No más calculadora en mano

Ante Perú el equipo nacional podría asegurar al menos el repechaje, a cuatro fechas del final de la Eliminatoria.

La Selección está en pleno romance con la afición barranquillera. El martes tienen una nueva cita.  / EFE
La Selección está en pleno romance con la afición barranquillera. El martes tienen una nueva cita. / EFE

Tres eliminatorias seguidas llevábamos los colombianos haciendo cuentas hasta la última fecha. Acomodando resultados para mantener viva la ilusión que el nivel futbolístico de la Selección había acabado. Y, claro, culpando a los demás de nuestro fracaso. Acusando a otros equipos por amañar partidos, en vez de aceptar nuestra impotencia deportiva.

Pero parece que esa historia terminó. Con esta nueva Colombia, la que dirige José Pékerman, pero que ayudaron a consolidar Reinaldo Rueda, Eduardo Lara, Hernán Darío Gómez y Leonel Álvarez, ya no dependemos de otros resultados. Es más, ni siquiera nos interesa quién gane, porque tiene nivel futbolístico y ahorros suficientes para aguantar uno que otro desliz en lo que resta de la fase clasificatoria.

Cómo será que hasta puso de acuerdo a todos los colombianos, que ahora tiramos juntos para el mismo lado y apoyamos incondicionalmente a la Selección, sin importar la procedencia de sus jugadores, el nombre de su entrenador o la ciudad en la que juegue. Dejamos incluso de criticar a los dirigentes, que dicho sea de paso, también han hecho las cosas mejor.

“Todavía no estamos clasificados. No debemos perder las proporciones. Hemos dado pasos muy importantes rumbo a Brasil 2014, pero la tarea no se ha completado”, sentenció orgulloso el técnico José Pékerman luego del partido del viernes ante Argentina, en el estadio Monumental.

“El empate, más allá del punto que sumamos, es un golpe anímico grande para lo que resta, pero debemos ratificarlo en nuestra casa”, agregó, consciente de que sumar en Buenos Aires tendrá valor en la medida en que se derrote el martes a Perú en el Metropolitano.

“Tenemos un grupo de jugadores serios y maduros, que tienen como objetivo ir al mundial. Ellos mejor que nadie saben que no se pueden confiar y que ahora más que nunca deben asumir cada partido como una final”, agregó el estratega del equipo nacional, que regresó ayer en la madrugada a Colombia y hoy realizará una práctica regenerativa en Barranquilla.

El conjunto tricolor es segundo en la Eliminatoria con 20 puntos, cinco menos que Argentina, que ha jugado un partido más. Ecuador es tercero, también con 20 unidades, y Chile cuarto, con 18. A Colombia le quedan tres partidos como local, contra Perú, Ecuador y Chile. Y visitará a Uruguay y a Paraguay, en la última jornada.

Los pronósticos indican que con 26 unidades, e incluso con 25, se asegurará uno de los cuatro cupos directos a Brasil y que con 23 se logrará al menos el repechaje.

Por eso el partido de este martes, para el que se vendieron las 39.500 entradas disponibles, es tan importante. Una victoria no solamente ante Perú dejaría a los muchachos de Pékerman con un pie en el Mundial, sobre todo teniendo en cuenta que en Puerto Ordaz se enfrentarán Venezuela y Uruguay, rivales directos que se quitarán puntos. Los patriotas, además, no han descansado, como tampoco Chile y Argentina.

Sin embargo, los resultados de los demás seleccionados ahora poco preocupan a Colombia, que con cinco puntos de los 15 que tiene por jugar, regresará a un Mundial después de 16 años.