Apasionante final del Giro

Los colombianos Rigoberto Urán y Carlos Betancur, en busca del título.

Por primera vez en la historia, y a sólo cuatro etapas del final del Giro de Italia, dos colombianos tienen la opción de conseguir un lugar en el podio y quizás de disputarle la malla rosa al italiano Vincenzo Nibali, quien hasta el momento se ha mostrado como un líder muy firme.

En la etapa de ayer se vio claro que a esta altura de la carrera, con más de dos mil quinientos kilómetros en las piernas, los aspirantes al título no dan muestras de desfallecimiento. El corto pero duro ascenso de ayer permitió ver en excelente condición a Nibali, Evans y Urán, pero en forma especial a Carlos Betancur quien en los metros finales del ascenso se marchó sin problema alguno y así mismo realizó un formidable descenso. Y para ganar este Giro, con tres durísimas etapas por delante, hay que subir y bajar como los dioses.

Tras la etapa llana de hoy, de 203 kilómetros, que termina en Vicenza se vendrán tres jornadas de espanto, hechas a la medida de los escaladores puros: mañana una cronoescalada de 19.2 kilómetros, el viernes una etapa corta de 138 kilómetros con tres superpremios de primera categoría, el Gavia, el Stelvio y la llegada en Ponte di Legno y el sábado una jornada de 203 kilómetros en la que los últimos 138 serán un serrucho, con tres pasos de segunda categoría y dos primera, con llegada en Las Tres Cimas de Lavaredo donde ya el ciclismo colombiano plantó su bandera con un triunfo inolvidable de Luis Herrera.

La etapa contra el cronómetro de mañana nos puede dar la clave de lo que puede ocurrir en el desenlace de la prueba: son 19,6 kilómetros en los que se escalará desde los 190 metros hasta los 1.201 con nueve kilómetros iniciales al 6.6 %, luego un terreno de sube y baja para terminar con los últimos 6 kilómetros al 6.6 % con rampas del 8 % en los 600 metros finales. Aunque no se trata de una subida muy complicada el gran favorito para la victoria es el colombiano Carlos Betancur, del equipo francés AG2R, quien sin duda alguna se ha mostrado en los últimos ascensos como el mejor escalador y quien querrá meterse entre los mejores ya que del tercer lugar únicamente lo separan dos minutos y medio.

El tiempo que se gane o se pierda en la cronoescalada tendrá un valor inmenso pues le permitirá ver a cada uno de los aspirantes al título cómo se encuentra y cómo están de restos sus rivales, para atacarlos o para buscar estrategias de defensa en las dos fracciones siguientes.

Quien mire el perfil de las etapas del viernes y el sábado puede pensar que cualquiera de los tres primeros puede ganar el Giro y los colombianos así mismo tenemos el derecho de opinar que Carlos Betancur tiene buena opción. Hay subidas para intentar una epopeya y serán esas majestuosas cumbres alpinas las que verán una lucha muy emotiva en un Giro que cada año es más atrayente.

Nibali y los corredores del Astana tratarán de llevar la carrera controlada hasta el último ascenso pero seguramente sus rivales atacarán en las primeras escaladas y si cualquiera de los favoritos llega a perder la rueda la batalla será frontal desde ese momento.

Lo que en verdad va a ser definitivo en este apasionante final de la prueba italiana será el clima porque si se llegan la lluvia y la nieve pueden ser cancelados o recortados algunos ascensos y así mismo el mal tiempo va a jugar en contra de los colombianos que nunca van a adaptarse al frío como los europeos. En la única etapa en la que Nibali le sacó tiempo a Urán fue justamente en una jornada tenebrosa por las bajas temperaturas.

Los aficionados colombianos, que tanto hemos soñado con victorias en las grandes pruebas del ciclismo mundial, seguiremos con emoción esta batalla épica en la que de nuevo nuestros escarabajos están en la pelea. Los corredores que tenemos “prestados” en escuadras europeas están buscando el título mientras que los muchachos del equipo nacional, que guapean en esta primera experiencia en la prueba, han superado con creces lo que se esperaba de ellos ya que han luchado y han sido protagonistas en todas las etapas de montaña.