América perdió con Envigado y se complica en la zona del descenso

Los naranjas con goles de Joseph Cox y de Yossimar Quiñónez marcaron los tantos del triunfo del equipo antioqueño.

América de Cali perdió contra Envigado en el Polideportivo Sur. América de Cali

Si un equipo está peleando por el descenso busca armarse bien, contratar jugadores de experiencia para salir de esa difícil situación. América lo hizo. En el papel se veía como una escuadra fuerte, pero dentro del terreno de juego es otra cosa. El cuadro vallecaucano entró en una espiral de mal juego, los jugadores no responden, se ve errático y sin ideas. A falta de nueve fechas para finalizar el todos contra todos, se está amarrando una cuerda al cuello difícil de soltar y está al borde del abismo del descenso. Jaguares y Tigres lo asechan. Con un juego pálido y sin profundidad está haciendo todo para volver a segunda división.

Este sábado nuevamente América perdió. Cayó 2-1 contra Envigado en el Polideportivo Sur. Sumó su quinta derrota en el campeonato y el camino parece cada vez más espinoso y lleno de obstáculos. Cada vez el panorama se oscurece más para los dirigidos por Hernán Torres, que parece no encuentran el rumbo. En los últimos nueve partidos han sumado cinco puntos. Los errores constantes de la zona defensiva tienen al cuadro escarlata inmerso en una crisis, que parece no tener fin. Y el entrenador parece no enterarse.

En el encuentro contra los naranjas, Anderson Zapata fue el jugador en el que cayeron todas las miradas. El número tres del equipo escarlata se vio comprometido en las dos anotaciones en contra. En el primero, no reaccionó ante el rebote del arquero Carlos Bejarano y Joseph Cox le ganó la posición y puso a los antioqueños a celebrar. En el segundo nunca referenció a su marca y Yossimar Quiñónez tuvo total libertad en saltar, cabecear y anotar el tanto que le terminó dando la victoria al Envigado, que logró su segunda victoria consecutiva en esta Liga Águila.

América mostró dos caras en este encuentro. En el primer tiempo fue un equipo que manejó bien el balón, logró hilvanar cinco pases consecutivos y aunque no llegó con constancia a la portería defendida por Santiago Londoño, en la única opción clara que tuvo, Darío Botinelli anotó. El argentino, que se estrenó como goleador en esta liga, aprovechó un pase de Cristian Martínez Borja y de primera sacó un remate rastrero imposible para el guardameta. El balón no tuvo opción que irse directo a su encuentro con la red.

Defensivamente el equipo vallecaucano no tuvo inconvenientes, Envigado no se arrimó con peligro y América ganaba fácil, sin muchos apuros. El partido parecía ser el de la reivindicación del técnico y sus jugadores. Pero no contaban con que Rubén Bedoya les alzara la moral a sus jugadores y le metiera la mano al equipo, que en la segunda mitad mejoró notablemente. El técnico dio ingreso a Duván Vergara y a Michae López iniciando los últimos 45 minutos y los antioqueños empezaron a dominar, a llegar con peligro. Llegaron los goles y terminó saliendo con una victoria importante.

América se perdió, el equipo que en el primer tiempo hacía pases y se defendía bien no volvió a aparecer. El desorden invadió el alma de un equipo que reflejaba en el terreno la realidad de la escuadra roja: sin alma, sin ideas, sin profundidad, sin manejo. Jugando a lo que salga como niños en un potrero, sin orden y a los pelotazos. Y así se fue consumiendo el tiempo hasta que el árbitro Leevan Suárez dijo no más. El partido se acabó y la tabla del descenso se apretó más que nunca. América y Jaguares tienen 118 puntos, lo que salva al cuadro vallecaucano del penúltimo puesto es un gol. Mientras que Tigres, con 113 puntos, espera agazapado la irregularidad de ambas escuadras.