“Perdí más tiempo de lo esperado”: Nairo Quintana

La del martes no fue una buena etapa a cronómetro para el ciclista colombiano. Aunque cedió el liderato y quedó a más de dos minutos de Tom Dumoulin, el boyacense confía en recuperar la cima de la clasificación en la montaña.

Nairo Quintana terminó en el puesto 23 de la contrarreloj de ayer en el Giro de Italia y le cedió el liderato al holandés Tom Dumoulin. / AFP

¿Fue muy mala la crono de Nairo Quintana o demasiado buena la del holandés Tom Dumoulin?

En realidad el colombiano no colmó las expectativas en la décima etapa del Giro de Italia, sobre 39,8 kilómetros, y el europeo literalmente voló, para arrebatarle el liderato y sacarle además dos minutos y 23 segundos en la clasificación general. (Vea nuestro especial del Giro del Centenario)

Con respecto a los demás rivales por el título general, Nairo se defendió bien y logró mantenerse por encima de ellos en la general. Un alivio pensando en que no será el Movistar el único equipo que deberá atacar al nuevo líder en la alta montaña.

“He perdido más tiempo de lo esperado. Sin embargo, las sensaciones han sido buenas. Hubo mucho viento en el recorrido y eso jugó en mi contra. Sabía que Dumoulin podía hacer una buena contrarreloj, que es su especialidad”, admitió el boyacense al final de la jornada, en la que los otros beneficiados fueron el británico Geraint Thomas y el luxemburgués Bob Jungels, segundo y tercero, respectivamente.

“Dumoulin está demostrando una gran forma también en la subida y seguramente sea el rival principal a partir de ahora. Vincenzo Nibali también ha demostrado que está bien y las fuerzas están muy parejas con la mayoría de los rivales. No debemos perder de vista a nadie”, aseguró Quintana, quien tenía pronosticado perder como máximo dos minutos con el ganador de la fracción.

“Hay que esperar y ver, seguir implementando nuestra estrategia y recuperar tiempo en los próximos días para intentar asaltar esa camiseta rosa. Siempre es un trago amargo cederla, pero con el gran equipo que tengo y mi buena condición tengo esperanzas, sobre todo porque todavía queda mucha montaña por delante. No queda duda de que lo vamos a intentar”, agregó el líder del Movistar, quien si se toma como referencia la contrarreloj de ayer, debería llegar con una ventaja mínima de 2:08 a la crono final, de 29,3 kilómetros, en Milán, el próximo 28 de mayo.

Eso quiere decir que en las cinco etapas de alta montaña que faltan (la 14, 16, 18, 19 y 20) el colombiano necesita sacarle cerca de cuatro minutos y medio a Domoulin, una misión difícil pero no imposible.

Después del esfuerzo a cronómetro de ayer, la carrera tendrá un par de etapas de transición, unas propicias para las escapadas y otras en las que seguramente habrá llegada masiva y opción para el antioqueño Fernando Gaviria, quien aunque sufrió ayer una violenta caída, no tendrá inconvenientes para continuar en la prueba y seguir aspirando al título de la clasificación por puntos, en la que va primero.

El sábado volverá la montaña y con ella seguramente los ataques a Dumolin. La jornada termina con un premio de montaña de primera categoría en Biella.

El martes, después del tercer y último día de descanso, se realizará la etapa reina, con dos ascensos de primera categoría y uno especial, la Cima Coppi.

Jueves, viernes y sábado los escaladores se darán un banquete, con llegadas en premios de montaña en la meta o a pocos kilómetros de ella.

“Creo que la ventaja es buena, mayor de la que esperaba, pero Quintana es el mejor escalador. De acá en adelante puede suceder cualquier cosa, pero estoy satisfecho por vestirme de rosa y haber ganado la etapa”, confesó Dumoulin, quien advirtió que “la diferencia de menos de dos minutos entre el segundo y el octavo en la general significa que habrá mucha batalla por el podio y tendré que estar atento para no salir perjudicado”.