Entrevista con Carlos Betancur

“Tengo más ganas que nunca”, Carlos Betancur

Después de superar problemas físicos, el “Bananito” está de regreso con el equipo Movistar. Participa en la Vuelta a Suiza y quiere ir al Tour a ayudar a Nairo.

Betancur ganó la semana pasada en una de las pruebas de la Hammer Series, en Holanda. / Movistar Team

Definitivamente, Carlos El Bananito Betancur ha vuelto. El colombiano, que hace un par de semanas exhibió su clase en la primera jornada de las Hammer Series, en Holanda, y le dio el triunfo a su equipo, el Movistar, está listo para correr las pruebas más importantes del mundo y ayudar, como sea, a sus jefes de filas, Nairo Quintana y Alejandro Valverde.

Por ahora, toma ritmo en la Vuelta a Suiza. Tras las dos primeras etapas, está en el puesto 23 de la clasificación general, apenas a 20 segundos del líder, el local Stefan Kung, del equipo BMC.

Carlos ahora parece un hombre diferente al que incursionó hace casi cinco años en el pelotón internacional y que mostraba casi tanto talento como Nairo.

La principal razón es que se dio cuenta de que “el peso lo es casi todo”. Y por eso ha cuidado su cuerpo y confía en que a partir de ahora lleguen sus mejores resultados.

Nunca se ha ido del ciclismo, aunque tampoco ha podido ofrecer su mejor versión en las últimas temporadas, pues sus problemas físicos no le han permitido rendir al máximo nivel.

Quinto en el Giro de Italia 2015, tercero en la Flecha Valona y cuarto en la Lieja-Bastoña-Lieja, y vencedor de la París-Niza en 2014, su talento es indudable y ahora espera sacarlo a relucir.

Su reaparición, en las Hammer Series, fue muy buena. Volvió a celebrar.

Sí, sí, claro. Desde que arranqué el año pasado con Movistar empezamos a trabajar bastante bien. Esta temporada fue duro arrancar, normalmente me cuesta mucho. Cuando llegué a Europa planeamos un trabajo bastante exigente con el equipo y los preparadores físicos. Sabíamos que era bastante difícil, pero trabajamos, trabajamos y trabajamos. Entrené en altura y sabía que estaba bien por los tests que había hecho. Y cuando ganas, es todo mucho más bonito, se quita uno un peso de encima y el equipo lo agradece también.

¿Qué es lo que ha cambiado para ver ahora su mejor versión?

Desde que llegué aquí a Movistar, han sido muchas las cosas que han cambiado. Antes no era consciente de la importancia del peso. Iba a las carreras, incluso ganaba, y pensaba ‘el peso no es tan importante’. Y ahora me he dado cuenta de que el peso es tan importante, que lo es casi todo. Ahora estoy trabajando mucho, haciendo las cosas como debería ser, de una manera más profesional. Me doy mucha más cuenta de la importancia del peso. He tomado conciencia y eso es lo primero para poder mejorar el rendimiento sobre la bicicleta.

En su peso ideal, ¿hasta dónde cree que puede llegar?

He hablado con muchas personas y me dicen que los números que ven en mis tests los tienen muy pocos corredores. Yo tengo muchas ganas, tengo más ganas que nunca. Estoy disfrutando de la bicicleta y trabajando, y también moviendo vatios. ¿Hasta dónde puedo llegar?, no lo sé. Tengo muchas ilusiones de hacer las cosas muy bien, de trabajar y de disfrutar de este deporte como no lo he podido hacer antes porque no tenía esa disciplina de ahora.

¿Qué espera entonces en lo que falta del Tour de Suiza?

Con lo que pasó en la Hammer Series llegué a Suiza con una motivación, tremenda, un piñón de más. Me di cuenta de que el trabajo que estaba haciendo era muy bueno y que voy a llegar bien a las carreras. Y aunque ya lo pensaba antes, porque había trabajado muy duro, con esa actuación lo confirmé y me tomé mucha más confianza. Y si las cosas van a mal, pues a seguir por ese camino del trabajo duro y exigente, que es el único que hay.

¿Y cuál será su próximo calendario tras Suiza?

El equipo tiene muchas ganas de que haga la Vuelta a España con Alejandro Valverde, que lo ayude a disputar el título y a brillar. Para mí sería un honor. Para el Tour hay muchos compañeros que se han merecido estar ahí y se han ganado el puesto desde el inicio de la temporada, pero sin duda alguna me gustaría hacer el Tour de Francia, porque estoy bien física y anímicamente para ayudar. Estaré disponible y pendiente hasta último momento. Si no es así, prepararme bien para la Vuelta, para estar con Alejandro lo más adelante posible.

¿Qué puede decir de Alejandro Valverde?

Desde que llegué a este equipo, siempre ha sido un gran referente. Es una persona de la que se aprende mucho. Es un gran profesional. Ver cómo come, cómo se cuida, cómo hace las cosas, te deja siempre impresionado. Aparte de que es un corredor con muchas cualidades y talento, él lo acompaña con su profesionalismo, dedicación y cuidado. Hay que estar rodeado de personas así para mejorar cada día y triunfar. Él y Nairo son ejemplos que vale la pena seguir. Y de Imanol Erviti también he aprendido muchísimo. Es un gran corredor y una persona especial.

¿Y Eusebio Unzué?

Él es el jefe, pero también es un amigo cuando estás mal. Tiene una gran responsabilidad, que es liderar todo el proyecto del equipo, algo que no es fácil. Tiene muchas cosas en la cabeza y una tremenda responsabilidad. Aún así se fija hasta en los más mínimos detalles.

¿Qué objetivo tiene en la Vuelta a Suiza?

Estar ahí, entre los mejores. Medirme con los primeros y tratar de seguirles el ritmo. Ir tomando ritmo de carrera poco a poco y que el equipo vea mi interés y buen rendimiento.

¿Y a futuro, qué metas tiene?

Volver a mi mejor forma. Disfrutar mi trabajo, hacer cada carrera con ambición y rendir como espera el equipo que lo haga.

¿Qué balance hace de su paso por el equipo AG2R?

Me ayudó a consolidarme en Europa, a ganar carreras, a hacer un nombre. Hubo momentos buenos y malos, pero los recuerdos son la mayoría bonitos. Ahora estoy en el Movistar y espero cumplir con las expectativas del equipo.