La ilusión por la 14 sigue viva

El miércoles el equipo de Hernán Torres visita al Tolima, con la obligación de sumar.

Los jugadores embajadores celebraron con sus seguidores el triunfo que les permite seguir soñando con llegar a la final de la Liga Postobón.
Los jugadores embajadores celebraron con sus seguidores el triunfo que les permite seguir soñando con llegar a la final de la Liga Postobón.Andrés Torres

Terminó el partido ante Pasto y los 30 mil hinchas de Millonarios que asistieron anoche a El Campín dejaron en claro qué desean como regalo de Navidad: “La 14, queremos la 14, queremos la 14...”.

El mismo equipo que 72 horas antes les había roto el corazón, al caer justa pero inesperadamente ante Tigre, en la semifinal de la Copa Sudamericana, les devolvió la ilusión con una clara victoria, mucho más cómoda de lo que indica el resultado.
Porque el 1-0 no reflejó lo que fue el trámite del juego, sobre todo en la primera parte, en la que el arquero pastuso, José Fernando Cuadrado, fue la gran figura.
Al menos seis opciones claras (dos de Hárrison Otálvaro, una de Jhonny Ramírez, dos de Wilberto Cosme, otra de Jorge Perlaza y una más de Rafael Robayo) terminaron en las manos del cuidapalos de moda en el torneo colombiano.

Incluso su excelente nivel intimidó a Robayo, quien desperdició un penalti por falta de John Jairo Montaño sobre Cosme. “Él m conoce y está tapando mucho, así que traté de asegurarlo más arriba, con la mala suerte de que se me fue muy alto”, reconoció después del compromiso el número 8 embajador, quien volvió a ser titular.

En los primeros 45 minutos hubo un solo equipo en la cancha. La única jugada de peligro de los visitantes, que pudo haber cambiado la historia, se presentó a los cinco minutos, tras un grosero error de Hárold Martínez que el delantero Edwards Jiménez no pudo capitalizar.

Hasta que llegó el gol. Una acción en la que Pasto salió de su campo y cedió espacios. Máyer Candelo tiró un pelotazo de 50 metros para dejar a Cosme mano a mano con Cuadrado. Y el atacante albiazul definió a un costado para la euforia de la afición.

En el complemento los visitantes reaccionaron, pero sin mucha claridad, manejaron más la pelota, pero no generaron verdadero peligro. Millos acusó el desgaste y bajó las revoluciones, aunque esporádicamente inquietó a Cuadrado.
Y como no aumentó la cuenta, el equipo de Hernán Torres sufrió al final, cuando Pasto se animó a buscar el empate a punta de pelotazos. Nervio en las tribunas, ansiedad en el banquillo, pero triunfo al fin y al cabo.

Los tres puntos dejaron a Millonarios en la segunda posición del cuadrangular, detrás de Júnior. Los azules, con la ilusión de la estrella 14 viva, visitarán a Tolima el miércoles, desde las 6:15 p.m., con la obligación de sumar para seguir en la lucha por el cupo a la gran final.

“Este es el Millonarios que yo quiero ver. Con actitud, con fútbol. Un equipo con argumentos futbolísticos, que juegue rápido y vertical, no como el que vimos contra Tigre. Ya le matamos un sueño a la hinchada, pero vamos a hacer todo lo posible para darles la liga”, señaló el estratega embajador.
“El grupo quedó abierto. Ibagué es una plaza muy difícil, pero sabemos que hay que ir a ganar. Este es un grupo maduro que ha sabido asumir retos y va a responder”, agregó.

Cuadrado, por su parte, lamentó que su brillante actuación no haya servido para que su equipo sumara: “Estoy pasando por el mejor momento de mi carrera. La continuidad ha sido fundamental para mí. No logramos el resultado que queríamos, pero seguimos ahí, pegados, con la necesidad de conseguir algo en Barranquilla para luego cerrar en casa con un triunfo”.