"Hay que pasar la página"

El técnico de Santa Fe, Wilson Gutiérrez, dice que su equipo ya piensa en el partido de Copa Libertadores frente al Tolima de este martes.

El técnico de Santa Fe, Wilson Gutiérrez, en el clásico 270.  / David Campuzano
El técnico de Santa Fe, Wilson Gutiérrez, en el clásico 270. / David Campuzano

Con gallardía el adiestrador santafereño, Wilson Gutiérrez, aceptó el triunfo de Millonarios, destacó que los azules lograron complicarle las cosas a su equipo y por eso no se vio el tradicional juego cardenal en El Campín. No sacó excusas, fue de frente diciendo que hay que corregir para retornar a la senda del triunfo y declaró que el presente es el partido de mañana frente al Deportes Tolima (7:30 p.m.) por Copa Libertadores en Ibagué. Lo ocurrido en el clásico 270 quedó atrás y lo que pueda pasar el próximo sábado en el 271 se mirará en su momento.

“El balance es negativo por el resultado, rescato la actitud y la lucha de mis jugadores hasta el final. No nos salieron las cosas, las posibilidades de gol no se concretaron y por eso perdimos. Fue un partido parejo, en el cual ellos lograron anotar las posibilidades y por eso son justos ganadores”, declaró el técnico de 41 años.

Aunque en este tipo de compromisos siempre se exige ganar, para Gutiérrez lo importante fue demostrar por momentos del partido que el cuadro rojo de la capital tiene un estilo claro de juego, refiriéndose al toque del balón, la salida por las bandas y la presión rápida al rival para recuperar la pelota. El primer tanto del cuadro azul llegó en el momento en que mejor se sentía Santa Fe, por eso para la segunda parte la instrucción del técnico fue arriesgar con orden para buscar el empate.

“Un segundo tiempo en el que salimos a presionar más, por esa misma ansiedad dejamos espacios y nos desordenamos. Tuvimos 10 minutos en los que nos fuimos del partido y ahí Millonarios aprovechó. Ya con el 3-0 hicimos cambios más profundos para intentar recomponernos, pero fallamos en la definición”.

Fuera de ceder los tres puntos, Santa Fe se quedó sin su goleador Wílder Medina, quien agredió a Jhonny Ramírez y vio la roja. Su técnico hizo referencia a esa jugada y se mostró preocupado, porque en los últimos partidos ha terminado con un hombre menos. “El tema de las expulsiones hay que revisarlo. Si bien es cierto que en la cancha se sienten muchas cosas que generan reacciones, los jugadores deben ser profesionales y no dejarse provocar. Wílder es muy importante para nosotros y será una gran baja para el próximo sábado”.

Otro jugador que se salvó de la expulsión fue Carlos Valdés, quien luego de cumplir con tres fechas de sanción regresó y en una jugada golpeó sin balón a Wason Rentería, pero el juez sólo le sacó amarilla. El defensor central vallecaucano había salido expulsado del partido frente a Cerro Porteño a mitad de la semana pasada y mañana será una baja sensible.

“A él lo veo un poco ansioso y acelerado, más en un partido de estos, pero es cuestión de hablarlo, estoy seguro de que con lo profesional que es, lo entenderá y lo corregirá. Su liderazgo es fundamental”, comentó.

Sobre su reemplazo para el partido frente al Tolima comentó que tiene suficientes jugadores para cumplir con esa labor, pero que en el entrenamiento de hoy decidirá. “Tengo tres opciones: Humberto Mendoza, que es el que ha venido reemplazando a Carlos Valdés cuando no está, Germán Centurión y Julián Quiñones. Ya llegará el momento de elegir”.

“Hay que pasar la página”, dijo Gutiérrez, quien destacó que el partido frente al Tolima será asumido por los suyos como una verdadera final. “La motivación está ahí, tenemos que jugarnos la vida, vamos a enfrentar a un gran rival, pero queremos asegurar la clasificación. El Tolima es un gran equipo, a lo largo de los últimos años lo ha demostrado, siempre ha estado ahí peleando y jugando torneos internacionales. Llegan con las mismas aspiraciones que nosotros, así que trabajaremos la parte de la recuperación física para llegar de la mejor manera”.