlos Carrasco, el dominicano Danny Salazar, Tim Bauer y Josh Tomlin, todo puede suceder.

Desde luego que la tribu tendrá en los Tigres de Detroit y los Reales de Kansas City a sus dos más serios rivales, a menos que los Medias Blancas de Chicago con un ritmo diferente a las dos últimas campañas, cambie bastante sus actuaciones sobre los diamantes.

Serán los Tigres de Brad Ausmus los encargados de darles ‘’dolor de cabeza’’ a los Indios, con su potencial ofensivo que encabezan los venezolanos Miguel Cabrera y Víctor Martínez, con Justin Upton, J.D. Martínez, Ian Kinsler, y la rotación de Justin Verlander, Michael Fulmer, Jordan Zimmerman, Daniel Norris y Matt Boyd, pretensiones que no son nada descabelladas si los ‘’felinos’’ logran mantenerse en la nómina de juego.

Otro tanto se puede decir de los Reales, que de la mano de Ned Yost, tienen con qué dar lucha de principio a fin, si los venezolanos Alcides Escobar y Salvador Pérez, con el dominicano Raul Mondesí y el brasileño Paulo Orlando, Mike Moustakas, Eric Hosmer, Lorenzo Caín y Alex Gordon mantienen ‘’calientes’’ sus bates, para apoyar la tarea de la rotación con Danny Duffy, Ian Kennedy, Jason Hammel, Jason Vargas y Travis Wood.

Los Medias Blancas, ahora de la mano del técnico mexicano Rick Rentería, han movido pocas fichas, contando con el cubano José Abreu, los dominicanos Melky Cabrera y Leury García, el venezolano Avisail García, Todd Frazier, Tyler Saladino y Tim Anderson, quienes tienen que ingeniarse  para sacar adelante los tableros de juego, ante el trabajo serpentinero del zurdo colombiano José Quintana, del mexicano Miguel González, Derek Holland y James Shields, y de un quinto abridor que será definido en las próximas horas.

Por último, los Mellizos de Minnesota no tienen de momento boletos a su favor, aun cuando su estratega, el inmortal Paul Molitor, está diseñando una novena que tenga buena capacidad para los años venideros, aun cuando cuenta con peloteros como los dominicanos Miguel Sanó y Danny Santana, el alemán Max Kepler, Joe Mauer, Brian Dozier y Byron Buxton, entre otros, para respaldar la labor de los dominicanos Ervin Santana y Adalberto Mejía, Héctor Santiago, Kyle Gibson y Phil Hughes desde la loma de los sustos.

Y en el Oeste

Para los que piensan que los Vigilantes de Texas deben estar nuevamente en la postemporada, ganando la división Oeste, les tenemos que decir que los Angelinos de California y, nuevamente, los Astros de Houston, pueden desequilibrar la balanza a la hora de la verdad, sin que se pueda dejar en el cuarto de San Alejo a los Marineros de Seattle que pueden ser complicados, mientras que los Atléticos de Oakland hay que tenerlos en cuenta para el futuro.

Ciertamente son los Vigilantes los favoritos, porque con los dominicanos Adrián Beltré, Nomar Mazara y Carlos Gómez, con los venezolanos Elvis Andrus y Rougned Odor, y Mike Napoli, Jonathan Lucroy, Jurickson Profar y el coreano Shi-Soo Choo, el capataz Jeff Bannister confía en que su rotación, con Cole Hamels, el japonés Yu Darvish, el zurdo venezolano Martín Pérez, A.J Griffin y Mike Hauschild, este año puedan ofrecer algo más que la postemporada para la divisa.

Los Astros bajo la conducción de A.J. Hinch, toman otra vez muchos boletos a ganador, esperando que el comportamiento de la novena crezca hasta poder llegar, por lo menos, a la postemporada, aun cuando su cuerpo de lanzadores no es lo más notorio que se pueda decir. Con la tropa con que cuenta, los boricuas Carlos Correa y Carlos Beltrán, el venezolano José Altuve, el cubano Yulieski Gurriel, el japonés Norichica Aoki, y la llegada del receptor Brian McCann para alternarse con Evan Gattis, el club debe responder con el madero al hombro, y entonces todo dependerá de su rotación, con  Dallas Keuchel, Lance Cullers Jr., Charlie Morton, Joe Musgrove y Mike Fiers.

Mientras tanto, los Angelinos de Mike Scioscia, quieren volver a ser la novena de más victorias que derrotas en su sector, porque contando con hombres de la talla de Mike Trout, Ben Revere, Cameron Maybin, Cole Kalhoun, el curazaleño Andrelton Simmons, los dominicanos Alberts Pujols y Luis Valbuena, el cubano Yunel Escobar, el venezolano Luis Valbuena, y su cuerpo de lanzadores abridores, con Matt Shoemaker, Tyler Skaggs, Garret Richards, Jesse Chávez y Ricky Nolasco, cosas buenas deben presentarse,

Scott Servais, por su lado, el timonel de los Marineros, tiene entre manos un puñado de peloteros que si rindieran dentro de lo normal, otro gallo cantaría para la divisa, porque con los dominicanos Robinson Cano y Nelson Cruz, los cubanos Guillermo Heredia y Leonys Martin, el veterano receptor panameño Carlos Ruiz, además de Kyle Seager, Jean Segura, Danny Valencia, Jarrod Dyson y Mike Zunino, y un cuerpo de lanzadores con el rey venezolano Felix Hernández, el japonés Hisashi Iwakuma, James Paxton, Drew Smyly y el mexicano Yovany Gallardo, el panorama no debe ser de incertidumbre sino de realidades que, a la hora de la verdad, no han producido lo suficiente para ganar el banderín del sector.

Para dejar el análisis del grupo, los Atléticos que no han levantando cabeza en las últimas campañas, parece ser que en ésta tampoco se presentan con buenos augurios, y definitivamente, Bob Melvin, el estratega de la novena, tendrá que resignarse a seguir trabajando para el futuro, a pesar de contar con una aceptable rotación, con Sonny Gray, Kendall Graveman, Sean Manae, Jharel Cotton y Andrew Triggs, sin dejar de citar a Rajar Davis, al cubano Yonder Alonso, Jed Lowrie, Marcus Semien y Steve Voght, todos ellos con valía en el panorama general de la Gran Carpa.

Por todo ello, y siendo más que arriesgados, digamos que los Medias Rojas de Boston, los Yanquis de Nueva York, los Indios de Cleveland, los Vigilantes de Texas, los Astros de Houston y los Orioles de Baltimore podrían obtener los boletos para ir a la postemporada de este año por la Liga Americana. Hay muchos riesgos con estas novenas, pero hay que asumirlas, no hay de otra…