Publicidad
Fútbol internacional 10 Mayo 2013 - 7:11 pm

Fútbol de Inglaterra

La lección de Ferguson y del Manchester

El anuncio del retiro de sir Alex Ferguson de la dirección técnica del Manchester Unietd amerita una mirada a la tradición y a la efectividad deportiva.

Por: Nelson Fredy Padilla Castro / editor dominical de El Espectador
  • 53Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/futbolinternacional/leccion-de-ferguson-y-del-manchester-articulo-421436
    http://tinyurl.com/ljupr46
  • 0
insertar
Sir Alex Ferguson. /AFP

Sir Alex Ferguson tiene bien ganado el título de caballero, más del fútbol que de la nobleza británica que lo ungió como uno de sus pares. Esta semana anunció su retiro definitivo del fútbol después de 27 años triunfales dirigiendo al equipo de Old Trafford en el llamado “Teatro de los sueños”. Ya había superado el récord histórico de Matt Busby, el técnico que convirtió en grande al Manchester United a mediados del siglo pasado al ganar 12 campeonatos ingleses y lo dirigió durante 986 partidos. Busby fue uno de los sobrevivientes de aquel terrible accidente donde murió la mayoría del equipo al estrellarse el avión en que viajaban en el aeropuerto alemán de Munich. Se rehabilitó y volvió a dirigir. En total estuvo en el banquillo 24 años.

Pues el también escocés Ferguson, técnico desde 1986, ya dejó atrás la marca y a los 71 años de edad superó desde noviembre de 2012 los mil partidos al frente del equipo al que llevó a ganar 32 títulos nacionales, el último la Premier League hace dos semanas, dos Copas de Campeones de Europa y dos Copas Intercontinentales. “La decisión de retirarme me la pensé mucho y no la he tomado a la ligera. Es el momento adecuado”, dijo Ferguson en un comunicado difundido por el club. De acuerdo. Se va por la puerta grande, lo operarán de la cadera y seguirá siendo director y embajador del club inglés. Dirigirá su último partido el 19 de mayo contra el West Bromwich, en la liga inglesa. Será además su encuentro número 1.500 desde la banca.

Comparándolo con Busby, la otra leyenda del equipo, en los 986 encuentros al mando del equipo de Old Trafford, Ferguson sumó 589 victorias, 232 empates y 165 derrotas contra 481 triunfos, 235 empates y 269 derrotas de la era Busby. No se trata de uno de los cientos de récords futbolísticos que se superan cada mes. No. Debe ser tenido en cuenta como uno de los grandes puntos de referencia del deporte en materia de disciplina, constancia y logros.

En una época donde técnicos y jugadores parecen desechables, el ejemplo de Ferguson y de los anglosajones debiera llevarnos a reflexionar sobre el fútbol como proceso colectivo al mando de un cerebro y no como juego de coyuntura accidental. Lo instituyeron entrenadores como Alf Ramsey, al frente de la selección de Inglaterra entre 1963 y 1974, campeón mundial en 1966. Y si de darle crédito a los ingleses se trata, hay que citar al club Arsenal que tiene al francés Arsène Wenger como técnico desde 1996 y le renovó contrato hasta 2014. ¿Por qué la tradición? Porque respaldar este tipo de escuela garantiza crecimiento deportivo y títulos. Con él ganaron tres Premier League, cuatro FA Cup y perdieron una final de la Champions con el Barcelona.

Ferguson y Wenger se han especializado en cultivar el buen fútbol a largo plazo, convirtiendo a promesas juveniles en estrellas mundiales como Cristiano Ronaldo y Tierry Henry. De ellos aprendió el Liverpool que le apostó al entrenador español Rafa Benítez entre 2004 y 2010 y ahora exhibe en vitrinas copas de la FA Cup y una de la Liga de Campeones de Europa.

Junto a ellos amerita exaltar la constancia alemana simbolizada por Josep Herberger, el técnico que dirigió a la selección teutona en cuatro mundiales y fue campeón en el de 1954. Su herencia la enriqueció Helmut Schön, técnico de Alemania durante 16 años, campeón mundial en 1974 y descubridor de figuras como Beckembauer. Allí también se mantiene todavía viva la fórmula de técnicos con contrato indefinido.

En Italia ya no tanto, aunque nadie olvida mandatos como el de Vittorio Pozzo, el único que ha ganado dos mundiales como técnico en 1934 y 1938. Claro que con el fantasma de Mussolini atrás, que hace tanta sombra como la dictadura argentina en la época de Menotti. En Argentina el técnico que puso la vara más alta fue Guillermo Stábile, el primer goleador de los mundiales y técnico de su selección nacional entre 1941 y 1960, seis veces campeón de la Copa América y una vez Campeón Panamericano.

Brasil también se ha apoyado en los DT duraderos, haciendo honor a la escuela de Vicente Feola, el hombre que los llevó a ser campeones mundiales en 1958 y a descubrir a Pelé a los 16 años de edad. También dirigió el equipo en el mundial del 66 para un total de 74 partidos y 55 victorias.

El otro punto de referencia internacional que cumplió su ciclo, aparte de Ferguson y el Manchester, fue el Barcelona de Guardiola que recogió los frutos de un proceso bien diseñado en torno a un gran técnico y a un gran jugador como Lionel Messi. Y en todos estos casos la fórmula del éxito pasa por apostarle a las divisiones inferiores –Messi está en el Barca desde los 14 años-, a un modelo deportivo y empresarial, a un estilo, al talento de una generación, a la convicción de un visionario del fútbol.

Eso lo hemos alcanzado a comprobar en Colombia en la época de Gabriel Ochoa Uribe en clubes y selección, en la de Maturana y ‘El Bolillo’ Gómez en Nacional y en la Selección Colombia. Así fuimos a tres mundiales en los años 90. Fenómeno que tuvo sus raíces en los años 80 con las selecciones juveniles a cargo de Luis Alfonso Marroquín. Luego volvimos a la inseguridad, a la pérdida de rumbo y ahora después de tres décadas de tradición colombiana nos encomendamos de nuevo a un técnico extranjero como José Pékerman, que ojalá complete su evolución deportiva en Brasil 2014.

El afán de riqueza y las intrigas de poder a todos los niveles han llevado al fútbol a la inestabilidad de entrenadores y jugadores. No digo que todos deban durar cinco o diez años, ¡ojalá!, pero sí que cada club defina y respete su propio proceso. No puede ser que los equipos colombianos tengan promedio de diez técnicos en cinco años como el Cali. ¿Qué puede hacer un técnico en seis meses? La lección de Ferguson y del Manchester es clara: para ser grandes, para hacer historia, hay que planear la inversión deportiva como empresa productiva a mediano y largo plazo, no corromper la filosofía del balompié en la ruleta del dinero fácil y de dudosa procedencia. Como le dijo Cristiano Ronaldo esta semana al técnico que creyó en él y lo hizo figura mundial: “Gracias por todo, jefe”.
 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Nueva especie de ave migratoria
  • Osuna Sep 21 - 10:57 pm

    No lo vuelva a hacer

    No lo vuelva a hacer
  • Nieves Sep 21 - 10:56 pm

    La mano de Dios

    La mano de Dios

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

logicol

Sab, 05/11/2013 - 12:45
viejo mofletudo debe darle gracias a Dios de tantan suerte que ha tenido
Opinión por:

JUAN CARLOS MAYA OVIEDO

Vie, 05/10/2013 - 19:47
EQUIPOS COLOMBIANOS MIREN COMO ES QUE FUNCIONA NO ES SOLO VENDER Y VENDER HAY QUE HACER EMPRESA DANDO ESTABILIDAD Y LO MAS IMPORTANTE GENERAR FUTURO Y ESPECTACULO
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio