Publicidad
Fútbol colombiano 2 Dic 2012 - 9:03 pm

Mano a mano con John Javier

En el fútbol moderno son todos obreros: 'Choronta' Restrepo

Su club Itagüí visitará este lunes (6:30 p.m.) a Nacional por el cuadrangular B. El antioqueño habla, sobre todo, de la ingratitud de ser volante cinco.

Por: Juan Diego Ramírez C.
  • 12Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/futbolcolombiano/el-futbol-moderno-son-todos-obreros-choronta-restrepo-articulo-390334
    http://tinyurl.com/lftwfow
  • 0
insertar
“Estamos preparados para clasificar a la final”, dice el volante de 35 años. /Luis Benavides

John Javier Restrepo camina inadvertido por las calles de Medellín, como todos los gregarios, como un obrero sin sueldo gerencial. Su función de escudero en el fútbol esquiva adulaciones que a veces son necesarias por su importancia en la cancha o en este caso en Itagüí Ditaires, que hoy (6:30 p.m.) busca el liderato del cuadrangular B contra Nacional en el Atanasio. “No resaltan mucho mi posición de volante cinco. Pero soy feliz”, dice el antioqueño de 35 años, figura de su club.


Ahora en el país prima la creación sobre la destrucción en la primera línea de volantes. Una muestra es la selección, ¿o no?

Todo es una moda y ya todos tenemos el espejo del Barcelona. Xavi genera fútbol desde posiciones retrasadas. En Colombia ahora se busca en recuperación un jugador fuerte y otro dúctil. Ya no sólo es labor sucia, también claridad con la pelota. Y acá hay una gran fortaleza en eso, por eso los técnicos prefieren soltar a un futbolista desde atrás, como Macnelly y Aldo Leao en la selección.

O como Fernando Redondo. ¿Le gustaba ver jugar al argentino?

Sí, tenía mucho talento. Pero me gustaban más Juan Sebastián Verón y Diego Simeone. En Colombia intenté buscar referentes como El Chicho Serna.

¿Entonces prefiere destrucción?

Los dos aspectos los admiro mucho. En mi caso, soy un jugador que tiene mejor trato de la pelota, soy un jugador más místico que de marca. Así es como se defiende mejor, teniendo la pelota, no corriendo detrás de ella.

¿A veces su posición es ingrata?

Exacto. Es una función linda, pero no tan resaltada. El enfoque de siempre es el delantero, el volante suelto o el desequilibrante. Aunque lo importante para mí es que me guste lo que hago, que me sienta orgulloso de lo que logro en mi posición.

¿Los volantes cinco son los gregarios de los delanteros?

Pero ojo que en el fútbol moderno son todos obreros, de ida y vuelta. Todo ha cambiado. Antes se ponía al número 10 para que sólo tuviera el balón. Ahora tiene sacrificio como nosotros. Pero, claro, aún sigue siendo más resaltada la labor de ellos, los que anotan.

De hecho, lo que más recuerdan de usted es el gol que le hizo a Uruguay en 2004: se sacó a la defensa, al portero y definió como delantero…

(Risas). Sí, claro, todos se enfocan en los goles: es lo que más vende. Es la anotación más linda que he hecho, pero no por eso dejé de ser volante. Es en esa posición donde ejerzo con amor.

El DT que no lo volvió a convocar fue Jorge Luis Pinto. ¿Si se lo encuentra lo saluda?

Claro. Ya lo he hecho. No era de su gusto como jugador y es respetable. Eso sí, me dejó por fuera para siempre, porque creo que ya le di vuelta a la página de la selección. Soy un hincha más y espero que los de ahora nos clasifiquen al Mundial.

¿Si le hacen un túnel hay lesionado después?

Ya no. Antes me lo hacían e intentaba buscar cascar al jugador que me lo había metido. Lo que fuera: entrarle fuerte, agredirlo. Pero ya con madurez creo que la reacción es diferente. A nadie le gusta que le hagan un túnel, pero ahora sólo me da rabiecita.

¿Quiénes lo han ridiculizado?

¡Tampoco! No me han hecho muchos túneles en mi vida. De hecho, en este momento recuerdo sólo uno. Me lo hizo John Mario Ramírez: ¡Mierda, sí me hizo ver mal ese día! Yo estaba bien pelado y me tocó hacerle falta para que no siguiera, pero igual fue muy vistosa. Sí, vistosa para el público y humillante para mí. Así son los benditos túneles.

Seguramente cuando era joven lo expulsaban mucho...

Sí, bastante. Pero ya no tanto (no le han sacado roja en el semestre). Ya soy más maduro, he mejorado en eso. Ahora trato de cortar jugadas, pero no agredir al jugador. Soy más inteligente.

¿Usted es la representación de Leonel Álvarez, su actual DT?

¡No! Yo no recupero tanto como el profe, soy más de movimientos tácticos. Yo soy más mixto. Pero no nos podemos comparar, eso sólo les gusta a ustedes los periodistas. Él tiene una carrera enorme, es un jugador histórico. Pocos quitan balones y salen jugando como él lo hacía.

¿Él fue quien lo convenció para que se uniera a Itagüí?

Sí, los dirigentes y él. Tenía una oferta de la MLS, pero me pareció más interesante este proyecto, porque quería quedarme en la ciudad. Acá vivo tranquilo.

Ya ni se le nota que vivió cinco años en México, sigue hablando como si no se hubiera ido...

Pero mientras estuve allá usaba términos de ellos, porque los míos no me los entendían. Se me pegaron cosas, pero no hablé como ellos nunca. Y quedé con elementos de sus cultura: para empezar, tengo una niña mexicana, imagínate. Ahora me gusta mucho el picante, tomar tequila cuando estoy en vacaciones y ratifiqué que me encantan las rancheras. Tengo muy buenos recuerdos de esos tiempos.

En esa época fue capitán en todos los equipos, en Itagüí ya no. ¿Le molesta?

No, además, soy subcapitán.

¿Por qué le dicen ‘Choronta’?

Un vecino mío en el barrio Córdoba de Medellín me puso así cuando yo niño. Al poco tiempo se murió y nunca supimos por qué me apodó de esa manera. Sólo vino a este mundo a bautizarme. A veces llamo a mis amigos y me presento como John Javier. “¿Con quién?”, me responden. Hasta a mi familia tengo que responderles: “habla con Choro”. Si no, no.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 11
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • El ébola crece de manera exponencial en África
  • Primera dama entrega computadores a militares y policías heridos en combate

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio