Un Juego de Futuras Estrellas con sabor colombiano

Edgar Rentería fue el manager de Resto del Mundo, equipo que perdió 7-6 frente a los jóvenes prospectos de Estados Unidos.

Luis Felipe Urueta, Edgar Rentería y Luis Sierra, los colombianos en el dogout del equipo Resto del Mundo. @LuiSierraC7

El Juego de Futuras Estrellas marca el inicio de la semana de estrellas en las Grandes Ligas. Es un partido en el que se enfrentan los mejores jóvenes de Estados Unidos contra los mejores de Resto del Mundo. Y para Colombia este encuentro tenía un ingrediente especial. Edgar Rentería, el niño de Barranquilla, fue nombrado como manager del resto del mundo y junto a él estuvieron Luis Felipe Urueta -manager de Colombia en el Clásico Mundial de Béisbol- y Luis Sierra, coach de banca de los Medias Blancas de Chicago. Su equipo perdió 7-6, pero dejó todo dentro del terreno de juego en un apasionante partido.   

“Tenemos la oportunidad de mostrarle al mundo cómo jugamos los latinos. Diviértanse y jueguen duro, es lo más importante”, con esas palabras Edgar Rentería animó a las jóvenes estrellas que representaban al resto del mundo en Miami. La idea principal era buscar repetir la victoria que había logrado esta novena el año pasado en San Diego. Pero no fue una tarea fácil. Estados Unidos sacó la casta y de la mano del prospecto de los Rays Brent Honeywell fijó el ritmo con par de entradas en blanco para arrancar el partido.

A Honeywell lo siguieron Michael Kpech (Medias Blancas) y Beau Burrows (Tigres), quienes también silenciaron los bates del equipo de Resto del Mundo. Y todo parecía le salía a pedir de boca a los estadounidenses puesto que su ofensiva estaba prendida. En las primeras cuatro entradas anotaron siete carreras, lo que parecía iba a terminar en paliza.

Pero como bien lo dijo Rentería en la charla con sus jugadores previo al encuentro, “es la oportunidad de mostrar cómo jugamos los latinos”, lo peloteros respondieron. Nunca se entregaron. Jugaron duro y buscaron la forma de igualar el partido. Armaron un regreso que parecía apoteósico. Siempre liderados por la estrella de los Azulejos de Toronto, Vladimir Guerrero jr. Él se encargó de despertar los bates a partir de la quinta entrada y fueron apareciendo las carreras a cuenta gotas.

En la novena entrada, el Mundo llegó con desventaja de tres carreras. Perdía 7-4. Y con dos outs en la pizarra y un corredor en base llegaron dos imparables consecutivos que recortó la ventaja a una carrera. Sin embargo, no fue suficiente para igualar el marcador. El cerrador A.J. Puk apretó el brazo y frenó la amenaza para sellar la victoria del equipo estadounidense. En este encuentro vieron acción los colombiano Tayron Guerrero y Luis Escobar, no permitieron imparables.