Publicidad
Fútbol colombiano 2 Dic 2012 - 9:05 pm

América inicia la promoción ante Cúcuta el 7 de diciembre para ascender

Los 12 pasos al infierno

El club ha celebrado tantos títulos como sufrido penaltis errados en rondas definitivas en su historia. Anthony 'El Pitufo' de Ávila erró uno en la final de la Libertadores 1985.

Por: Redacción Deportiva
  • 144Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/futbolcolombiano/los-12-pasos-al-infierno-articulo-390333
    http://tinyurl.com/csfc3l2
  • 0
Rubén Darío Bustos se lamenta, tras errar el penalti en la final contra Alianza Petrolera. Nelson Ríos

“Yo era joven —18 años—, no tenía mucha experiencia y al frente mío estaba Enrique Vidallé, arquero de Argentinos Júniors. Desperdicié ese último cobro de los penaltis, en la tercera y definitiva serie de la final de la Copa Libertadores de 1985, disputada en Asunción, y América de Cali perdió la oportunidad de darle el primer título continental a Colombia. Aún tengo ese cobro en la retina, pienso que siendo más veterano no lo hubiera fallado, digo que si tomo más carrera, le pego más duro o le cambio el palo, no erraba. Nos faltó suerte también, al menos a mí, porque disputé tres finales más de Copa con América y no pude quedar campeón. Sí, suerte...”. Las palabras de Anthony El Pitufo de Ávila resumen la dramática relación de América con el punto del penalti, esa vía que el 17 de diciembre de 2011 envió al club a la segunda división por un mal cobro de Jairo El Tigre Castillo y que este sábado aplazó sus posibilidades de ascender tras caer con Alianza Petrolera.

Rubén Darío Bustos, un especialista en balones quietos, estrelló el primer cobro en el horizontal y luego Steven Mendoza, autor del gol en los 90 minutos, lo entregó a los pies del arquero. Ninguno habló al final. Los periodistas tampoco quisieron entrevistarlos, por la tristeza que demostraban sus caras. En las gradas se sentía una tristeza acostumbrada. Los hinchas de América han celebrado tantos títulos como sufrido penaltis errados en momentos definitivos.

En la semifinal de la Libertadores de 1992, América tuvo en sus pies, en dos penaltis cobrados por Jorge Bermúdez y Jorge Balbis, la clasificación a la gran final contra San Pablo. Al primero se lo atajó Diego Scoponi y al segundo se le fue ancho. En el cobro 22, Orlando El Pony Maturana remató tan fuerte como en la primera tanda (ya iban 10-11), pero esta vez lo colocó a la izquierda y allá llegó Scoponi, quien manoteó el balón y éste rebotó en el horizontal. “Con un corazón así de grande”, titulaba El Gráfico al día siguiente, ilustrando una foto alegre de Gerardo El Tata Martino. Y este diario argumentaba en sus páginas que “de nuevo la amargura y el sabor a derrota invadieron a América”.

Álex Escobar se encargaría de botar otro penalti crucial: en la semifinal de la Copa Conmebol de 1995 contra Atlético Mineiro, contra el que perderían 4-3 por penaltis, luego de que también errara El Pitufo de Ávila.

El 19 de diciembre de 1999 en el Atanasio Girardot América volvería a desperdiciar dos cobros en una definición desde los 12 pasos: esta vez, en la final del fútbol colombiano, los infortunados fueron Frankie Oviedo y Wilson Pérez, cuyos errores permitieron a Nacional coronarse campeón.

Luego vendrían los cuartos de final de la Libertadores 2001 contra Rosario Central (el último lo botó William El Toro Zapata). También la final del torneo apertura 2008 contra Boyacá Chicó, que se definió por un palo en último cobro de Paulo C. Arango. La mejor forma de vencer a Cúcuta en la promoción será en los 180 minutos que se inician el 7 de diciembre en Cali. Si se define en penaltis, tal vez el garabato volverá a hacer de las suyas.

  • 17
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio