Publicidad
Fútbol colombiano 27 Feb 2013 - 6:30 pm

El volante se recuperó de una rotura de ligamento cruzado

La resurrección de 'Rafa' Castillo

El exjugador de selección Colombia marcó el martes pasado en la goleada 4-0 del Deportivo Pereira sobre Unión Magdalena, en la cuarta fecha de la segunda división.

Por: Juan Diego Ramírez
  • 81Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/futbolcolombiano/resurreccion-de-rafa-castillo-articulo-407340
    http://tinyurl.com/cam25nh
  • 0
insertar
Foto: Cortesía 'La Tarde'
Rafael Castillo, volante.

En junio pasado Rafael Castillo sufrió una rotura de ligamento cruzado que debió atenderla por sí mismo pues su entonces equipo, Real Cartagena, sufría el semestre pasado de problemas de descenso y finanzas. "El médico del club nunca se interesó. Los trabajos eran por mi propia cuenta y por eso la recuperación no fue buena ni rápida. Salí de esa institución y en las pasadas vacaciones hubo una oferta del Pereira. Mis amigos de esta ciudad me animaron, también mis familiares. Por eso no dudé. El Deportivo Pereira me recuperó", dice Castillo, que este martes, en la goleada 4-0 contra Unión Magdalena, anotó el primer gol en su tercer ciclo con el equipo matecaña.

"Fueron meses de mucho dolor, pero nunca pensé en retirarme", añade el volante de 32 años, nacido en Pereira e hincha del equipo de su ciudad, en el que además debutó como profesional hace más de una década. "Estoy feliz de estar en el equipo que amé. Mi papá me llevaba al estadio a ver dizque a América, pero ese equipo no me dio nunca nada. En cambio, Pereira y su equipo sólo me han dado oportunidades", añade este zurdo en entrevista con El Espectador.

¿En qué barrio creció de Pereira?

En el barrio Cuba, que quede bien escrito: ¡Cuba! Ya no vivo allí, pero mis inicios fueron allí. Hubo tres etapas en mi vida que siempre recordaré. Mi barrio, mi colegio, que es La Salle y el Deportivo Pereira. Yo me acuerdo que mi papá me llevaba al Hernán Ramírez Villegas a ver dizque al América de Falcioni. Pero a mí América nunca me dio nada, en cambio al Pereira siempre lo amé. Esta es mi tierra y fue mi oportunidad.

De los que crecieron junto a usted, que también soñaban con ser futbolistas, ¿cuántos lo lograron?

Hubo muchos que no, aun teniendo mucho talento. Tal vez escogieron el camino equivocado y a veces que voy a Cuba los veo y me da tristeza. Aunque debo decir que sólo son dos o tres casos. Otros decidieron estudiar. En realidad el grupo más cercano de mi barrio están todos muy bien posicionados. Algunos son ingenieros civiles, de petróleos, trabajan en la policía. Alexis Márquez (exjugador y ahora entrenador de porteros de Pereira) y yo tuvimos la fuerza de llegar. De hecho, él me impulsó a llegar porque era mayor que yo, fue mi referente.

¿Por qué?

Yo todavía estudiaba en La Salle y un día lo vi con la sudadera del Pereira, con un maletín de Kosta Azul divino. Yo lo veía como el mismísimo arquero de la selección Colombia. 'Algún día tengo que estar vestido así como Alexis y jugando para el Pereira', pensé.

Pero con su estatura no pretendía ser arquero como Márquez, ¡¿o sí?!

¡No! Mi mamá es enana y mi papá es bien chiquitico: no podía tener ninguna aspiración en el arco. Pero al menos sí meterle muchos goles. Aunque, ahora que lo pienso, nunca le anoté cuando nos enfrentamos luego en equipos diferentes.

¿Hubo algún momento en que la vida trató de desviarlo de todo eso, del fútbol en general?

Claro. Por el frente de mí pasaron muchas cosas: la marihuana, el perico, el licor, la fiesta, las mujeres, la prostitución. Pero yo decidí dejar pasar muchas cosas, sobre todo, para darle ejemplo a mi hermana menor. Ella no podía ver a un hermano descarriado como referente.

¿En el mundo del fútbol nunca cayó en ninguna tentación?

No somos unos santos. Yo no soy San Rafael. Fumé cigarrillos, me emborraché… Tomé lo que un joven que disfruta la vida toma. Estuve en fiestas, en fincas, con amigos… Nunca pisoteé a nadie, eso sí. Siempre pensé que era igual a todos, nunca por ganarme más pesos cambié mi personalidad. Pero sí la pasaba bien con mis amigos. Yo estaba recién salido del colegio cuando estaba ya en el mundo del fútbol.

Por debutar tan temprano, seguramente, su vida social incrementó, ¿Cómo administró esa fama?

Nunca me agrandé. Jamás me creí la última Coca-Cola del desierto. Pero sí me empezó a rodear mucha gente. Te empiezan a decir más a menudo que te quieren mucho, sobre todo, en esos momentos de gloria. Pero cuando esos momentos acaban, ya no hay nadie. Pero, bueno, disfruté mi juventud pero llegó un momento en el que no podía seguir por la vida como un loquito, sin objetivos claros.

¿En qué momento pasó eso?

Cambié el chip cuando llegué a Atlético Nacional. Sabía que ahí tenía que dejar una gran impresión y que creo que lo logré. Además, cuando nació mi hija reafirmé que uno no puede mostrar un camino enredado como ejemplo. No expondré nunca a mi familia, mucho menos por errores que sean míos.

Y ahora en Pereira, ¿Cómo se siente jugando en segunda división?

Estoy feliz. Porque el equipo va bien en el torneo (es segundo, a un punto de Valledupar), además el club firmó esta semana con un nuevo patrocinador (Kenwort de la Montaña, el mismo de Once Caldas) y eso ayudará a solventar deudas y a motivarnos a nosotros. El camino será más fácil, claro, si regresamos a Primera División. Eso queremos.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Kerry saluda que Francia participe en ataques aéreos en Irak
  • Gobierno inicia acercamientos con Concejo de Bogotá para salvar colegios en concesión
  • Sofía Vergara quiere interpretar personajes dramáticos

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio