"El Real Madrid está por encima de cualquier jugador": dicen sus hinchas sobre el caso Cristiano

Algunos medios apuntan que el jugador estaría enfadado con el club y la afición, por no mostrarle un apoyo tan claro como el que los hinchas del Barcelona, le brindaron a Lionel Messi, condenado el año pasado por fraude fiscal.

AFP

Para los socios del Real Madrid, nadie está por encima del club, aunque se llame Cristiano Ronaldo y sea una máquina de hacer goles. Una relación de amor y odio, que se ha intensificado con los rumores de partida de la estrella portuguesa.

Entre las acusaciones de fraude fiscal que pesan sobre el jugador y sus amenazas de partida, la amargura no ha hecho sino crecer entre muchos aficionados del club, que conserva una estructura asociativa y cuyo capital está en manos de sus 90.000 socios.

Desde el viernes, Ronaldo "no dice nada" para desmentir los rumores y calmar la situación, lamenta uno de ellos en un chat de Whatsapp de la peña Capote y Montera, ubicada en el barrio madrileño de Vallecas. Otro aficionado denuncia "una táctica para ganar dinero".

La amenaza de partida planea desde que el 13 de junio se anunció la denuncia de la fiscalía contra Ronaldo, por un supuesto fraude fiscal de 14,7 millones de euros. Este martes se ha sabido que el portugués declarará como investigado el 31 de julio ante el juez. (Vea también: Florentino Pérez afronta el caso Ronaldo en su renovación como presidente de Madrid)

Según el presidente del club Florentino Pérez, el jugador se ha sentido "injustamente tratado" por la prensa.

Algunos medios apuntan que el jugador estaría enfadado incluso con el club y la afición, por no mostrarle un apoyo tan claro como el que los culés dieron a su gran rival del FC Barcelona, Lionel Messi, condenado el año pasado por fraude fiscal.

El Real Madrid no va a pagar la multa

Otros aficionados ven en todo esto un chantaje destinado a que el Real Madrid compense una eventual multa, lo que a algunos no les sienta nada bien.

"Si se piensa que los socios vamos a permitir que el Real Madrid le pague la multa de Hacienda va listo", declara a la AFP Nabil Alturek, que frecuenta las gradas del club desde los 12 años.

Nabil, de 44 años y  propietario de una agencia de viajes, es socio desde hace 20 años, y paga 500 euros al año de cotización, además de las entradas para los partidos.

Según él, Ronaldo no ha conquistado del todo el corazón de los aficionados merengues, a pesar de ser el mayor goleador de la historia del Madrid y de presumir de cuatro balones de Oro.

Una cosa que no gusta por ejemplo, y que ha hecho desde su llegada en 2009, son "sus gestos para hacer callar" al público, cuando éste le silba.

Y es que como él dice, en el Real Madrid "el socio es señor", por lo que es legítimo silbarle a cualquier jugador, por mucho que le genere millones de euros de ingresos al club a través del merchandising. Cristiano, además, no ha sido el único en ser silbado, y otras leyendas como Raúl González o Iker Casillas ya sufrieron algo parecido en el Bernabéu.

"Lo que no vamos a hacer es ponernos de rodillas para que se quede", remacha Nabil.

Estos socios "son una minoría", opina en cambio otro aficionado, Gerardo Tocino, de la peña La gran familia.

"Esta gente es tan exigente que no se da cuenta de que esto es un deporte, y no entiende que a veces salen las cosas bien y otras veces mal".

Chantaje emocional 

En cualquier caso, cualquier chantaje emocional podría dañar la imagen del deportista mejor pagado del mundo.

"La afición del Real Madrid es bastante más exigente con su club" que la del Barça, afirma el historiador Eduardo González Calleja, que ha escrito sobre ambos clubes.

Según él, además, Cristiano Ronaldo "no es tan querido como otros jugadores, como (el capitán) Sergio Ramos", añade.

Las reacciones de la hinchada, añade, tienen algo de identitario, frente a un modelo de gestión que ha diluido el club en una red mundial de negocios.

"El negocio está fuera, los jugadores vienen de fuera (...) Lo único que mantiene la identidad local del Madrid son los socios", que de esta forma dicen: "nosotros somos dueños del campo y somos capaces de silbar a quien sea".

Una interpretación que no gusta mucho a Florentino Pérez, nombrado este lunes para un quinto mandato como presidente.

"No es normal tirarnos piedras contra nuestro propio tejado", dijo en una entrevista al diario Marca publicada este martes.

"No es normal pitar a alguien de tu familia. Voy a trabajar para que eso no pase porque, además, es un grupo muy pequeño", prometió.