Publicidad
Fútbol colombiano 4 Dic 2012 - 9:28 pm

"El Show" 1971 - 2012

Calero, por siempre

Fue uno de los futbolistas más importantes de la historia de Colombia. Ganó 14 títulos en 21 años de carrera profesional, incluido el de la Copa América del 2001.

Por: Redacción Deportiva
  • 192Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/futbolcolombiano/calero-siempre-articulo-390726
    http://tinyurl.com/c38djfn
  • 0
Foto: Archivo
Miguel Calero se acostumbró a celebrar. Siempre fue líder y su carisma lo hizo ganarse el cariño de los aficionados.

Miguel Calero perdió el partido más importante de su vida. Este martes se fue definitivamente de este mundo, pero su recuerdo perdurará en los corazones de los amantes del fútbol.

Tan grandes como sus gestas dentro de las canchas han sido las manifestaciones de cariño que desde todos los rincones del mundo ha recibido el exarquero colombiano, quien la noche del lunes fue diagnosticado con muerte cerebral irreversible y este martes, a la 1:50 p.m., fue declarado oficialmente fallecido.

El vallecaucano de 41 años sufrió una trombosis cerebral el pasado domingo 25 de noviembre y no se pudo recuperar, a pesar de los esfuerzos que realizaron los neurocirujanos de la clínica Médica Sur de Ciudad de México, en la que estuvo internado.

La familia del deportista decidió donar sus órganos, mientras el club anunció que su cuerpo sería velado en el auditorio Gota de Plata de Pachuca. Este miércoles se realizará una misa en su honor en el estadio Hidalgo, antes de que su cuerpo sea cremado. Al parecer, una parte de sus cenizas permanecerá en México, en donde residía con su esposa Sandra Sierra y sus hijos, Miguel Ángel (de 20 años) y Juan José (de 14), y la otra será trasladada a Colombia, en donde vive el resto de su familia.

El Show, como se le conocía en Colombia, o El Cóndor, como lo apodaron en México, se retiró del fútbol activo desde hace exactamente un año, después de 21 años de carrera profesional, 14 títulos y millones de atajadas.

Miguel Ángel Calero Rodríguez nació el 14 de abril de 1971 en el municipio de Ginebra, Valle. Allí comenzó a jugar fútbol, pero como delantero centro.

Años después, en la Escuela Carlos Sarmiento Lora, el técnico Carlos Portela decidió probarlo como arquero para aprovechar sus 1,89 metros de estatura.

Debutó como profesional en el Sporting de Barranquilla, en 1990, justo antes de convertirse en habitual convocado a las selecciones nacionales y conformar, junto a Óscar Córdoba y Farid Mondragón, el espectacular trío de guardametas que defendió el arco colombiano durante más de una década.

A pesar de su cara de pocos amigos, Calero tenía millones, gracias a su personalidad extrovertida, enorme carisma y don de gentes.

En 1992 jugó los Olímpicos de Barcelona y llegó al club de sus amores, el Deportivo Cali, en el que se consolidó como titular. Su principal logro fue haber ganado el título de 1996, que rompió una racha de 22 años sin títulos para el club azucarero.

Pasó luego a Nacional, con el que también celebró. Conquistó una liga local y una Copa Merconorte, antes de ser transferido, por una cifra récord de 1,3 millones de dólares al Pachuca mexicano, un equipo muy tradicional y organizado, pero con escasos trofeos en sus vitrinas.

Y con Calero como capitán y principal referente, los tuzos comenzaron a escribir una historia con letras doradas. En el estadio Hidalgo, que se volvió su casa, logró 10 campeonatos, cuatro del campeonato mexicano, cuatro copas de campeones de la Concacaf, una Superliga y una Copa Sudamericana.

Con ese club disputó un total de 395 partidos, 394 como titular y 391 completos, en la primera división mexicana. Acumuló 35.303 minutos de juego y encajó 518 anotaciones.

Jugó los Mundiales de Clubes de 2008 y 2010, antes de anunciar su retiro, a finales del año pasado. Solamente se quedó con la frustración de no haber estado en un Mundial de mayores, pues participó en el Sub-20 de 1989, en Arabia Saudita. Integró la selección nacional en seis Copas América, entre ellas la de 2001, en la que salió campeón.

En 2007 sufrió una trombosis en su hombro izquierdo que lo tuvo alejado de las canchas durante casi seis meses. Sin embargo, logró recuperarse y volver a actuar un par de temporadas más.

Una vez decidió dejar el fútbol activo, el Pachuca, club del que es el máximo ídolo histórico, le ofreció un cargo como directivo, pero Miguel quería seguir vinculado a la parte técnica y por eso prefirió quedarse como preparador de arqueros.

Calero, un hombre disciplinado que jamás se vio involucrado en escándalos, estaba realizando cursos de mercadotecnia y gerencia para afianzar su vínculo con el Grupo Pachuca, una de las entidades deportivas más importantes de México.

Este martes, terminó el Show de Miguel Calero, pero en la memoria de sus seguidores quedarán grabadas para siempre sus gestas heroicas y sorprendentes, porque además de ser un tremendo arquero, también marcaba goles. Sus anotaciones más recordadas son una que le hizo al Deportivo Pereira, en 1995, cuando cobró un tiro libre desde su propio campo, y una de golpe de cabeza en México, con su tradicional cachucha puesta, que le sirvió a su equipo para clasificar a la final del torneo.

Muy temprano se fue de este mundo, mucho más de lo que sus familiares, amigos y seguidores hubiesen querido. Sin embargo, dejó huella y disfrutó la vida a plenitud, al punto de que siempre repitió: “Si naciera de nuevo, me volvería a llamar Miguel Calero y a vivir la misma vida que me tocó”.

Calero en twitter

@OCordobaBBVA El fútbol está de luto, se nos fue un grande. Lamentable esta gran pérdida.

@agustinjulioca Tristeza embarga mi corazón, se fue un grande. Algún día le contaré a mis nietos que vi tapando a un grande y fue mi compañero.

@fguarin13 Aún no lo puedo creer que se nos fue Miguel Calero. Su alegría y sus atajadas quedarán marcadas por siempre. Descansa en paz, Miguel.

@abelaguilart Tu grandeza permanecerá por siempre, ‘Show’, y tu alegría nos fortalecerá. Seguirás en nuestros corazones. Descansa en paz.

Relacionados

  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Santa Fe ganó, pero no convenció
  • Colombia, primer país en indemnizar a desplazados
  • 'La vida es una fiesta'

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio