Publicidad
Fútbol colombiano 16 Dic 2012 - 1:29 pm

Habla el 10 del renacer 'poderoso'

"Han entendido el mensaje de 'Bolillo'"

Mauricio Molina recuerda el título del DIM en 2002 y analiza el juego de la gran final entre Millonarios y Medellín.

Por: Luis Guillermo Montenegro
  • 9Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/futbolcolombiano/articulo-392618-han-entendido-el-mensaje-de-bolillo
    http://tinyurl.com/csmd58b
  • 0
Mauricio Molina, campeón en 2002 con el DIM. / Luis Benavides

“Cuando llegamos al hotel en Pasto nos tocó a nosotros mismos armar la fiesta. Nos encerramos en un cuarto, cantamos, saltamos y nos felicitamos entre nosotros. Ya en Medellín llegamos a un estadio lleno de hinchas rojos y ahí si explotamos”. Con esas palabras, Mauricio Molina, campeón este año en Corea, recuerda el título que consiguió el DIM en 2002, logrando colgarse la tercera estrella luego de 45 años. Hoy, cuando el equipo rojo visite a Millonarios en el juego de vuelta de la gran final, el antioqueño, autor de un gol definitivo en aquel título, espera que puedan vivir lo mismo que él hace 10 años.

¿Era dura esa presión de no ganar hacía tanto?

Sí, obviamente era muy grande. Además, se hizo mayor cuando fue contra Pasto, porque no es por irrespetar, pero en ese momento no era ese un equipo grande. Toda la presión se volcó hacia nuestro lado, todos nos pedían ganar o ganar.

Precisamente ese título fue el renacer del equipo…

Sí, claro, nosotros quitamos el peso de la historia, fuimos los que le restamos ese estigma al equipo y de ahí en adelante todo fue más cómodo para el club, porque consiguieron más títulos sin esa presión. Yo me siento feliz de haber sido participe de esa época gloriosa, pude marcar goles importantes y ayudar.

¿Cómo era ese grupo dirigido por Víctor Luna?

El secreto de Víctor fue haber hecho un equipo de amigos, no sólo los jugadores, sino los técnicos. Él nos trataba como si fuéramos intimos de toda la vida. En las concentraciones todos nos metíamos a un cuarto a hablar como los mejores ‘panitas’ del barrio. Salíamos a la cancha y teníamos una armonía impresionante.

¿Qué significó para usted poder marcar uno de los goles en esa definición?

Marqué el 1-1 en Pasto, fue especial porque fue el de la tranquilidad. Así viniéramos 2-0, en Pasto sufrimos mucho. Antes de mi gol, David Montoya erró un penal y perdimos la brújula. Así que mi gol fue clave. Un tiro libre impresionante.

¿La nómina de ese DIM de 2002 por nombre era mucho más fuerte que la de ahora?

Creo que un equipo debe jugar acorde con lo que tiene y debe reconocer sus capacidades y virtudes. Ese equipo de 2002 sabía que tenía una nómina muy buena, con jugadores que dominaban y tocaban bien la pelota. El de ahora entendió que no tiene esas capacidades y Bolillo se ha hecho fuerte con este etilo.

¿Cómo vivió los títulos de 2004 y 2009?

El primero desde México, con nostalgia porque no estaba jugando. El de 2009 con mucha alegría desde las tribunas del Atanasio.

¿Le ve pinta de campeón al DIM este semestre?

Lo que pasa es que en este momento las situaciones están igualadas y en un partido puede pasar cualquier cosa, en un juego no siempre gana el mejor. Vos te podés levantar con el pie izquierdo y no te sale nada. Veo con ventaja a Millonarios por la localía y creo que es mejor técnicamente, pero hay que esperar. DIM se tiene que hacer fuerte en la parte defensiva.

¿Fue al estadio el miércoles?

No pude ir porque me sacaron las cordales.

¿Qué destaca usted de este equipo, que con pocas figuras ha llegado a esta instancia?

Creo que si hay algo de rescatar son las ganas y el hambre de darse a conocer. Todos son jóvenes sin nombre en el país. Han creído el mensaje que Bolillo les ha querido pasar.

Algún jugador del DIM decía que las cosas sufridas se disfrutan más, ¿opina lo mismo?

El Medellín siempre se ha caracterizado por eso. Pienso que tiene toda la razón porque ese es un condimento especial. Cuando uno consigue cosas importantes con un gol al final, eso da un toque de dramatismo l te da esa sensación de alegría por conseguir el objetivo sufrido.

¿Qué tanto pesará la ausencia de Jhon Viáfara?

Mucho. Desde que llegué he visto a DIM en el clásico, frente a Itagüí y en esta final. Y veo que con y sin Viáfara es un equipo diferente. Me parece que él imprime toda esa garra, experiencia y lucha. Va a ser una ausencia de mucho peso.

En 2013 el DIM cumplirá su centenario, ¿le gustaría regresar para ese año?

A mí me encantaría estar en esa fecha tan especial, pero yo tengo contrato en Corea. Lo veo difícil a corto plazo, pero si no puedo estar, lo haré de corazón.

  • 9
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio