Cali venció al Bucaramanga y se metió dentro de los ocho de la Liga

Con goles de Andrés Felipe Roa y Miguel Murillo, el cuadro azucarero ganó 2-0 en Palmaseca. Logró su cuarta victoria en el semestre.

Andrés Roa celebra el primer gol de la noche frente al Bucaramanga. Deportivo Cali

Los errores van y vienen constantemente. Se cometen para aprender de ellos y crecer. En el mundo del fútbol es todo lo contario, un simple pestañeo puede cambiar el rumbo de un partido y ser definitivo para las aspiraciones de un equipo. Fue lo que vivió el Atlético Bucaramanga en Palmaseca contra el Deportivo Cali. Bastaron unos segundos de imprecisión para que el encuentro se le pusiera cuesta arriba. Terminó perdiendo 2-1 y sigue sin levantar cabeza en el segundo semestre de la Liga Águila.

Cali salió por la puerta grande por segundo fin de semana consecutivo, pero dejó serias dudas sobre todo en la primera mitad, en la que tuvo una generación de juego deficiente. Fue hasta el último minuto de los 45 iniciales cuando una viveza de Nicolás Benedetti y una serie de imprecisiones de la defensa leoparda, le abrió la oportunidad al conjunto azucarero de abrir el marcador. Benedetti se le adelantó al arquero James Aguirre, cuando el balón se iba por la línea de fondo, el mediocampista metió un centro de espaldas, que fue mal rechazado por Martín González. El rebote cayó en los pies de Andrés Felipe Roa, quien de primera sacó un remate que terminó en el fondo de la red.

Ese gol cambio el rumbo del encuentro. Congeló la insistencia de un Atlético Bucaramanga que salió propositivo, generando aproximaciones sobre la portería de Pablo Mina, quien veía con el paso de esos primeros minutos cómo el balón pasaba una y otra vez cerca a los palos de su portería. Pero la falta de precisión terminó costándole y cuando llegó la anotación del cuadro azucarero todo se fue abajo y se hizo evidente en la segunda mitad. El equipo santandereano empezó a dejar espacios en la zona defensiva, se desorganizó y le dio la oportunidad a los locales de ser más efectivos y claros con el balón en los pies.

Se juntaron, por primera vez en este semestre, la dupla Benedetti-Roa e hicieron y deshicieron con la defensa de los leopardos, que los veían pasar sin muchas dificultades. Ambos empezaron a ser importantes y el Cali fue más peligroso. El segundo gol llegó tras una pared de este par de jugadores, Benedetti metió un centro atrás y apareció Miguel Murillo para anotar el tanto que le dio la tranquilidad en el marcador al conjunto verde. Los vallecaucanos no perdieron la intensidad después del gol, incluso estuvieron cerca del tercero con un remate de Jefferson Duque, que tapó el arquero Aguirre.

Bucaramanga perdió el norte e intentó retomarlo con el ingreso de Jonathan Estrada, pero cuando los visitantes intentaron sorprender la portería de Mina, el arquero se vistió de héroe para atajar cualquier opción de los santandereanos. Tan solo en el final del encuentro, tras un tiro libre magistralmente cobrado por John Pérez, que el Bucaramanga logró el descuento. El mediocampista metió un zurdazo potente que se coló por el ángulo superior derecho del arquero del equipo vallecaucano, que aunque voló no alcanzó a desviar el balón.

Tras ese tiro libre no hubo tiempo para más. El árbitro Leonard Mosquera pitó el final y el cuadro verde, con 15 puntos, se metió en el octavo puesto de la clasificación. Segunda victoria consecutiva para el Deportivo Cali, que está buscando reencontrar, de a poco, el fútbol que lo llevó a la final del primer semestre de la liga.