Comienza un nuevo reto para Nairo Quintana

El boyacense es octavo en la general a 5.18 de Chris Froome.

Foto: EFE
Foto: EFE

Nairo Quintana del equipo Movistar espera al Mont Ventoux tanto como el Mont Ventoux espera al menudo ciclista de Boyacá, que a sus 23 años está siendo una de las sensaciones del Tour de Francia.

Bajo las elevadas temperaturas que se esperan para mañana en la montaña, en un domingo de fiesta nacional en Francia, el colombiano no quiere faltar a la cita.

"este domingo esperamos recuperar algo de tiempo", afirmó el corredor del Movistar. "Ahora soy yo el líder del equipo y esperamos darle una alegría", aseguró el colombiano, quien logró mantener sus menos de 60 kilos en el grupo del líder.

Tras la debacle del español Alejandro Valverde (Movistar) "un nuevo Tour ha comenzado" y "si la primera parte lo hicimos bien, ahora también podemos hacerlo", sostiene el de Boyacá.

El colombiano no rehúye la presión, se siente la punta de lanza del equipo que, hasta el desastre de Saint-Amand-Montrond, había demostrado ser el más fuerte del pelotón.

"Es una cima perfecta para Nairo Quintana, lo tiene todo para ganar y, tal y como están las cosas, no veo que ningún equipo pueda impedírselo", afirma Jean-François Bernard, que en 1987 se impuso en una contrarreloj disputada en el "monte pelado".

Al colombiano le encantaría sumar su nombre a la lista de leyendas que la inscribieron en el mítico Ventoux: Luison Bobet, Charly Gaul, Raymond Poulidor, Eddy Merckx o Marco Pantani.

"El Ventoux colocará a cada uno en su sitio", advierte el ciclista, que tiene a la cumbre como termómetro para saber cual son sus verdaderas posibilidades.

Si sale cara, Quintana atraerá todavía más focos en lo que queda de Tour, una barbaridad, todos los Alpes, con otros dos finales en alto, uno de ellos en el Alpe d'Huez.

Si sale cruz, el ciclista siempre podrá refugiarse en su juventud. Quintana descubre una carrera acostumbrada a comerse a ciclistas que venían a comerse al Tour. Una advertencia que no dejan de hacer desde el equipo Movistar, temerosos de crear demasiadas expectativas sobre un ciclista que nadie sabe como responderá a la presión.

"No le podemos poner más presión de la que él quiera. Está andando muy bien y demostrando que es uno de los mejores escaladores, pero es su primer Tour y todavía es muy joven. Iremos viendo porque la carrera tendremos que plantearla de otra manera y a este Tour aún le queda mucha dureza", asegura su director, José Luis Arrieta.

El propio Nairo se guarda bajo la manga la carta de la prudencia. "El cansancio empieza a sentirse, mañana veré dónde estoy realmente", dice el colombiano.

La cita está tomada. El Ventoux espera al un ciclista que ya no duda en considerarse "el presente y el futuro del ciclismo colombiano".