Me siento feliz por Millos: Javier Álvarez

El exdirector deportivo del equipo azul comenta cómo vivió el título del equipo embajador. Quiere dirigir, pero sobre su futuro no da pistas.

Javier Álvarez , ex director deportivo de Millonarios.
Javier Álvarez , ex director deportivo de Millonarios.Archivo

En medio de la reestructuración de Millonarios llegó Javier Álvarez. Lo hizo en septiembre de 2010, inicialmente como director de las divisiones menores, tras lograr el campeonato nacional Sub 20. Fue poco a poco ganando labores, hasta llegar a convertirse en director deportivo, una figura utilizada en los mejores equipos del mundo y con la cual se busca un acercamiento entre los directivos, el técnico y los jugadores.

Llegó para trabajar de la mano del venezolano Richard Páez y del ascensor deportivo Nicolás García en la construcción de un equipo competitivo, contratando jugadores y aprobando el ascenso de otros de las divisiones menores.

Un poco más de 15 meses duró el paisa en Millonarios porque, fue despedido por el presidente Felipe Gaitán junto al técnico Richard Páez por los malos resultados obtenidos en el primer semestre. A él se le culpó, más que todo, por el bajo rendimiento de los refuerzos que se concretaron para 2012, entre los cuales se destacaron Wilberto Cosme, Ezequiel Brítez, Orlando Berrío, Leonardo Castro, Ignacio Ithurralde, Humberto Osorio Botello, Matías Urbano y Harrison Otálvaro. Cuatro de ellos, hoy campeones y artífices de la tan anhelada estrella 14.

Javier, en diálogo con El Espectador habla sin rencor y más bien con mucho respeto hacia Millonarios, al que considera un merecido campeón. Sobre los casos de Harrison Otálvaro y Wilberto Cosme, por quienes se le criticó al traerlos a Millonarios, hoy se alegra por el buen momento que viven y espera que éste sea el principio de una nueva era dorada para el equipo azul de Bogotá.

¿Como vivió el título de Millonarios?

Me siento feliz por Millos, tuve la oportunidad de formar parte de ese proyecto y me pareció muy bueno. Me gustó mucho todo el proceso que cumplió el equipo este semestre de la mano de Hernán Torres. Millonarios fue líder desde la primera fecha hasta la 18. Sólo me dejó triste el partido contra Tigre, porque Millos fue superior, pero de todas maneras contento por todo lo que logró en este certamen.

¿Ya ha salido a cobrar que usted fue el que trajo a algunos jugadores campeones?

No, eso lo tomo con tranquilidad, porque ese es el fútbol. Los jugadores son seres humanos, no máquinas. El semestre pasado muchos de esos refuerzos no rindieron, pero hoy demuestran que su traída fue un acierto. Harrison Otálvaro y Wilberto Cosme terminaron siendo determinantes.

¿Qué tanta diferencia hay entre el Millonarios de Richard Páez y este de Hernán Torres?

Valoro mucho lo que hizo Hernán Torres a su llegada, creo que fue muy inteligente al preferir mirar una nómina con detenimiento para encontrar realmente lo que se debía reforzar. Él llegó, observó, reunió información y finalmente tomó decisiones. Le dio la oportunidad a los que no habían sido tenidos en cuenta y todo le salió bien. El equipo B le ganó 12 puntos. Logró algo difícil y es que todos los jugadores se sintieran útiles e importantes. Ya existía una base y él con su ojo clínico y talento la pulió.

¿Delgado fue la gran figura para usted?

Los 25 fueron fundamentales, pero no puedo negar que lo que hizo Luis Delgado fue muy bueno. Me parece que Dios le ha dado una fuerza especial para poder anteponerse al momento familiar complicado. Demostró que es un arquero con la calidad y capacidad necesaria para estar en un club como Millonarios.

¿Qué tanto tiene que ver usted con este título?

A mí me parece que los que están adentro son los que saben, a mí no me gustó aparecer. Uno sabe qué tiene qué hacer. Gracias a Dios tengo muchos amigos de Millonarios que me han hecho partícipe y me han felicitado. Yo quiero hacerlo con Héctor Javier Céspedes, quien cumplió más de 10 años como gerente deportivo y este año murió.

¿Piensa volver a dirigir?, suena para Equidad...

Estoy aprovechando el tiempo con la familia, leyendo y viendo fútbol. Lo del interés de equipos es mejor no decirlo. Ojalá logre dirigir acá o afuera. Estoy dispuesto a escuchar. Tengo que darle gracias a Dios por mi conocimiento, además, aún puedo aportar.