Camilo Zuñiga, con los pies en la tierra