Hernando Ángel rechazó oferta de inversionista extranjero por el Quindío

Entretanto, los hinchas cuyabros quieren un cambio de dirigencia.

Santiago Otero, accionista español radicado en Galicia, le ofreció a Ángel casi cinco millones de dólares para encargarse de la institución.
Santiago Otero, accionista español radicado en Galicia, le ofreció a Ángel casi cinco millones de dólares para encargarse de la institución.Archivo

Hernando Ángel rechazó una oferta de empresarios españoles para comprar su institución. Los hinchas que quieren un cambio de dirigencia se aferran a la opción real de que la Alcaldía de Armenia no renueve un comodato firmado en 1983 y prolongado durante estos 30 años.

Hernando Ángel morirá siendo máximo accionista del Deportes Quindío: ese parece ser su mandato. Esta semana rechazó definitivamente una opción de compra del equipo por Santiago Otero, un accionista español radicado en Galicia, dueño de clínicas y hospitales en esa ciudad y quien le ofreció a Ángel hace dos meses casi cinco millones de dólares para encargarse de la institución.

La idea le nació a David Caneda (vecino y amigo de infancia de Santiago Otero), quien visita cada tanto a Armenia por los familiares que tiene en esta ciudad. Por esa razón y por su pasión por el fútbol, decidió animar a Otero y luego entablar una negociación con Ángel. Caneda hizo las veces de mediador, por la ignorancia total de su amigo sobre el deporte. Y este lunes, en la última reunión que sostuvieron los tres, Hernando Ángel puso una nueva condición: antes de la venta, Otero y Caneda debían aceptar el cuerpo técnico que hace casi dos meses llegó al club, encabezado por Eduardo El Abuelo Cruz, hecho que disgustó a los oferentes: “Nos pareció una tontería —explicó Caneda—. Si vamos a perder la categoría, que sea con mi gente, no con la suya. Bastante alta era la cifra y mucha responsabilidad debíamos asumir en materia de deudas como para aceptar esa condición más”.

Además, aseguró Santiago Otero a una emisora de Armenia, Ángel cambió las formas de pago: “Habíamos dicho que le pagaba la mitad por adelantado, el 25% en seis meses y el otro 25% en un año. Y él dijo que había entendido que era la mitad ya y el 50 en seis meses. A mí no me pareció serio y uno no puede obligar a que él venda el equipo, si en realidad no quiere”.

Las razones que dio Hernando Ángel a una emisora de Armenia —porque se negó a hablar con este medio— sobre el fracaso de la negociación es que hubo una confusión en las formas de pago y que la suya (50% de inmediato y 50% en seis meses) había sido la previamente pactada. Además, el dirigente nacido en Santander de Quilichao se disgustó al escuchar insultos de los postores sobre el técnico Cruz.

Luego, Caneda y Otero trataron de desmentirlo en otro medio, pero más allá de la discusión, la novela no termina allí. Esta negociación llega en un punto coyuntural para Armenia, pues el próximo 7 de febrero vence el contrato de comodato que la Alcaldía de esta ciudad firmó en 1983 con una empresa privada para la administración de Deportes Quindío. El contrato fue firmado inicialmente a dos años, pero se ha prorrogado durante treinta, lapso en el que han administrado empresarios como Genaro Cerquera, Carlos Alberto Oviedo, Guillermo León López, César Guzmán y Hernando Ángel, actual dueño del club.

El ostracismo municipal en 30 años no quiere decir, en todo caso, que la Alcaldía no pueda cancelar el comodato aún porque, en rigor, el equipo le pertenece a Armenia. De hecho, el próximo martes se realizará un plantón de hinchas del equipo en la plaza del centro administrativo municipal con el fin de pedirle a la alcaldesa Luz Piedad Valencia que no lleve a cabo la renovación del comodato.

En su campaña electoral, la alcaldesa Luz Piedad Valencia se comprometió a recuperar al equipo. La ley prohíbe que las alcaldías administren los clubes de fútbol profesionales, pero se puede abrir la convocatoria a nuevos inversionistas. De hecho, el mismo Santiago Otero confesó que no descarta la posibilidad “de negociar con la alcaldía”, una vez no renueven en comodato. Sin embargo, El Espectador consultó este jueves a una asesora jurídica de la alcaldía de Armenia y dijo no tener conocimiento alguno al respecto. Lo que significa que Hernando Ángel seguiría al frente del equipo un periodo más.

Por la pasividad política en Armenia es que los hinchas del Deportes Quindío citaron a un plantón el próximo martes, para exigir que, en definitiva, Hernando Ángel salga del club al que llegó en 2.000 para convertirlo en la vitrina de su equipo Universitario de Popayán, de segunda división, y de su escuela Boca Júniors.

De ahí sus problemas con una parte de la hinchada. El año pasado algunas barras bravas pusieron grafitis amenazantes en la sede administrativa del equipo. Hace dos semanas, en un amistoso en la cancha de Comfenalco entre Deportes Quindío y Popayán —ambos equipos de Ángel—, los jugadores de los dos clubes debieron pelear con hinchas y realizar una especie de anillo de seguridad para proteger a Hernando Ángel, que se encontraba allí con su hijo y su esposa. Una docena de hinchas le gritaban que el club no contrató adecuadamente, pues sólo se reforzó con el portero Julián Viáfara y fichó a futbolistas del Popayán.

De hecho, desde hoy (7:45 p.m.), cuando el equipo abre contra Pasto la Liga Postobón 2013-I, el Quindío empieza su pelea por no descender. Y, como ya es común desde hace algún tiempo, tiene poca artillería para ganar esta batalla anual.