Nacional, la fábrica de la pasión

Una base administrativa sólida, unas finanzas saludables y un equipo deportivamente exitoso hacen que el cuadro paisa sea un modelo de empresa.

Atlético Nacional, único equipo colombiano con dos títulos de Copa Libertadores.El Espectador y AFP

Más allá del amor que le tengamos a un equipo u otro, de los odios y amores que nos genere a los hinchas el color de una camiseta, lo que ninguno puede negar es que Atlético Nacional es un modelo de empresa en el fútbol profesional colombiano. Y que sí, a los aficionados de los demás equipos, nos genera envidia. Claro, de la buena.

Con una base económica soportada en la Organización Ardila Lülle, el equipo verde tiene un promedio de asistencia al estadio Atanasio Girador de 26.690 personas, lo que, además de los derechos de televisión y la venta de jugadores, le permite no sólo cumplir a cabalidad con los sueldos de todos sus empleados y su seguridad social, sino hacer grandes inversiones.

Hace unos meses inauguró el Centro de Alto Rendimiento, en el oriente antioqueño, que cuenta con cuatro canchas de entrenamiento, gimnasio, camerinos, cafetería, piscina y zonas húmedas y verdes, al que sus directivos bautizaron con el nombre de la Fábrica de la Pasión.

“Los éxitos nos obligan a reinventarnos. A pensar cómo hacemos para que el producto más importante que tenemos, que son los futbolistas, lo podamos mejorar, que ellos reciban la mejor información desde la parte formativa, y el Centro de Alto Rendimiento era un pilar vital para poder proporcionarles una preparación integral, que tenga que ver con los temas físicos, preventivos, nutricionales, deportivos y técnicos. Un centro de última generación, único en Colombia. Es un legado que se quiere dejar, porque Nacional también tiene la obligación de mostrar un camino al resto de los clubes. Sin duda, se trata de la inversión más ambiciosa en la historia de nuestro club”, le dijo a El Espectador Juan Pablo Ángel, quien forma parte del cuerpo técnico del equipo antioqueño.

El entonces presidente de Atlético Nacional, Juan Carlos de la Cuesta Galvis, aseguró sobre la construcción del Centro de Alto Rendimiento -en el portal del equipo- que “estoy convencido de que hoy es un día histórico para el deporte colombiano. El estar aquí ahora representa cumplir con uno de tantos sueños que tenemos en la Fábrica de la Pasión con la responsabilidad de tener por la cima a nuestro equipo”.

Pero por qué Nacional es un modelo de empresa en el fútbol latinoamericano. Así lo explica Ángel, ídolo de la afición verdolaga: “por la visión de su dueño y su junta directiva. Ha tenido un deseo genuino y espontáneo de tratar de no sólo proporcionar los recursos, sino de tener una estructura organizada como una empresa para que sea un club sólido y viable para desencadenar en los éxitos deportivos. Pero el éxito también nos obliga a superarnos a nosotros mismos”.

La fortaleza y calidad de sus jugadores son producto de esta sólida estructura. Su nómina, según el portal Transfermarkt, cuesta 28,15 millones de euros, récord en el fútbol colombiano. Y esa danza de millones no podría otra cosa que soportar los 15 títulos de Liga (el más ganador de Colombia), tres Copas Colombia, dos de Superligas, dos Copas Libertadores, dos Merconorte y dos Interamericanas, ganándose así el apelativo de Rey de Copas.

Su nómina actual es la más poderosa del torneo colombiano, con figuras de la talla de Dayro Moreno, Franco Armani, Aldo Leao Ramírez, Edwin Valencia, Farid Díaz y Daniel Bocanegra. Y ni qué decir de Reinaldo Rueda, su técnico, un hombre experimentado, estudioso y un caballero en toda la extensión de la palabra.

Pero el equipo antioqueño quiere ir más allá de las fronteras y por eso, hace pocos días, anunció en su web la inauguración en el Doral, Miami, de la Escuela de Fútbol Atlético Nacional. El director es Juan Carlos Hincapié.

Y esto, porque para Nacional siempre ha sido fundamental el trabajo de sus divisiones menores. De ellas han salido grandes figuras como Andrés Escobar, Víctor Hugo Aristizábal, el mismo Juan Pablo Ángel, Víctor Marulanda, Aquivaldo Mosquera, Camilo Zúñiga y David Ospina. Tienen equipo en todas las categorías y Nelson Reyes es el encargado de toda la estructura.

Sí, Nacional, una Fábrica de la Pasión. Nos guste o no.