Publicidad
Fútbol internacional 3 Abr 2013 - 1:55 pm

La maldición de Barcelona

La lesión de Messi es la misma que ha aquejado a la mayoría de la plantilla desde la era Guardiola: bíceps femoral. ¿coincidencia?

Por: Diego Alarcón Rozo / Redacción Internacional
  • 2Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/futbolinternacional/articulo-413854-maldicion-de-barcelona
    http://tinyurl.com/c3dlcl5
  • 0

Es una noticia confirmada: Lionel Messi sufrió una lesión muscular en el partido de ida por la Champions League contra el Paris Saint-Germain, una lesión que por lo pronto lo dejará por fuera del partido del fin de semana contra el Mallorca, aunque aún no se sabe si sus alcances se extenderán hasta el juego de vuelta de Champions, es probable. Lo curioso de la historia, más allá de la baja de un hombre que parecía de hierro, es el punto de su lesión: bíceps femoral.

La ‘Bestia Negra’ del Barcelona no es ni Mourinho, ni Zlatan Ibrahimovic, ni los árbitros, ni los columnistas que dicen que su juego aburre, como a otros aburría Beethoven. Esa bestia es el bíceps femoral de sus jugadores, que parece maquinar en contra del equipo como una maldición que alguien, alguna vez después de un partido, les puso encima y que desde los días de Joseph Guardiola como técnico hasta hoy con Messi, suma y suma nombres a la lista de ‘víctimas’.

Joseph Guardiola llegó a ser técnico de Barcelona a mediados de 2008 y un año después había ganado todo lo que el equipo había jugado: Liga, Copa del Rey, Champions League, Supercopa Europea, Mundial de Clubes, Supercopa Española. El mejor año que cualquier técnico y cualquier equipo habría podido tener. Era el Barcelona de la solidez y del pase, del pase, del pase, del gol. La mejor versión del club con la mejor versión de Messi.

Fue perfecta la temporada y nadie tuvo lesiones en el bíceps femoral porque el fantasma aparecería después, a partir de la temporada siguiente: Piqué, Abidal, Iniesta, Adriano, Afellay, Alexis Sánchez, Puyol, Cesc Fabregas, Pedro… incluso algunos se volvieron reincidentes en la lesión. En la temporada 2011-2012 fueron once jugadores en total quienes tuvieron molestias en el bíceps femoral y en lo que va de este año ya son cuatro, contando a Messi. Al principio en enero fue David Villa, hace un mes, Xavi, hace dos semanas Jordi Alba, ahora Lionel.

Es extraño. Hablar de maldición tal vez resulte una fantasía o una simple manera de darle un nombre común a algo para lo que no existe, por ahora, una explicación a la vista. La gravedad de las dolencias ha variado como el nombre de los pacientes: unos se pierden dos semanas, otros cuatro, otros una o más de cuatro. Todos, eso sí, se han perdido partidos importantes. ¿Se podría señalar a alguien como culpable de esta casualidad?, ¿acaso Pepe?, ¿Materazzi?, ¿Maradona?, ¿Cantoná?, ¿Balotelli?, ¿los sospechosos de siempre?

En su momento se lo preguntaron a Guardiola en una rueda de prensa. ¿Algo más que una coincidencia? Él dijo que “desde que el fútbol es fútbol hay lesiones y ésta es de las que más se da porque es el músculo que más trabaja”. Es cierto, el bíceps femoral, ese músculo de la parte superior y trasera de las piernas, se usa para todo: desde caminar, hasta hacer un pase corto. Pero quizá entonces, a Guardiola le diera envidia que los otros equipos que también jugaban fútbol no padecieran su suplicio..

La prensa española llegó a sugerir en su momento que quizá la razón estuviera en el césped del Camp Nou, sin evidencia científica, por supuesto. De repente una explicación así no resulte tan descabellada: la cancha del Barcelona es regada más a menudo que otros campos porque un pasto fresco es más rápido y se ajusta mejor al estilo de juego que promovió Guardiola y que heredaron Tito Vilanova y Jordi Roura. Por eso en su época Mourinho, cuando el Barcelona aventajaba en juego al Real Madrid, pidió dejar crecer un tanto césped del Santiago Bernabéu y regarlo con menos frecuencia. Se venían entonces –temporada 2010-2011- cuatro superclásicos seguidos en poco más de un mes. Mourinho, otro de los sospechosos de siempre.

¿Un césped blando puede haber causado el delirio del bíceps femoral, esa maldición silenciosa que va descontando jugadores a medida que cruza el campo? No existe respuesta certera porque tal vez una teoría similar pueda ser tejida desde el estilo de juego del equipo también: si el Barcelona intenta a jugar a lo mismo en todos los partidos, de local, de visitante, en el entrenamiento, en los amistosos, ir presionar desde arriba y tener el balón todo el tiempo posible: ¿no puede tratarse de una rutina exigente que va mostrando sus efectos colaterales a largo plazo?, ¿es ese el costo de la victoria?, ¿no tiene que ver que las piernas de un equipo que promedia al menos 700 pases por partida sufran más que las de otros clubes como el Arsenal, Chelsea o Real Madrid, que rozan los 500?

Guardiola sonreirá y de pronto pensará que el mundo loco ha perdido la razón. En el Bayer Munich lo esperan y de pronto el mito bíceps femoral se refunda entre los partidos o se ratifique con las lesiones. En tal caso, si viene el éxito mezclado con su sello de perfección en el campo, todo habrá valido la pena.
 

 

  • 2
  • Enviar
  • Imprimir
2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

pensador230

Mie, 04/03/2013 - 21:41
un periodista que estudio en la universidad pensando en maricadas y maldiciones, estan jodidos, pagele al profesor salomon para que escriba la columna y despida al periodista.
Opinión por:

pensador230

Mie, 04/03/2013 - 21:42
despues de mucho esfuerzo cualquier deportista cae lesionado,
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio