Brasil se salva de la derrota en el último minuto ante Paraguay

Fred llegó desde el banco de suplentes para poner el 2-2 y evitar una 'debacle' para el pentacampeón del mundo.

Con anotaciones de Jadson y Fred, esta última en el minuto 89 de juego, Brasil evitó la caída ante una aguerrida Paraguay que logró dar vuelta al marcador en el segundo tiempo con anotaciones de sus goleadores Roque Santa Cruz y Nelson Haedo Valdez.

Los paraguayos fueron siempre más ambiciosos y pusieron a la 'canarinha' contra las cuerdas en este partido, correspondiente a la segunda jornada de la Copa América en el Grupo B.

La Albirroja frenó a Brasil con garra en la primera mitad y en la segunda impuso su carácter cuando el marcador se lo exigió.

Brasil, en cambio, mostró una cara aún más gris que en el día de su debut. Fue muy lento y careció de profundidad. Neymar y Pato no consiguieron superar a sus marcadores y Daniel Alves, el jugador del Barcelona, no desbordó por la banda derecha en ninguna ocasión y fue quien cometió el error que propinó el segundo tanto guaraní.

El seleccionador brasileño, Mano Menezes, llevaba toda la semana jugando al despiste con la alineación y finalmente sorprendió al sustituir a Robinho por Jadson, una apuesta que le salió bien porque fue el jugador del Shakthar ucraniano el que abrió el marcador.

Jadson jugó centrado en la media punta, buscando asociarse con Pato y Neymar, que jugaban más abiertos, mientras que Ganso se retrasó a la zona media para iniciar las jugadas.

Sin embargo Paraguay planteó un marcaje intenso en el centro de la cancha que ahogó la creación de juego de los brasileños, que pasaron muchas dificultades para conectar con el ataque en una primera parte lenta, trabada y casi sin fútbol.

Pudo adelantarse Paraguay nada más comenzar el partido, en un remate de Roque Santa Cruz que se perdió por encima del arco de forma inexplicable en el minuto 2, cuando Julio César ya estaba vencido.

A partir de esa ocasión, los paraguayos se asentaron en el centro del campo, achicaron los espacios y se dedicaron a aguantar a un Brasil escaso de ideas, sobre todo a una gran labor del volante Néstor Ortigoza, que atosigaba a Ganso sin descanso.

La velocidad de Neymar era el único factor que causaba algo de inquietud a los paraguayos, pero la figura brasileña estuvo demasiado lejos del área como para causar reales problemas.

Cuando Brasil parecía más perdido, con menos opciones de incomodar al portero Justo Villar, Jadson enganchó un tiro cruzado y potente desde la frontal del área que supuso el gol brasileño, poco antes del descanso.

Entonces Paraguay se vio obligado a salir por el partido. Con intensidad, buenas aperturas por las bandas y algo de fortuna, la Albirroja le dio la vuelta al marcador.

Poco después del descanso, Marcelo Estigarribia superó a la zaga brasileña con una arrancada por la banda izquierda y le sirvió una asistencia perfecta a Roque Santa Cruz, quien empató desde el área grande, ante un Julio César indefenso.

El segundo llegó poco después, por medio de Haedo Valdez que remató en dos tiempos, después de que Cristian Riveros le robase el balón a Dani Alves en el corazón del área.

Brasil parecía descompuesto,
incapaz de darle la vuelta al partido, pero la entrada de Fred en el lugar de Neymar le salvó a la Canarinha.

Fred recibió un pase de Ganso y remató en el área fuera del alcance de Justo Villar. Un premio excesivo para un equipo que tuvo muy poco fútbol.

Ficha técnica:

Brasil: Julio César; Alves, Lucio, Thiago Silva, André Santos; Lucas Leiva, Ramires (m.70, Lucas Moura), Jadson (m.45, Elano), Ganso; Pato y Neymar (m.83, Fred).

Paraguay: Villar; Verón, Da Silva, Alcaraz, Torres; Ortigoza, Vera, Riveros (m.68, Cáceres), Estigarribia (m.80, Martínez); Santa Cruz y Barrios (m.57, Valdez).

Goles: 1-0, m.38: Jadson. 1-1, m.55: Santa Cruz. 1-2, m.67: Valdez. 2-2, m.88: Fred.

Árbitro: Wilmar Roldán (COL). Amonestó a Jadson, Pato, Lucas Leiva por Brasil y Barrios y Cáceres por Paraguay.

Incidencias:
Partido de la segunda jornada del Grupo B de la Copa América jugado en el estadio Mario Alberto Kempes, de la ciudad de Córdoba, ante unos 57.000 espectadores, en su gran mayoría praraguayos.