Dirigencia del Deportes Quindío depende de una acción popular

El comodato que le permite a Hernando Ángel manejar el club vence el 18 de febrero.

Ciento de personas en Armenia desean que la administración distrital retome el equipo.
Ciento de personas en Armenia desean que la administración distrital retome el equipo.

Los hinchas del Deportes Quindío, que la semana pasada se reunieron en Armenia para pedirle a la alcaldesa Luz Piedad Valencia que recupere al equipo que es de Hernando Ángel desde el año 2000, ahora están aferrados a una acción popular para lograr tal fin. Los aficionados pretendían, el martes pasado, ejercer presión sobre la mandataria para que no prorrogara un comodato que le entregó la alcaldía municipal a un tercero el 7 de febrero de 1985. Dicho comodato ha continuado porque ninguna de las dos partes ha manifestado su interés en cancelarlo, y así seguirá siendo luego de las declaraciones de la actual alcaldesa. “No podemos sacar a Hernando Ángel por vías de hecho. Estamos esperando el fallo de una acción popular en el Juzgado 1 Administrativo y si nos dicen que (la administración) tiene que regresar al municipio, deberemos hacerlo”.

Este diario conoció dicha acción popular (la primera de esta naturaleza) interpuesta en noviembre de 2009 por Jesús Antonio Obando Roa, quien en más de 30 páginas argumenta que entre otras cosas, las alcaldías municipales desde 1985 han caído en un silencio cómplice y, por negligencia, han dejado que el comodato se prorrogue automáticamente durante 30 años. De hecho, este diario consultó a una asesora jurídica de la alcaldía actual y ésta no sabía nada sobre la acción popular, mucho menos sobre el comodato. Dicha persona se conformó con remitir las inquietudes al personal del Instituto Municipal del Deporte y la Recreación de Armenia, donde ignoran un poco más el tema que en la Alcaldía.

Jesús Antonio Obando es un abogado quindiano de 60 años, otrora asistente del estadio San José donde nació el Deportes Quindío. Recuerda que en 1985 la junta municipal que manejaba y administraba el equipo, por cargas económicas, decidió ceder en comodato la ficha del equipo del que es hincha, a una entidad privada y sin ánimo de lucro constituida como la Corporación Centenario Deportes Quindío. Desde entonces la administración municipal nunca quiso reclamar la ficha, por lo que las pretensiones de Obando Roa con la acción popular no son más que la restitución de ese bien que le pertenece al municipio.

“Que mediante la sentencia, el juez obligue a la alcaldesa Luz Piedad Valencia, luego de recuperar el equipo, convocar a una sociedad anónima y así involucrarnos con la institución”, asegura Jesús Antonio Obando Roa, cuyo único objetivo, expresado en la acción, es que “cese o se abstenga de continuar con el silencio que ha guardado la administración municipal en calidad de comodante al suscribir un contrato de comodato el 7 de febrero de 1985”.

Ese contrato fue firmado inicialmente a dos años, pero se ha prorrogado durante treinta, lapso en el que han administrado empresarios como Genaro Cerquera, Carlos Alberto Oviedo, Guillermo León López, César Guzmán y Hernando Ángel.

Justamente Ángel es dueño, en compañía de personas cercanas a él, del 80% de las acciones del Quindío, así como de la mayoría de los derechos deportivos de los jugadores y los demás activos que posee actualmente la institución, que está implementando su paso de entidad sin ánimo de lucro, con más de 2.000 afiliados, a sociedad anónima.

Sin embargo, el nombre y la ficha son y han sido siempre del municipio, por lo que Obando alude a un detrimento patrimonial y a una violación a un derecho colectivo por la omisión. El municipio no sólo dejó de ganar dinero por el equipo sino que desde que cedió en comodato la ficha, realizó aportes económicos, como los 5 millones entre mayo y abril del 85. De hecho, la alcaldía permite al equipo de Hernando Ángel la exención de impuestos por el uso del estadio Centenario de Armenia. “Y eso que en su campaña, la doctora Luz Piedad Valencia se paseó por el estadio de Armenia para recolectar votos, pues decía que en efecto iba a recuperar al club. Pero mire”, dice Obando. 

Durante 30 años, hubo un letargo político y también de los aficionados. Estos últimos están despertando: algunos para pedir a gritos, como la semana pasada en el Centro Administrativo Municipal de Armenia, un cambio de administración; otros como, Jesús Antonio Obando, para tratar de hacer notoria “la desidia y la negligencia” de los mandatarios de la ciudad.