Jéfferson Duque, el hincha que abrió el camino del título de Nacional

El antioqueño fue pieza clave en la campaña del Nacional campeón.

Jéfferson Duque./AFP
Jéfferson Duque./AFP

Cuando era pequeño y vivía en uno de los barrios populares de Medellín, Jéfferson Duque soñaba con ser el goleador del equipo de sus amores: Atlético Nacional, pero esa ilusión nunca pensó que se podía convertir en realidad. Sin embargo, después de tantos esfuerzos logró no solo anotar el primer tanto de la final frente a Santa Fe, en Bogotá, sino que además su gol sirvió para que el Rey de Copas consiguiera la duodécima estrella en su historia en el fútbol colombiano. "Este es el sueño más grande de mi vida, cuando era pequeño era lo que más quería, pero no pensé que se podría hacer realidad”, reconoció Duque después.

"Un saludo a todos los que me ven en el barrio, lo conseguimos", dijo el delantero que logró lo que muchos niños de Medellín sueñan conseguir: anotar un gol para ayudarle a su equipo a ser campeón.

Duque se convirtió en el nuevo referente de los hinchas de Nacional. El antioqueño gracias a su tanto y a las insistentes oportunidades que generó para aumentar el marcador, dejó su nombre grabado en la historia y en la mente de toda la afición. "Estoy muy feliz por anotar en la primera oportunidad de gol que tuve, sobre todo porque nos abrió el camino para conseguir el título, lastimosamente tuve problemas en un pie al rematar y como venía lastimado de los dos empeines, me resentí", contó el antioqueño que en el minuto 38 del primer tiempo frente a Santa Fe aceleró el corazón de todos los hinchas verdolagas que soñaban con una nueva estrella.

Y no es la primera vez que Duque se viste de héroe, pues en la Supercopa el año pasado también fue protagonista anotándole tres goles a Júnior y convirtiéndose en pieza fundamental de la delantera verde en la conquista del título.

Por eso el toro de los verdes lo sigue logrando, el hincha fiel de Nacional logró responderle a la afición que en cada partido lo pedía en el campo de juego. Y su regreso fue de grandes, a pesar de perderse los primeros enfrentamientos por lesión, cuando se recuperó pudo anotar goles importantes, cuatro en todo el semestre del torneo y, sin duda, terminó siendo uno de los protagonistas de la gran final del fútbol colombiano. "Dios siempre ha estado conmigo, qué felicidad aportarle al equipo con goles, eso es muy satisfactorio para mí", afirmó el delantero.

A sus 26 años, Duque es un nuevo ídolo de Nacional, ese que le gusta a la hinchada verde, un jugador guerrero, honesto, entregado, humilde, luchador y seguidor del equipo verde: "estoy muy feliz de poder conseguir esto, es una bendición, la afición que nos sigue a todas partes se lo merecía".