Arias y la estocada final