Publicidad
Ciclismo 18 Ene 2013 - 9:30 pm

Dice el médico

Carlos Osorio: "No todos los que se dopan, ganan"

En 1980, Carlos Alberto Osorio alternaba sus funciones de médico entre el fútbol (con el Varta Caldas, hoy Once Caldas) y el ciclismo (con el equipo Café de Colombia).

Por: Redacción Deportiva
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/ciclismo/articulo-397466-carlos-osorio-no-todos-los-se-dopan-ganan
    http://tinyurl.com/a3z95hl
  • 0
El equipo Café de Colombia en el que trabajó Osorio (der.) en los años 80.

Ese mismo año, representando a la Federación Colombiana de Ciclismo, tuvo su primer contacto con el mundo del dopaje, porque fue designado para hacer las pruebas de la Vuelta a Colombia: el primero y el segundo de cada etapa, el líder de la competencia y dos más por sorteo entraban a la toma de muestras. No encontró nunca un positivo —dice él—, ni tampoco sus dirigidos en ninguna competencia: ni en su primer Tour de Francia, en 1983, ni en el Tour del 85, cuando Lucho Herrera, con una ceja rota que Osorio después cosió, ganó la etapa 14.

Osorio, actual médico de Once Caldas (decidió dedicarse de lleno a este club en 1992), no vio la entrevista de Lance Armstrong el jueves en la noche, pero no dudó en contradecirlo en las acusaciones que indican que casi todos los ciclistas se dopan.

“Es muy aventurado decir eso. No se puede echar a todos en una misma pecera. Tampoco se puede estigmatizar al ciclismo como el único deporte en el que se dopan. Sabemos que es una disciplina muy exigente, por eso le dicen el ‘deporte rey de la fatiga’, pero no podemos desconocer que salen positivos en tenis, baloncesto, fútbol, en fin. Por eso, me parece que es arriesgado decirlo. Además, no todo el que gana se dopa, ni todos los que se dopan, ganan”, dice el médico, que por estos días afronta la pretemporada del Once Caldas en Chinchiná.

El médico recuerda la exigencia de su primer Tour de Francia y el subdesarrollo del equipo de nueve corredores que entonces dirigía Rubén Darío Gómez: “En una etapa que terminaba en Burdeos, nos tocó subir a los ciclistas colgados de nuestros hombros a las habitaciones, porque no estaban acostumbrados a correr más de 300 kilómetros en un día. Y veía uno enteros a corredores de otros países porque ya contaban con tecnología para ayudarse y conseguir resultados”. Sus respuestas sobre el tema fueron de frases abiertas, cortas y cortantes, como quien no quisiera hablar del tema: “No hay una certeza con respecto a lo que se dice. Y hay una cosa que aprendí de mi mamá con la novena de aguinaldos: ‘La prudencia que hace verdaderos sabios’. Y puede ser que por eso muchos no quieran hablar. Lo que sí sostengo es que no se debe globalizar, porque cada hecho es aislado”.

  • 1
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio