Con el Nápoles, Pablo Armero no jugó pero sí bailó