A los 13 años Messi estuvo a punto de abandonar el fútbol